publicidad

Colombianos en la mira

Colombianos en la mira

William Brownfield, dijo que su Gobierno puede suspender de manera temporal las solicitudes de extradición de colombianos.

Negocian posturas

BOGOTA - El embajador estadounidense en Bogotá, William Brownfield, dijo que su Gobierno puede suspender de manera temporal las solicitudes de extradición de colombianos hasta que los dos países alcancen un acuerdo sobre penas mínimas a quienes sean sentenciados por las autoridades norteamericanas.El diplomático explicó que esa es la alternativa que tiene el Ejecutivo en Washington ante la postura de Colombia contra la negociación de penas entre fiscales de Estados Unidos y paramilitares o narcotraficantes de esta nación andina.

El asunto fue analizado en Bogotá por una misión norteamericana encabezada por Kenneth Blanco, asistente jefe del secretario de Justicia de Estados Unidos, Michael Mukasey, y altos cargos gubernamentales y estatales de Colombia.

Blanco se reunió con los ministros colombianos del Interior y de Justicia, Fabio Valencia, y de Relaciones Exteriores, Jaime Bermúdez, lo mismo que con el fiscal general, Mario Iguarán.

El despacho de Iguarán informó por separado que en el encuentro se habló de "mecanismos para armonizar la reciente extradición de varios cabecillas de las autodefensas (paramilitares) a Estados Unidos con la Ley de Justicia y Paz (de reinserción de éstos), entre otros temas".

La polémica de la "pena mínima severa"

Luego de aclarar que en su país la condena de un reo también es de competencia de los jueces federales, Brownfield advirtió de que "el Poder Ejecutivo (estadounidense) no puede hacer acuerdo sobre penas mínimas".

publicidad

El embajador aludió a la decisión del presidente colombiano, Álvaro Uribe, de exigir a Estados Unidos que establezca una "pena mínima severa" para extraditados de este país andino que reciban sentencias condenatorias.

Uribe dijo el viernes pasado, en una Cumbre antidrogas celebrada en Cartagena, que a su Gobierno le preocupa que narcotraficantes y paramilitares reciban penas benignas por efecto de negociaciones con fiscales estadounidenses.

El gobernante aludió a los casos de algunos de los catorce ex jefes ultraderechistas que entregó en extradición a Estados Unidos el pasado 13 de mayo.

El lunes, Brownfield replicó que dos de los tres ex paramilitares que han negociado con los fiscales pueden recibir una pena mínima de 17 años de prisión y, el otro, de 30 años.

Son penas superiores a las de cinco a ocho años de prisión previstas en la Ley colombiana de Justicia y Paz, subrayó el diplomático, para quien esta polémica ha resultado de una "confusión" entre Washington y Bogotá.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad