publicidad

Comandante FARC 'Mono Jojoy' ratifica continuidad de lucha insurgente

Comandante FARC 'Mono Jojoy' ratifica continuidad de lucha insurgente

"Mono Jojoy" envió un mensaje en el que declinó desmovilizarse al asegurar que no aceptará "una falsa paz".

'Lealtad al pueblo'

BOGOTÁ - El jefe militar de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), alias "Mono Jojoy", envió un mensaje al comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla de León, en el que declinó su invitación a desmovilizarse al asegurar que no aceptará "una falsa paz".

La extensa carta del insurgente fue publicada este sábado por la Agencia de Noticias Nueva Colombia (Anncol), con sede en Estocolmo y que habitualmente difunde a través de su web documentos sobre el grupo insurgente y el conflicto armado interno de Colombia.

El "Mono Jojoy" responde en la misiva, fechada en las "montañas de Colombia" en enero de 2010, a una invitación pública a la desmovilización que hizo Padilla el día 21 del mes pasado en la radio, la cual, según el guerrillero, estuvo inspirada "en fines de propaganda, de perdonavidas y de guerra psicológica".

"Con la honestidad que corresponde a nuestro compromiso con el cambio social y la lealtad que le debemos a nuestro pueblo, le aseguramos que no vamos a desistir después de más de 40 años de lucha, ni a aceptar una falsa paz", señaló el rebelde.

"Jojoy", también conocido con el alias de "Jorge Briceño Suárez" y cuyo verdadero nombre es Víctor Julio Suárez Rojas, uno de los siete miembros del secretariado o la máxima jefatura de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), precisó que dicha paz "entendida como rendición o entrega es una fantasía de la oligarquía y solo sería un crimen de lesa traición al pueblo".

publicidad

Lucha contra el régimen

El líder hizo hincapié en la inviolabilidad de la integridad ideológica de las FARC, principal guerrilla colombiana, y enfatizó que no cesará en su lucha por "derrocar este régimen podrido de las oligarquías y construir otro orden social, o por alcanzar acuerdos que ayuden a construir una patria en donde quepamos todos".

Así, el "Mono Jojoy" se refirió al acuerdo humanitario que plantea el canje de secuestrados por guerrilleros presos como vía para solucionar el conflicto que ha dejado en Colombia una estela de muerte.

Por otro lado, el integrante del Secretariado o mando central del grupo insurgente, le recordó a Padilla que el acuerdo firmado entre Bogotá y Washington, por el cual los militares estadounidenses pueden usar al menos siete bases colombianas, "así sea prolongado en el tiempo, es efímero".

'Qué poco nos conoce'

Además, le advirtió que "de seguro el pueblo o la justicia internacional le irá a reclamar su responsabilidad como comandante de las Fuerzas Militares en los crímenes de lesa humanidad contra nuestro pueblo, hipócritamente llamados 'falsos positivos'", como se conocen en Colombia las ejecuciones extrajudiciales de civiles.

El jefe rebelde también subrayó la responsabilidad de Padilla al mando de una brigada de inteligencia y contra inteligencia que tildó de "nefasta", así como del "florecimiento y extensión del paramilitarismo tras su paso por la comandancia de la Segunda División del Ejército".

publicidad

"Qué poco nos conoce usted señor Padilla de León: con toda sinceridad, sin odios ni resentimientos y con el respeto que todo revolucionario profesa por sus adversarios, le respondo: No, muchas gracias, general", dijo Suárez refiriéndose a una eventual desmovilización. Visto como el líder militar de las FARC, a unidades del Mono Jojoy se le responsabiliza por los mayores golpes dados en los 90 a unidades del ejército, que dejaron decenas de militares muertos y otros cautivos.

Además, añadió el rebelde, "de seguro el pueblo o la justicia internacional, le irá a reclamar su responsabilidad como comandante de las fuerzas militares en los crímenes de lesa humanidad contra nuestro pueblo, hipócritamente llamados 'falsos positivos'" o ejecuciones extrajudiciales.

Las fuerzas militares fueron estremecidas a fines del 2008, cuando una veintena de miembros del ejército, entre ellos tres generales, fueron destituidos por su presunta responsabilidad en la desaparición y muerte de al menos 11 hombres de una barriada de Bogotá y cuyos cadáveres aparecieron más tarde en fosas comunes, en el noreste del país, identificados como supuestos guerrilleros o criminales abatidos en distintos combates con el ejército.

Ejecuciones extrajudiciales

Activistas y autoridades judiciales han dicho que tales ejecuciones extrajudiciales eran un intento de mostrar resultados positivos en el combate oficial contra los grupos armados ilegales como las FARC y bandas de traficantes.

publicidad

Por último, "Jojoy" invita a los militares e integrantes de la Fuerza Pública "a trabajar por la formación de un ejército bolivariano patriótico, que no vuelva las armas contra sus conciudadanos, integrado a las luchas populares, y que trabaje en beneficio de alcanzar la paz".

El presidente Álvaro Uribe llegó por primera vez al gobierno en 2002 prometiendo derrotar a las FARC, y contra ella ha dirigido especialmente su política de 'seguridad democrática' contra las guerrillas, los paramilitares de extrema derecha y el narcotráfico.

A principios de la década se estimaba que las FARC contaban con entre 17,000 y 11,000 integrantes, y según el Ministerio de Defensa actualmente esa cifra sería de 7,500 efectivos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad