publicidad

Colombianos detenidos casados en C.Rica

Colombianos detenidos casados en C.Rica

Dos de los cinco colombianos detenidos estaban casados con mujeres costarricenses que ni siquiera conocían.

En declaraciones que publica la prensa local, el director de Migración, Mario Zamora, indica que uno de los presuntos sicarios se casó en abril pasado y el otro en mayo, con el fin de obtener la residencia costarricense, la cual no les había sido otorgada aún.

Los informes de prensa no proporcionan los nombres de los dos sicarios que estaban casados con costarricenses.

"Lo lamentable es que esa es una práctica común: delincuentes internacionales se casan aquí para obtener en dos años la nacionalidad costarricense y de esa forma evitan la deportación", explicó Zamora al diario La Nación.

La fuente también comentó que otro de los colombianos solicitó refugio, pero no le fue concedido.

El gobierno costarricense confirmó el domingo que los cinco colombianos detenidos a finales de la semana pasada, planeaban asesinar a dos altos funcionarios como una venganza por las más de 40 toneladas de cocaína que han sido decomisadas en el país en el último año.

La prensa local ha revelado, citando fuentes judiciales, que el objetivo de los delincuentes era el ministro de Seguridad, Fernando Berrocal, y Rodrigo Arias, ministro de la Presidencia y hermano del presidente costarricense, "scar Arias.

Según Berrocal, informes policiales indicaban "que a raíz de la lucha de Costa Rica en el tema narcotráfico había reacción al más alto nivel de las organizaciones narcoterroristas".

publicidad

Las autoridades no lograron atrapar al jefe de la banda, pues este había salido a Colombia poco antes para, al parecer, buscar más recursos, mientras están tras un costarricense que colaboraba con los colombianos en logística.

Los cinco colombianos fueron deportados el sábado a Bogotá, donde los esperaban oficiales del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, servicio de inteligencia) para ser interrogados.

Las autoridades identificaron a los colombianos como Joymar Angulo, Javier Armando Martínez, Carlos Cáceres, Melkicedek Flores y Víctor Olaya.

Al parecer, los sicarios son parte del "brazo armado" del cartel del Norte del Valle, el cual opera en el departamento del Chocó y controla Buenaventura, puerto del Pacífico colombiano, desde donde envían lanchas rápidas cargadas de cocaína que pasan por Centroamérica en su ruta hacia Estados Unidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad