publicidad

Clima de confrontación en Venezuela

Clima de confrontación en Venezuela

El "plan macabro" de los paramilitares detenidos y la confrontación de la oposición política contra Hugo Chávez, acercan a Venezuela a una crisis.

Chávez acusa a los opositores venezolanos de haber armado una estrategia con los paramilitares colombianos con el fin de expulsarlo del poder, quienes repudian su presencia le culpan de haber armado una estrategia para llevar el conflicto interno a un plano internacional y desmovilizar a quienes repudian su gobierno.

La versión oficial de que se preparaba una agresión contra Chávez se reforzó cuando el ministro de la Defensa, Jorge Luis García Carneiro, aseguró que de 500 paramilitares colombianos estarían en territorio venezolano como parte del "Plan Contra- Revolucionario que tenía como fin atacar al presidente".

En el Gobierno venezolano no hay dudas sobre que los paramilitares eran punta de lanza de la oposición política, pero con participación en el mundo castrense. García admitió que "hay oficiales activos que están implicados, por lo que han sido detenidos 3 tres oficiales en activo, mientras que hay otros 13 sindicados, y con orden de captura.

El hecho es que la captura de los paramilitares ha complicado las relaciones entre Venezuela y Colombia, además de que ha colocado una vez más en un estado crítico los nexos con Estados Unidos.

La canciller colombiana Carolina Barco se reunió con Chávez y su colega venezolano Jesús Pérez para aclarar "dudas" sobre la presencia de estos irregulares. Y acordó un encuentro presidencial con Álvaro Uribe.

publicidad

Chávez y Uribe, se reunirán en una fecha no determinada para zanjar dificultades bilaterales, agravadas con la detención en Venezuela de supuestos paramilitares colombianos.

"Me voy convencida de que el presidente Chávez tiene la claridad de que nuestro Gobierno no está involucrado en estos incidentes", dijo la canciller colombiana, aunque admitió que el gobernante reiteró "sus dudas acerca del comandante del Ejército" colombiano, Martín Carreño, y que las transmitirá a Uribe.

"Estamos con la mayor voluntad de seguir dialogando, buscando soluciones a los problemas y diferencias, y esa es la posición constructiva que ofrece tanto el presidente Chávez como el presidente Uribe, además de sacar adelante proyectos constructivos, que es la manera de mantener viva y fuerte esta relación", agregó.

Chávez sostiene que Miami (EU) y Bogotá forman parte de la conjura nacional e internacional que denuncia en su contra.

De lado colombiano, tras la felicitación al gobierno venezolano por la captura de los paramilitares del presidente, el vicepresidente Francisco Santos dijo "esta vez cogieron paramilitares, esperamos que la próxima vez caiga la guerrilla".

Así, puso una nueva cuota de tensión y evocó las acusaciones de que el gobierno de Chávez es, por lo menos, complaciente con la guerrilla colombiana, en contraste con las de Caracas de que el de Bogotá protege a los paramilitares que actúan en la frontera común.

publicidad

Al mismo tiempo, salieron a relucir nuevamente las diferencias de Chávez con las de la administración republicana de George W. Bush, al que acusa directamente de promover acciones para removerle del poder.

En lo interno, Chávez endosó la posibilidad de que la oposición radicalizada a su Gobierno esté involucrada en lo que llama la "invasión" de fuerzas irregulares extranjeras.

Los grupos que se oponen al Gobierno consideraron que Chávez trata de armar "show" para evadir el referendo revocatorio en su contra, y en un comunicado indicaron: "Que Colombia sepa que Chávez no nos arrastrará a una guerra fratricida disfrazada de cruzada nacionalista por defender el bastardo interés de su permanencia en el poder".

El ex ministro de Planificación, Teodoro Petkoff, director del vespertino Tal Cual escribió que "la presencia de un grupo tan numeroso de colombianos (...) y evidentemente encuadrados en alguna forma de organización es un asunto de la máxima gravedad. Esto no puede ser desestimado. Alguien los contrató en el vecino país y alguien organizó su traslado nada menos que hasta Caracas, en una operación logística de no poca monta".

Pero el gobierno, en vez de suministrar informaciones precisas, sin conjeturas apresuradas, "de una vez se lanzó a hacer acusaciones descabelladas, y sin ningún soporte contra la (alianza opositora) Coordinadora Democrática ...", sostuvo.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad