publicidad

Bolivia volvió a la normalidad

Bolivia volvió a la normalidad

Luego de 25 días de protestas que sumieron al país en el caos y obligaron al cambio de gobierno, Bolivia comenzó a volver a la normalidad.

La distribución de hidrocarburos se reanudó en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz, y se espera el reabastecimiento de combustibles.

Las pocas garrafas de gas de 20 kilos que se conseguían en el mercado negro en los últimos días subieron de 23 bolivianos (3 dólares) a más de 100 bolivianos (12 dólares).

En las ferias y supermercados, los comestibles eran aún escasos y sus precios presentaban fuertes incrementos. Se espera la llegada de alimentos procedentes de las zonas aledañas a La Paz.

Las jornadas de protestas se centraron en la nacionalización de la industria hidrocarburífera, la convocatoria a una asamblea constituyente y la renuncia del presidente Carlos Mesa.

El nuevo presidente Eduardo Rodríguez, que asumió el jueves tras la renuncia de Mesa, se prepara para iniciar un diálogo con los dirigentes vecinales y sindicales de El Alto, epicentro de las protestas que pusieron en riesgo el sistema democrático.

Los caudillos alteños decidieron el viernes no levantar sus medidas de presión, como hicieron otros sectores populares, pero la madrugada del sábado la población empezó a permitir el paso de vehículos.

El tránsito volvía a normalizarse entre La Paz y El Alto, mientras cuadrillas de obreros rellenaban las zanjas cavadas durante las protestas en autopistas, avenidas y calles y retiraban las últimas barricadas. El comercio, la industria y la banca volvían a la actividad.

publicidad

El viernes también dejaron La Paz miles de mineros y campesinos llegados de otras regiones que paralizaron a diario el centro capitalino con marchas multitudinarias y estremecieron sus calles con la profusa detonación de dinamita.

Rodríguez ha señalado que está dispuesto a escuchar las demandas populares e incluso la exigencia del oriente-sur del país de realizar un referéndum para la creación de gobiernos autónomos bajo el modelo español, y a llamar elecciones presidenciales en alrededor de 150 días.

El Alto, las representaciones campesinas y especialmente el dirigente cocalero y líder principal de las protestas, diputado Evo Morales, exigen que los comicios sean también legislativos, para renovar todo el congreso bicameral.

Sin embargo, muchos parlamentarios se oponen a esa posibilidad, pues su mandato, como el de Mesa, debería concluir en agosto de 2007.

Rodríguez llegó a la presidencia en su calidad de presidente de la Corte Suprema de Justicia y tras la declinación, ante la renuncia de Mesa, de los presidentes del Senado y de los diputados, primero y segundo en la línea de sucesión constitucional.

Si bien la tregua ha vuelto al país, las principales demandas de los grupos que protagonizaron las protestas, especialmente la nacionalización de los hidrocarburos y la expulsión de las transnacionales petroleras, permanecen en mesa.

publicidad

El presidente Rodríguez dijo que ese tema "deberá ser analizado por el congreso", posiblemente cuando vuelva a sesionar el martes.

Los legisladores también han dejado pendiente el tratamiento de una ley que fijará fecha para la elección de constituyentes y para otra consulta ciudadana sobre autonomías regionales que demandan algunas regiones.

Voluntad firme

En días pasados, el senador Hugo Carvajal declaró a la prensa que existe una "voluntad firme" de aprobar la semana próxima una ley que llame a elegir en diciembre a un nuevo presidente y renovar todo el Congreso.

Mesa dimitió el martes pasado tras 20 meses de gestión en la que no pudo obtener mayorías sólidas para gobernar un país presa de regionalismos y enérgicos reclamos nacionalistas.

Apenas Mesa anunció su dimisión, varios sectores políticos, sociales y empresariales se pronunciaron en favor del llamado a elecciones; única vía, según ellos, capaz de evitar una guerra civil.

Mesa había asumido en octubre de 2003 luego que violentas protestas contra la exportación de gas dejaron 80 muertos y forzaron la renuncia del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, cuyo mandato se extendía hasta agosto de 2006.

Para discutir la renuncia de Mesa el Congreso fue sacado de su sede de La Paz, ciudad copada por manifestantes y al borde del desabastecimiento luego de tres semanas de interrumpidas protestas y bloqueos de carreteras.

publicidad

Senadores y diputados fueron despachados a Sucre, a 700 km de La Paz, pero allí convergieron también mineros, campesinos e indígenas decididos a impedir que asumiera Vaca Diez y exigían que se llamara a elecciones.

Sucre fue tomada por militares armados a guerra y en una de las tantas manifestaciones murió un minero.

Grupos sociales y políticos liderados por el diputado socialista Evo Morales, principal líder opositor, acusaron a Vaca de formar parte de una "mafia" gobernante y estaban decididos a impedir su llegada al poder.

Rodríguez, de 49 años, dijo que ejercerá un "mandato breve con la ayuda del Congreso" y llamó a "un gran acuerdo nacional".

Al referirse al principal reclamo en las extendidas protestas de mineros y campesinos, recordó que la Constitución de Bolivia dice que los hidrocarburos "son del dominio original del Estado".

Morales pidió al flamante presidente un compromiso para nacionalizar los hidrocarburos y convocar a la asamblea constituyente.

"Debe nacionalizar de hecho los hidrocarburos, comprometerse a convocar a la (asamblea) constituyente y, por supuesto, llamar a elecciones" hasta diciembre a más tardar, declaró el cocalero quien en estuvo a punto de ganar las últimas elecciones presidenciales.

Rodríguez "debe comprometerse con las reivindicaciones del pueblo, con los sectores sociales", intimó Morales.

publicidad

Según declaraciones del ex presidente Mesa, la situación en Bolivia está al borde de la "guerra civil", por lo que la OEA se comprometió, en días pasados, a analizar la situación.

El canciller de Bolivia Juan Ignacio Siles pidió una intervención de emergencia en la reunión que sostuvo con el organismo hemisférico en Fort Lauderdale, Florida, dijo Insulza.

Mesa renunció al cargo el lunes por la noche abrumado por las protestas callejeras que virtualmente han paralizado al país. Su abandono del cargo está pendiente de la decisión que tomará este jueves el Congreso. Es la segunda renuncia de Mesa desde marzo.

La canciller colombiana Carolina Barco dijo que "la situación en Bolivia es muy preocupante".

"Estoy convencida de que podemos contribuir (a una solución)", declaró. "Tendremos que ver cuál es el mejor mecanismo, de una manera muy respetuosa, con el país".

El canciller venezolano Alí Rodríguez sostuvo a su vez que la renuncia de Mesa "muy posiblemente va a agravar la situación" interna del país.

"El canciller boliviano ha planteado que Bolivia no necesita intervenciones externas porque es un problema boliviano", dijo Rodríguez. "Solamente a pedido de Bolivia, la OEA podría nombrar una misión que tenga como única función facilitar el diálogo entre las partes en conflicto".

publicidad

Ante la crisis social y violenta, Estados Unidos recomendó a sus ciudadanos que suspendieran los viajes al país sudamericano debido a los disturbios políticos además de que autorizó la partida de los familiares de diplomáticos estadounidenses allí acreditados.

En una advertencia de viaje, el Departamento de Estado recomendó a los ciudadanos estadounidenses en Bolivia "permanecer vigilantes, monitorear los medios locales, examinar los aspectos de seguridad de modo regular y considerar la salida del país". La advertencia se superpone a una anterior, emitida el 1º de junio.

Un año de inestabilidad

Bolivia ha vivido seis meses de inestabilidad e incertidumbre que se iniciaron en enero pasado cuando el departamento de Santa Cruz empezó a manifestar su deseo de dotarse de un régimen autonómico.

Estas son las fechas más importantes de la crisis boliviana:

2003:

12 y 13 Febrero: un motín policial desemboca en un choque armado con militares frente al Palacio de Gobierno de La Paz, con un saldo de 33 muertos y decenas de heridos.

17 octubre: dimite el presidente Gonzalo Sánchez de Lozada presionado por las protestas contra el plan de exportar gas a Estados Unidos y tras una intervención del Ejército en El Alto con el resultado de 44 muertos. El vicepresidente Carlos Mesa se convierte en el sucesor constitucional de Sánchez de Lozada, quien huye a Estados Unidos.

publicidad

2004:

14 marzo: Mesa renueva a su gabinete y convoca por decreto a un referéndum para la reforma del sector de los hidrocarburos.

22 junio: la ciudad de Santa Cruz es escenario de una manifestación que reúne a cerca de 400 mil personas para reclamar un régimen autonómico.

18 julio: se celebra el primer referéndum de la historia del país, que aprueba la derogación de la Ley de Hidrocarburos vigente.

6 octubre: la Cámara de Diputados del Congreso inicia el debate de la nueva normativa petrolera.

2005:

10 de enero: una huelga general de cuatro días en El Alto obliga al Ejecutivo a expulsar a una empresa de servicio de agua y saneamiento filial de la francesa Suez.

29 de enero: un multitudinario cabildo en Santa Cruz aprueba la organización de un gobierno regional autónomo del central, que tiene su sede en La Paz.

20 de febrero: Mesa promulga una ley para incluir en la Carta Magna el referéndum autonómico y la Asamblea Constituyente.

7 de marzo: por su oposición a la Ley de Hidrocarburos debatida en el Congreso, el presidente Mesa presenta su dimisión, que los parlamentarios rechazan un día después.

15 de marzo: Mesa lanza un plan para anticipar elecciones en otra reacción contra la reforma petrolera discutida en el Congreso y a una ola de protestas en la región de Cochabamba. El Congreso lo rechaza dos días después.

8 de abril: en un viaje al exterior de Mesa, Hormando Vaca Díez, como presidente interino, emite un decreto para convocar a la primera elección de Prefectos (Gobernadores) el 12 de agosto.

publicidad

17 de mayo: el presidente del Congreso, Hormando Vaca Díez, promulga la nueva Ley de Hidrocarburos.

21 de mayo: los líderes regionales de Santa Cruz convocan de facto a un referendo autonómico sin aval legal para el 12 de agosto.

23 de mayo: El Alto inicia una nueva huelga general que deja sitiada a La Paz.

31 de mayo a 1 de junio: El Congreso fracasa en su intención de instalar una sesión para debatir las demandas de los distintos sectores de la población.

1 de junio: las protestas se extienden al resto el país, que queda paralizado y aislado del exterior por el bloqueo de carreteras.

2 de junio: Mesa emite un decreto para fijar el 16 de octubre como fecha para la elección de constituyentes y un referendo autonómico, con el objetivo de poner fin a las protestas.

6 de junio: El presidente presenta su renuncia por segunda vez en menos de cuatro meses.

7 de junio: Mesa dice que su dimisión es definitiva y pide al sucesor constitucional, el presidente del Congreso, Hormando Vaca Díez, que también renuncie al cargo para dar paso a un anticipo de elecciones y evitar una guerra civil.

9 de junio: El Congreso decide si acepta o no la renuncia de Mesa tras cuatro semanas de incesantes bloqueos y protestas que han dejado aisladas las principales ciudades del país y cerrado el acceso por carretera a las fronteras de algunos de los países vecinos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Las sustituciones engañosas de mariscos pueden traer riesgos de salud y el medio ambiente muy peligrosos.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
publicidad