publicidad

Chávez dice que está condenado a muerte y que el desenlace se aproxima

Chávez dice que está condenado a muerte y que el desenlace se aproxima

El presidente venezolano dijo que es un objetivo a eliminar por EU y advirtió que el magnicidio podría estar próximo.

'No voy a ceder'

CARACAS - El presidente venezolano, Hugo Chávez, reiteró que es un objetivo a eliminar por Estados Unidos y advirtió que los planes para llevar a cabo el magnicidio se están acelerando y el desenlace podría estar próximo.

"Lo sé, estoy condenado a muerte, pero no voy ha ceder ante el chantaje y las amenazas, y llamo al pueblo venezolano a no ceder, a no dejarse confundir ni atemorizar", dijo Chávez en los actos conmemorativos del 227 aniversario del nacimiento del Libertador Simón Bolívar.

"Si ese fuera nuestro destino lo aceptaríamos, porque sería un millón de veces mejor correr el mismo camino de Simón Bolívar por la soledad, el ostracismo y la muerte, porque seríamos semilla para las generaciones futuras", añadió el gobernante.

Chávez explicó que ese plan para matarlo hay que situarlo en las actuales circunstancias internacionales y en la escalada emprendida por Estados Unidos para aumentar la tensión en el mundo.

El acelerado aumento de la tensión mundial, según el mandatario, tiene focos concretos como Irán, Corea, Gaza, Irak, Afganistán y, en el caso latinoamericano, las recientes iniciativas colombianas de acusar a Venezuela de "proteger terroristas y narcotraficantes".

'Patrañas'

Chávez dijo que esas "patrañas" tienen el objetivo de "preparar a la comunidad internacional" para que acepte la agresión, del mismo modo que fue preparada con el asunto de las armas de destrucción masiva antes de la invasión de Irak.

publicidad

El gobernante reveló que una fuente personal, "que merodea por Norteamérica", le ha advertido de que la decisión de emprender el ataque contra Venezuela está en marcha y en ella participarían directamente fuerzas estadounidenses.

Según esa hipótesis, formarían parte de la estrategia las siete bases colombianas que puede utilizar el Ejército estadounidense, así como la autorización para que 46 buques de guerra y 13,000 marines se estacionen en Costa Rica, el reforzamiento de las bases en Aruba y Curazao y el permiso para reinstalarse en Panamá.

Sin embargo, Chávez dijo que hay factores disuasorios que podrían forzar a que la decisión se reconsidere y citó entre ellos la incertidumbre de cuáles serían las reacciones de Cuba, Nicaragua, e incluso del pueblo y la guerrilla colombianos.

"En todo caso, para cualquier circunstancia que nos toque enfrentar, estemos a la altura del gigante Bolívar, porque estamos obligados a ser gigantes sobre esta tierra heroica", manifestó el presidente venezolano.

"Que lo sepan los yanquis, los terroristas, los burgueses, la burguesía colombiana y su ejército de terroristas y los terroristas de Israel desplegados por estas tierras", expresó Chávez.

Uribe contra el terrorismo

En tanto, el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, afirmó que al terrorismo hay que combatirlo donde quiera que esté, y reiteró que la operación contra la guerrilla de las FARC en Ecuador, en marzo de 2008, nunca buscó ofender a ese país.

publicidad

Durante el Consejo de Gobierno realizado en Bogotá, Uribe señaló que el ataque contra un campamento clandestino de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano se llevó a cabo por “estado de necesidad”.

“A nosotros no nos gusta hacer eso. Lo hemos hecho por estado de necesidad, para enfrentar a un terrorista que nos ha asesinado a nuestros compatriotas. Nunca para ofender un pueblo hermano”, dijo.

Las declaraciones de Uribe fueron en alusión al jefe de las FARC, Raúl Reyes, quien murió durante la incursión del Ejército colombiano a territorio ecuatoriano para atacar el campamento de las FARC en 2008.

No es lo ideal

Admitió que lo ideal no es hacer este tipo de operaciones, en un país vecino, pero reiteró que si en algún momento se han efectuado, es por “un estado de necesidad”.

“Se hizo la operación contra Raúl Reyes, ¡nunca contra el hermano pueblo ecuatoriano!, y por eso siempre le hemos pedido perdón al Ecuador, aclaramos que a nosotros no nos gusta hacer esto”, insistió.

La incursión militar colombiana dejó una veintena de muertos, entre ellos Reyes, y desembocó en la ruptura de relaciones con Ecuador, país que consideró la acción militar como una violación a su soberanía y decidió romper lazos con el gobierno de Bogotá.

El mandatario colombiano reconoció que en el tema de seguridad todavía falta mucho por hacer, porque los guerrilleros hacen daño en Colombia y luego violan la soberanía de países vecinos, para esconderse.

publicidad

“Esos bandidos entran, nos hacen un daño, y vuelven al extranjero a violar la soberanía de países hermanos”, manifestó el presidente colombiano, quien entregará el poder en dos semanas a quien fue su ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.

Correa señala culpables

Por su parte, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, ratificó su disposición a mediar en el conflicto diplomático desatado entre Venezuela y Colombia.

Correa reprochó que Insulza hubiera ignorado un pedido de Ecuador para aplazar un debate en la OEA, el pasado jueves, en el que Bogotá exhibió pruebas de la supuesta presencia de guerrilleros colombianos en territorio fronterizo de Venezuela.

Insulza es "el gran culpable de lo que ha pasado", afirmó el mandatario, cuestionando las motivaciones del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) para no posponer la sesión del Consejo Permanente.

"A qué presiones estará respondiendo, porque el reglamento dice que se convocará a la sesión, no inmediatamente. Por el contrario, hay una serie de requisitos y aquí en forma precipitada (se llamó a) una sesión del Consejo Permanente para tratar un tema muy álgido. Ahí están las consecuencias", dijo.

"Trataré de mediar, de interponer nuestros buenos oficios", dijo Correa en una breve referencia al tema, al final de su informe semanal al país.

publicidad

El presidente ecuatoriano debe convocar a una reunión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para tratar ese conflicto, a petición de Venezuela.

Tras afirmar que la ruptura de relaciones entre Venezuela y Colombia era un hecho que se preveía, Correa cuestionó el por qué el presidente colombiano Álvaro Uribe presentó una queja ante la OEA cuando en 15 días asumirá en su país un nuevo gobierno.

Contra Chávez

Correa insistió en que no es verdad que su gobierno trató de evitar la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA del pasado 22 de julio, como afirmó el ex embajador de Ecuador ante la OEA, Francisco Proaño Arandi, sino que se anticipó a lo que pasaría.

El dirigente del opositor partido Acción Democrática (AD), Leomagno Flores, condenó que el presidente de Venezuela ordenara una ruptura de relaciones con Colombia.

“La decisión unilateral, apresurada e inconsulta del presidente (...) no le hace daño a Colombia sino que castiga a la gente” en la frontera común de dos mil 300 kilómetros, dijo Flores, candidato unitario opositor a diputado por el circuito 1 del andino estado de Táchira -limítrofe con Colombia-.

Los verdaderos afectados

Destacó que “los habitantes de San Antonio, Ureña y toda la frontera están bajo una impresión dramática, dado que la medida de rompimiento de relaciones bilaterales afecta directamente la vida social y económica de los venezolanos de la zona”.

publicidad

“Los habitantes de la frontera hemos recibido una especie de daga en medio de nuestro corazón financiero, corazón que estaba latiendo con mucha dificultad”, aseveró.

Añadió que “este rompimiento definitivo de las relaciones con Colombia hace que el natural desenvolvimiento de la vida cotidiana entre el Norte de Santander (departamento colombiano) y Táchira se convierta en una verdadera pesadilla”.

Enfatizó que 80 por ciento de los habitantes de esta zona viven del traspaso de bienes y servicios de una nación a la otra, y advirtió que “si eso desaparece, desaparece también San Antonio y Ureña”, dos de las más importantes ciudades de Táchira.

Contra FARC y ELN

El dirigente nacional de AD, Eliseo Fermín, señaló que de haber elementos de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en territorio venezolano, como afirma el gobierno colombiano, “deben ser inmediatamente repelidos por nuestras fuerzas armadas”.

Fermín llamó “a todos los poderes nacionales y regionales, cuerpos de seguridad, autoridades regionales y municipales de los estados fronterizos, la Iglesia Católica, organizaciones de derechos humanos y medios de comunicación” a unirse en defensa de Venezuela.

Exigió que además “se conforme una comisión 'ad hoc', para que se constate, que son falsas las denuncias de Colombia, tal como asegura el presidente de Venezuela, Hugo Chávez”.

publicidad

Lamentó que el Alto Mando Militar venezolano “no haya dicho que se intentará demostrar si son ciertas o falsas las denuncias sobre la presunta existencia de más de 80 campamentos guerrilleros en territorio venezolano”.

El dirigente del opositor partido socialdemócrata, acusó a los integrantes del Alto Mando Militar, de limitarse a “alcahuetear las decisiones de una persona (el presidente Chávez) que incluso podrían estar poniendo en riesgo nuestra soberanía”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad