publicidad
Los primeros entierros de las víctimas del asesino que el jueves mató a 12 niños y adolescentes en una escuela de Rio de Janeiro antes de suicidarse, se realizan este viernes en esta ciudad.

Conmovida por tragedia, Rio entierra a niños muertos en masacre

Conmovida por tragedia, Rio entierra a niños muertos en masacre

Los primeros entierros de las víctimas del asesino que el jueves mató a 12 niños y adolescentes en una escuela de Rio de Janeiro antes de suicidarse, se realizan este viernes en esta ciudad.

Los primeros entierros de las víctimas del asesino que el jueves mató a...
Los primeros entierros de las víctimas del asesino que el jueves mató a 12 niños y adolescentes en una escuela de Rio de Janeiro antes de suicidarse, se realizan este viernes en esta ciudad.

Un ataque sin precedentes

RIO DE JANEIRO - Los primeros entierros de las víctimas del asesino que el jueves mató a 12 niños y adolescentes en una escuela de Rio de Janeiro antes de suicidarse, se realizan este viernes en esta ciudad, todavía conmovida por un ataque sin precedentes en América Latina.

Una multitud llegaba en la mañana del viernes al cementerio de Morundu, cercano a la zona de Realengo, el suburbio del oeste de Rio donde se ubica la escuela primaria en la que ocurrió el ataque, según comprobaron periodistas de la AFP.

Ambulancias y carros de bomberos se encuentran en los camposantos para atender eventuales emergencias durante estas ceremonias, que serán seguidas con tristeza por un Brasil en duelo.

Hasta la madrugada del viernes, 11 de los 12 cuerpos de los fallecidos habían sido reconocidos por familiares.

publicidad

Diez niñas y dos varones

Diez niñas y dos varones perdieron la vida cuando Wellington Menezes de Oliveira, de 23 años, que era un ex alumno de la institución, ingresó al recinto escolar y les disparó a quemarropa. Otros 11 jóvenes permanecen hospitalizados en diferentes nosocomios de Rio y algunos están en estado grave.

El ataque ocurrió la mañana del jueves, a la hora de llegada de los estudiantes a la escuela primaria municipal Tasso da Silveira, del barrio popular de Realengo, a la que asisten alumnos de entre 9 y 14 años, edad hasta la que se extiende la enseñanza primaria en Brasil.

El hombre, provisto de dos revólveres, disparó contra los menores principalmente en la cara y el pecho, según datos de las autoridades.

Once de los estudiantes murieron en el lugar y otro falleció horas más tarde a consecuencia de las heridas.

El repudio presidencial

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, manifestó su "repudio a este acto de violencia contra niños indefensos". "No era y no es característico de este país vivir este tipo de crimen", dijo.

Rousseff, que viaja a China este fin de semana, no tiene previsto hasta el momento desplazarse a Rio para los funerales de las víctimas, confirmó a la AFP la Presidencia.

A medida que las horas pasan, algunos detalles del ataque y del agresor comenzaron a conocerse.

Un video del circuito interno de cámaras de la escuela muestra algunos momentos del tiroteo: allí se ve a adolescentes corriendo desesperados, cayendo al piso y levantándose intentado escapar del atacante, quien pasa corriendo delante de la filmadora. También se lo ve recargando su arma.

publicidad

Otra filmación de un testigo, subida al sitio de internet Youtube, muestra a varios alumnos saliendo ensangrentados por la puerta del establecimiento escolar, en medio de escenas de pánico de los padres agolpados frente al recinto.

Él era víctima de humillaciones

Ex compañeros de trabajo describieron a Menezes de Oliveira como alguien callado y sin amigos, al tiempo que sus ex colegas de clase recordaron que el joven pasaba por humillaciones y era rechazado por las chicas del grupo.

"Sinceramente, no sé porqué él no hizo eso (la matanza) con nuestro grupo", dijo a la prensa Bruno Linhares, de 23 años, un ex compañero de clase.

El coronel Evandro Bezerra, portavoz del cuerpo de bomberos, dijo que Menezes de Oliveira cometió un acto premeditado. "Vino a la escuela preparado para hacer eso", una masacre, resumió.

Una carta póstuma

Una carta con un mensaje incongruente, lleno de referencias religiosas que la policía encontró entre sus ropas, parece confirmar la afirmación del bombero.

"Deben saber que los impuros no podrán tocarme sin guantes, solamente los castos o los que perdieron sus castidades luego del casamiento y no se envolvieron en adulterio podrán tocarme sin guantes", reza el texto encontrado por la policía en las ropas del agresor.

La policía investiga el origen de las armas utilizadas por el atacante, que logró recargarlas varias veces antes de suicidarse tras ser alcanzado por el disparo de un policía que ingresó al lugar.

publicidad

Las imágenes de Menezes de Oliveira con la cabeza y la espalda ensangrentada, boca abajo en una escalera de la que fue su escuela, ocupan gran espacio en los sitios de internet brasileños, mientras en los canales de televisión desfilan especialistas que intentan explicar qué pudo haber motivado el ataque.

En América Latina, el único antecedente que se registra de este tipo de ataques en un centro educativo ocurrió en Argentina el 28 de septiembre de 2004, cuando un alumno de 15 años mató a balazos a tres compañeros de clase e hirió a otros cinco en la ciudad de Carmen de Patagones, 920 km al sur de Buenos Aires.

¿Quién era Wellington Menezes?

Wellington Menezes de Oliveira era una persona retraída y sin amigos, que sumió a Brasil en un profundo duelo.

Menezes de Oliveira se convirtió en un misterio para los brasileños, que nunca habían vivido una tragedia de estas características y se interrogan sobre las motivaciones de tal matanza.

La policía halló una carta del atacante donde pedía el "perdón de Dios" por lo que haría, pero el confuso contenido religioso del mensaje arrojó más dudas que certezas sobre lo que habría llevado a este introvertido joven a convertirse en un feroz asesino.

Menezes había sido adoptado por una familia y tenía otros cinco hermanos. Los pocos testimonios de personas cercanas recogidos hasta el momento indican que sus propios familiares lo consideraban sumamente cerrado, sin amigos o relaciones sociales.

publicidad

El joven parecía más próximo a una de sus hermanas mayores, pero inclusive ella dijo a la policía que lo había visto por última vez hace unos siete meses, cuando decía cosas inconexas y mostraba cierto descuido en su apariencia.

No parecía peligroso

Hasta un año atrás, Menezes trabaja como auxiliar en una empresa de alimentos ubicada en la periferia de Rio de Janeiro, y aunque sus compañeros de labor coinciden en indicar su carácter reservado y callado, nunca percibieron señales de peligrosidad.

"Él siempre se mostraba aislado, pero nunca de una forma peligrosa", dijo a la prensa uno de los encargados de Menezes en esa empresa. "Aquí todo el mundo quedó horrorizado de ver lo que Wellington hizo", añadió.

El hecho de que Menezes haya escogido para su ataque la escuela primaria donde había sido alumno, llevó a especialistas a considerar la posibilidad de que haya sido víctima de 'bullying' (humillaciones y asedio moral) por parte de sus compañeros de clase.

Un ex compañero de Menezes dijo a la prensa que el joven era llamado 'Swing', porque cojeaba de una pierna. "Sinceramente, no sé porqué él no hizo eso (la matanza) con nuestro grupo", dijo Bruno Linhares, de 23 años, ex colega de clase.

Menezes no tenía antecedentes policiales ni de haber cometido actos violentos.

publicidad

Murió su madre adoptiva

Otros testimonios indican que las características de la personalidad de Menezes se acentuaron después del fallecimiento de su madre adoptiva, el año pasado, cuando pasó a aislarse prácticamente por completo y redujo al mínimo sus contactos con familiares.

Para el psiquiatra forense, José Taborda, es difícil trazar un perfil de Menezes sin conocer su historia personal, pero acotó que "probablemente la muerte de la madre lo desequilibró todavía más".

El presidente de la Asociación Brasileña de Psiquiatría, Geraldo Silva, dijo a la prensa que Menezes encajaba en el perfil general de personas que cometen matanzas semejantes, incluso por la forma en que planeó la masacre.

Agentes de la policía revisaron la casa donde Menezes vivía, y encontraron los escasos muebles destruidos y una computadora parcialmente quemada, sugiriendo que el joven se habría preocupado de no dejar pistas sobre sus motivaciones.

En su carta, Menezes dejó instrucciones específicas sobre cómo quería ser enterrado.

"Nada que sea impuro podrá tocar mi sangre", señaló el asesino, que dejó instrucciones de que su cuerpo sea desvestido, bañado y envuelto en una mortaja blanca que afirmó haber llevado a la escuela donde cometió los crímenes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Like most children in this country, Arlette Espaillat is fighting to improve her reading comprehension skills. This is especially difficult for Arlette: she moved to the US from the Dominican Republic only two years ago, and she cannot yet read at the level that experts recommend for her grade. Here is her story.
publicidad