publicidad
.

Chile se pone de pie para ayudar a los damnificados del terremoto logo-n...

Chile se pone de pie para ayudar a los damnificados del terremoto

Chile se pone de pie para ayudar a los damnificados del terremoto

Cinco días han transcurrido desde que un terremoto de 8.8 grados en la escala de Richter y un maremoto destruyeron...

También las mascotas

SANTIAGO - Seis días después del terremoto de 8.8 grados en la escala de Richter y un maremoto que destruyeron el centro-sur de Chile, los daños siguen apareciendo y cientos de miles de daminificados claman por ayuda de las autoridades para empezar la reconstrucción de sus casas y sus vidas.

Mientras, en Santiago, la capital, los canales de televisión y radios nacionales se preparan para un Teletón de ayuda denominada ' Chile ayuda a Chile', que se realizará a partir de las 20:00 horas local de este viernes y que será encabezada por Mario Kreutzberger, Don Francisco, el popular animador de Sábado Gigante, programa que cada sábado transmite la cadena Univision.

El puerto de Talcahuano, el segundo más importante del país después de Valparaíso, está inutilizado, los cadáveres se descomponen debajo de los escombros del casco viejo de la ciudad y los habitantes temen la aparición de enfermedades.

"Hace falta mucha ayuda", dijo un poblador a la televisión chilena que transmite en vivo desde la zona del epicentro.

Los sobrevivientes están cansados, molestos, pero no se rinden.

"Y no sólo hacemos un llamado para que nos asistan con provisiones y seguridad, sino también hacemos un llamado a los vecinos a que protejan a sus mascotas, que no las dejen solas, porque ellas también son parte de la familia".

publicidad

Cuando el sol cae "el miedo se acrecienta", dice otro poblador. "En muchos lugares no tenemos energía eléctrica. Entonces aparece gente que roba y saquea. Es una lástima que estén ocurriendo estas cosas, una vergüenza". 

El pillaje se inició la madrugada del domingo, 24 horas después del sismo en el centro de [La Inmaculada] Concepción. Decenas de pobladores asaltaron supermercados, gasolineras y farmacias y se llevaron todo, desde comida hasta televisores de plasma y utensilios que no forman parte de una canasta básica de emergencia.

Periodistas chilenos condenaron los actos de vandalismo y dijeron que se trataba de un delito cometido por una minoría que actúa como aves de rapiña y no tiene en cuenta el dolor de sus propios hermanos, algunos de ellos devastados porque perdieron pertenencias y seres queridos durante la tragedia.

"No pierdan tiempo"

La presidenta Michelle Bachelet, que la próxima semana entregará el mando de la nación al presidente electo Sebastián Piñera, insistió el jueves que "están llegando los alimentos y restableciéndose la conectividad" en el país, luego de que varias carreteras y caminos resultaran destruidos a causa del sismo.

Una mujer grita a lo lejos, angustiada: "No pierdan tiempo, por favor, vayan rápido a Santa Clara (población de Talcahuano donde el mar se llevó las casas)".

publicidad

La mandataria condenó los saqueos a supermercados que se produjeron en días previos (para el gobierno ya finalizaron), a los que calificó como hechos delincuenciales, y pidió privilegiar el instinto de solidaridad al de supervivencia.

"Son actos absolutamente delincuenciales. Con Carabineros y las Fuerzas Armadas hemos logrado la restauración del orden público", indicó, recordando la instauración de un toque de queda en la región.

Panorama diferente

Pero en Talcahuano aseguran que no, que los saques siguen, al igual que el llanto, el dolor y el miedo.

"Esto fue un cataclismo bíblico", reconoció el canciller Mariano Fernández. "Fue una tragedia tan grande, que por supuesto que se cometen errores, claro que se cometen fallos, pero estamos respondiendo".

A eso de las 6.33 del jueves, Bachelet, junto a los Obispos de la Conferencia Católica, dio declaraciones en el Palacio de La Moneda y formuló un nuevo llamado a la solidaridad de Chile, a reconstruir el país, a que todos se pongan de pie.

"Le agradezco a la Iglesia Católica y a todos los grupos que se están organizando para reconstruir a nuestro país", dijo. "La tarea es trabajar para que los damnificados tengan un lugar digno donde estar (...) Chile saldrá adelante porque somos una gran familia", dijo.

Monseñor Alejandro Goic, presidente de la Conferencia Episcopal, dijo que Chile necesita el aporte de todos para salir adelante. "Miles y miles de chilenos están padeciendo y necesitan satisfacer las necesidades básicas y elementales. Ellos son nuestra principal preocupación".

publicidad

Chile ayuda a Chile

El mismo llamado formulan los medios de comunicación chilenos. Entre el trabajo diario de informar, denunciar en muchos casos la lentitud original del gobierno para responder a la crisis, fustigar los saqueos y presionar para que los cientos de miles de damnificados reciban alimentos y seguridad, están pidiéndole a los chilenos que se sobrepongan del dolor, se levanten y acudan en ayuda de sus hermanos, dos millones que lo perdieron todo y requieren de la generosidad y la solidaridad para vivir y soñar con el futuro.

El Cardenal Francisco Javier Errázuriz dijo que "todos estamos sufriendo" y que la horas que vive Chile no son horas de críticas, sino de apoyo y ayuda.

Al reflexionar un instante en la tragedia que golpeó al país, Bachelet dijo que "esto nos está poniendo a prueba como Nación una vez más. Chile va a ponerse de pie. Fue horrible lo que nos ha sucedido, de dimensiones colosales", añadió.

Segundo más grande

El terremoto del 27 de febrero es el segundo sismo más potente que azotó Chile en los últimos 50 años. El anterior ocurrió en 1960, en Valdivia, con una magnitud de grado 9.5 en la escala de Richter. Luego ocurrió un maremoto cuyas olas también, como esta vez, llegaron a las costas de Japón y Rusia horas más tarde.

Pero no sólo Talcahuano está destruido. El periodista Carlos Saldibia se encuentra en Dichato, 40 km al norte de Concepción. Contó que la destrucción es total. Muchos sobrevivieron al sismo y a las olas de 20 metros de altura y ahora caminan con el llanto sujeto en la garganta, pero confiados en que saldrán adelante, con la ayuda de Dios y la solidaridad de todos los chilenos.

publicidad

En Talcahuano, mientras, las gaviotas vuelan en bandada, graznando por sobre los techos de algunos edificios, atraídas por el olor a mar y a los restos de pescado que empiezan a descomponerse.

En varias localidades pequeñas cercanas al segundo puerto de Chile, pese a los esfuerzos, la ayuda aún es una ilusión.

Teletón de Don Francisco

Lejos de ahí, en Quilpué, una 'ciudad dormitorio' de Viña del Mar, 11 km al norte del balneario, Julia Osorio de Cancino, una mujer de 87 años, está pendiente de las transmisiones de televisión.

"Cinco días llevo viendo lo que está ocurriendo. A nosotros también nos golpeó el terremoto, destruyó muchas casas en Viña del Mar y Valparaíso. Nuestra parroquia está inhabitable, pero nada comparado con lo que pasó en el sur. Nunca, en todos mis años, había visto algo así, tan grande, tanto dolor, tanta destrucción, tanta necesidad".

Osorio vivía en Valparaíso cuando ocurrió el maremoto de Valdivia. "Pero en ese tiempo no había televisión y no nos dimos cuenta de la destrucción. Por eso digo que éste es peor, porque lo estamos viendo, lo estamos viviendo, lo estamos sintiendo".

A la pregunta qué hará para asistir a las víctimas, respondió que "encender la televisión mañana, participar el la Teletón de Don Francisco y donar plata, comida y lo que podamos dar. Si todos damos un poquito, al final juntaremos esperanza para nuestros hermanos".

publicidad

La Teletón citada por Osorio arranca a las 20:00 horas locales (18:00 tiempo del Este de Estados Unidos) y participarán todos los canales de televisión y radios nacionales. Estará encabezada por el animador Don Francisco, quien el miércoles dijo que el evento será el inicio de una gran campaña de solidaridad para reconstruir Chile y asistir a los cientos de miles de damnificados en la zona centro-sur del país afectados por el terremoto.

Cambio de planes

Un ejemplo de la necesidad descrita por Osorio y Don Francisco se vivió el jueves en la caleta de Tubul, ubicada unos 700 km al sur de Santiago. Los 4 mil pescadores lo perdieron todo, precisó un reportaje de The Associated Press.

"De aquí tenemos que irnos", dijo Daniel Navarro, de 45 años, presidente de la Asociación de Pescadores. El impacto de las olas fue tan grande que cambió incluso la topografía y ahora la costa del océano Pacífico está al menos 100 metros más alejada de la orilla del mar.

Los habitantes de la caleta se salvaron porque el maremoto golpeó dos horas después del terremoto. El mar se recogió y les dio tiempo a huir hacia los cerros.

Fabián Ríos, un teniente del ejército que llegó a Tubul al mando de 25 soldados para garantizar la seguridad en la zona, dijo que dejaron las armas de lado y ayudaron a limpiar las calles, un  gesto que está contagiando a otros a dejar de lado las diferencias, arremangarse y reconstruir el país.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad