publicidad

Consternación en buque Castilla por la muerte de cuatro de sus miembros

Consternación en buque Castilla por la muerte de cuatro de sus miembros

Los miembros del buque español Castilla viven una jornada de luto por la pérdida de 4 compañeros en un helicóptero que se estrelló.

Consternación en buque Castilla por la muerte de cuatro de sus miembros...

En los límites de Haití

PUERTO PRÍNCIPE - Los 440 militares del buque español Castilla, que trabajan en misión humanitaria en Haití, viven una jornada de luto y consternación por la pérdida de cuatro de sus compañeros, fallecidos ayer al estrellarse el helicóptero en el que viajaban.

"El de ayer fue un duro golpe para todos, una jornada de tristeza, pero ahora queremos recuperar los cadáveres y seguir con nuestra misión humanitaria en Haití", dijo a EFE el oficial de información pública del Castilla, David Surones.

Los equipos de rescate trabajan este sábado con la máxima intensidad para rescatar de entre los restos de la aeronave, identificada por medios españoles como una Bell AB-212,  los cadáveres de los militares fallecidos y llevarlos al Castilla, donde deben ser identificados, de acuerdo con el protocolo establecido para estos casos.

publicidad

Las víctimas se estrellaron en la cordillera que separa Haití de la República Dominicana cuando regresaban de este país, a donde habían ido para recoger material en el aeropuerto de Cabo Rojo, en el sur.

Otro helicóptero que participaba en la misma misión dio la voz de alarma al perder contacto radiofónico y visual con el aparato siniestrado, que fue hallado más tarde entre las montañas, en el término de Fond Verrettes, al oeste de Puerto Príncipe.

'La muerte no es el final'

El barco español está en Haití desde el pasado mes de febrero y sus tripulantes llevan a cabo labores humanitarias en apoyo a la población haitiana, afectada por el terremoto que el 12 de enero arrasó buena parte de Puerto Príncipe y varias localidades limítrofes y en el que murieron mas de 200,000 personas y resultaron heridas unas 300,000.

La tripulación del Castilla rezó anoche por los fallecidos y toda la agrupación formó en la cubierta del barco para rezar la oración marinera y entonar el himno "La muerte no es el final".

El capitán de navío Francisco Peñuelas, comandante de la nave, se dirigió a sus hombres y dijo que se sentía "como si hubiera perdido un trozo de su ser".

"Si fuera poco el esfuerzo realizado, finalmente cuatro miembros del equipo han entregado su vida en ayuda al pueblo de Haití", agregó el comandante.

publicidad

El militar mostró su tristeza y al mismo tiempo su resolución para seguir adelante.

Seguirán trabajando

"Anoche lloramos su pérdida", señaló, "pero es nuestra obligación seguir trabajando como lo hemos hecho hasta ahora".

Un equipo formado por miembros de la Guardia Civil y de la Policía destinados en Haití, junto a treinta y cinco personas entre médicos, enfermeros e infantes de marina procedentes del Castilla, trabajan en las labores de recuperación de los cuerpos que resultaron calcinados a causa del accidente y que hoy fueron introducidos en bolsas para su posterior traslado a la embarcación.

David Surones indicó que la intención era llevarlos cuanto antes al navío de la Armada Española pero esta tarea se ha complicado debido a lo accidentado del lugar.

El barco se desplazó desde Petit Goave, su emplazamiento habitual, hasta las costas situadas en un punto próximo a Fond Verrettes con la intención de acortar la distancia que tengan que recorrer los helicópteros con la zona del accidente.

Duelo en España

La ministra española de Defensa, Carme Chacón, tiene previsto llegar mañana a Puerto Príncipe para supervisar la repatriación de los cadáveres a España.

Una vez en la capital haitiana, la ministra se dirigirá al navío en helicóptero y allí asistirá a un acto en memoria de las víctimas para, posteriormente, regresar al aeropuerto donde se rezará un responso y emprender viaje de vuelta a España junto con los féretros.

publicidad

Los militares fallecidos son Luis Fernando Torija Sagospe, comandante del Cuerpo de Intendencia, de 44 años, natural de Madrid, casado y con dos hijos; y Francisco Forne Calderón, teniente de Infantería de Marina, de 37 años, natural de Barcelona, casado y con tres hijos.

También murieron Manuel Dormido Garrosa, alférez de navío, de 35 años, natural de Valencia, casado y con un hijo; y Eusebio Villatoro Costa, cabo mayor de Infantería de Marina, de 41 años, natural de Cádiz, casado y sin hijos.

España tiene aproximadamente 450 soldados en Haití, en labores de ayuda y reconstrucción.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad