publicidad

Como espuma sube el crimen en Guatemala

Como espuma sube el crimen en Guatemala

Tres mujeres fueron asesinadas en la capital guatemalteca, con lo que suman 280 crimenes contra ese género en lo que va del año.

Una septuagenaria, identificada como Alicia Wong Castillo, fue asesinada en el interior de su vivienda aparentemente por pandilleros juveniles, debido a que dejaron grafitis con el número 18, que representa a la temible 'Mara 18', una de las más violentas junto con la 'Mara Salvadtrucha'. El vocero de la Policía Nacional Civil (PNC), Carlos Caljú, comentó que los asesinos dejaron también un mensaje: "Vallan arriba y encontrarán algo, atentamente los Topos", una célula de la M18.

El cadáver se encontraba en el segundo nivel de la vivienda. Caljú comentó que el cadáver de otra mujer fue localizado en el centro histórico de la ciudad y aparentemente fue estrangulada.

publicidad

Las bandas del crimen organizado son más poderosas que las fuerzas de seguridad guatemalteca, admitió hoy el ministro de Gobernación, Carlos Vielman, que las responsabilizó del incremento de la violencia en el país. "Tenemos algunas limitaciones en el combate al crimen organizado (pero) la mayoría de los guatemaltecos estamos del lado de los buenos", declaró Vielman, al señalar que estos grupos "son más poderosos que nuestra Policía". Además de la calidad y cantidad de los armamentos que utilizan las bandas criminales, las cuales son superiores a las que poseen las fuerzas de seguridad, Vielman señaló que el Gobierno tiene problemas para enfrentarlas debido a la debilidad de las leyes. "Tenemos deficiencias en la aplicación de las leyes (...) necesitamos reformas al Código Procesal Penal y al Código Penal; así como la creación de una Secretaría de Inteligencia Civil que nos permita realizar escuchas telefónicas y tener agentes encubiertos, esto nos darían mayor facilidad operativa", explicó el funcionario. Entre tanto, el fiscal auxiliar Juan José Méndez, dijo que el cadáver de otra mujer fue localizada flotando en un río en la periferia norte y tenía una herida en la frente aparentemente hecha con una piedra. Con la muerte de estas tres, suman 280 las mujeres asesinadas en lo que va del año, más de la mitad de los perpetrados durante todo 2004.

publicidad

El Parlamento guatemalteco ha estudiado desde hace más de cuatro años varias iniciativas de ley para fortalecer estas áreas, sin embargo, no han sido aprobadas debido a la falta de consenso entre los diferentes bloques legislativos. Por otra parte, Vielman respaldó la denuncia presentada la semana pasada por el Procurador de los Derechos Humanos (PDH) de Guatemala, Sergio Morales, sobre la existencia de una "limpieza social" propiciada por las bandas del crimen organizado. "Manejamos la teoría de que el incremento de la violencia tiene relación con grupos delincuenciales, por cuotas de poder entre los diferentes grupos, por diferencias al momento de repartirse los botines, o por deudas entre narcotraficantes", subrayó el ministro. "Coincidimos (con Morales) en que las acciones criminales se están dando entre estos grupos", ya sea por disputas entre ellos o para "depurar" sus filas. Las investigaciones de las fuerzas de seguridad, explicó, han determinado que "los últimos hechos ocurridos están relacionados con bandas dedicadas al robo de vehículos y del narcotráfico". Vielman también aseguró que las bandas del crimen organizado y de narcotraficantes han reclutado dentro de sus filas a los integrantes de las pandillas juveniles o maras, a quienes utilizan "para la distribución de drogas, como sicarios y como elementos operativos" para realizar asaltos. Indicó que aunque "las maras necesitan persecución penal drástica", "es importante trabajar en la prevención del delito y darle la oportunidad a los jóvenes en empleo y educación, que no sea sólo la calle las que les de la oportunidad, que el crimen organizado los capten". Los índices de violencia en este país centroamericano se han incrementado de forma alarmante en los últimos meses, principalmente en los barrios residenciales ubicados en las periferias de la capital, los cuales son controlados por las temidas pandillas juveniles. Una humilde vivienda fue incendiada ayer por integrantes de una mara debido a la prohibición de una madre para que sus hijos de entre 10 y 15 años se integrarán a las pandillas, al tiempo que un transportista fue asesinado a tiros por pandilleros tras negarse a pagar un "impuesto de circulación" exigido por ellos.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad