publicidad

Barricada de cadáveres en Haití

Barricada de cadáveres en Haití

La desesperación por falta de víveres llevó a un grupo de haitianos a formar barricadas con cadáveres para protestar.

Calles bloqueadas

PUERTO PRINCIPE - Ante el lento apoyo, en pleno caos que dejó el terremoto de 7.0 grados Richter que se registró el pasado martes, un grupo de haitianos levantó dos barricadas con cadáveres para exigir la entrega de ayuda humanitaria, publicó el periódico mexicano Reforma.

El gobierno del presidente René Preval se ha visto rebasado por la tragedia y las necesidades alimentarias y médicas de la población son cada vez más urgentes.

Si tienes video del terremoto de Haití envíalo aquí

Un llamado de ayuda para Haití

De acuerdo a lo publicado por Reforma, Shaul Schwarz, fotógrafo de la revista TIME, aseguró ver dos barricadas de cadáveres que bloquean algunas calles de Puerto Príncipe, la capital del país que resultó devastada por el sismo.

A dos días de la tragedia ya empiezan a escasear los alimentos y el agua, por lo que los haitianos se encuetran desesperados por recibir la ayuda que llega a cuentagotas, en el mejor de los casos.

A pesar de que la comunidad internacional reaccionó de inmediato para apoyar a Haití, la falta de logística para distrubuir la ayuda humanitaria está agravando aún más la situación de los casi tres millones de damnificados.

Ayuda internacional

Médicos y perros de búsqueda, tropas y equipos de rescate llegaron el jueves en decenas de vuelos a esta devastada tierra plagada de muertos y moribundos, encontrando congestionamientos por todas partes, empezando en el aeropuerto principal, sin torre de control y con poco espacio de descarga y combustible para los aviones.

publicidad

La Cruz Roja Internacional estimó que entre 45 mil y 50 mil personas murieron por el terremoto del martes en Haití, con base en la información de la Cruz Roja haitiana y funcionarios gubernamentales. Entretanto, aumentaba la preocupación por la cantidad de alimentos y agua para los sobrevivientes.

En busca de agua

"Las personas casi pelean por agua", dijo el socorrista Fevil Dubien mientras distribuía el líquido desde una camioneta en un barrio en el norte de Puerto Príncipe.

La ayuda procedente de todo el mundo y necesitada con urgencia en Haití fluía lentamente por la nación caribeña, pero había cuellos de botella, como problemas de logística y un vacío de liderazgo que dejaron a los rescatistas solos para salvar a los sobrevivientes atrapados y heridos, así como para entregar los suministros en la capital.

Los sobrevivientes han pasado dos noches a la intemperie, unos porque perdieron sus casas y otros por el temor a que sus viviendas se derrumben ya que quedaron seriamente dañadas por el sismo.

La población recorre las calles en busca de alimentos para sus familiares pero la búsqueda es larga, ya que se registra un caos en el aeropuerto de Puerto Príncipe y la distibución de víveres no ha tiene una adecuada coordinación.

Los sobrevivientes, incluyendo muchos niños, se agruparon en un parque de estacionamiento de una sala de cine, donde construyeron carpas provisionales para escudarse del sol y altas temperaturas.

publicidad

Caos en la capital

Los camiones que transportaban policías y trabajadores de las Naciones Unidas se quedaban atascados en las calles llenas de camionetas, automóviles y peatones.

En las calles de la capital, sobrevivientes acampaban en medio de montones de bienes rescatados, incluyendo comida sacada de entre los escombros.

Actos de rapiña

Los saqueos comenzaron inmediatamente después del sismo y se vio a gente extraer alimentos de comercios derrumbados, pero los trabajadores de organizaciones de asistencia dijeron que había pocos disturbios. Elisabeth Byrs, vocera del esfuerzo humanitario de la ONU en Ginebra, dijo que se informó que escaparon presos de la principal prisión de Puerto Príncipe.

La Cruz Roja estima que hasta tres millones de personas, un tercio de la población nacional, habrían sido afectadas por el terremoto y que llevaría uno o dos días tener una idea clara de los daños sufridos, según el vocero Paul Conneally.

Aviones con equipos de socorro procedentes de Estados Unidos, China, Francia y España aterrizaron en el aeropuerto de Puerto Príncipe, trayendo equipos de búsqueda y rescate con de perros entrenados, así como médicos, alimentos, medicinas y otras provisiones.

Equipos de rescate

Unos 60 vuelos de ayuda habían llegado hasta el jueves al mediodía, pero tuvieron que lidiar con un Aeropuerto Internacional Toussaint L'Ouverture sobrecargado.

publicidad

La torre de control del aeropuerto quedó destruida por el terremoto del martes. Elementos de tácticas especiales del Comando de Operaciones Especiales Hurlburt de la Fuerza Aérea de Estados Unidos dijeron que sus equipos se hicieron cargo del control de operaciones del aeropuerto haitiano.

El teniente coronel John Dorrian, vocero del Comando Sur estadounidense, dijo que el personal estadounidense limpiaron las pistas de aterrizaje, establecieron un control de tránsito aéreo de 24 horas y pusieron a funcionar los sistemas de monitoreo atmosférico e iluminación del aeropuerto. Dijo que decenas de aviones de carga estaban despegando y aterrizando el jueves, pero que los daños en las rampas estaban retrasando los esfuerzos para retirar la carga de los aviones.

Los contratiempos en el aeropuerto

Demoró seis horas descargar un avión chino porque el aeropuerto carecía del equipo necesario, en un indicio de posibles contratiempos a medida que llega una cantidad de vuelos con suministros de emergencia.

Operadores militares estadounidenses de carretillas elevadoras ayudaban a descargar algunos vuelos extranjeros, mientras funcionarios estadounidenses y haitianos estaban rebasados en número por soldados y trabajadores de ayuda extranjeros, sin que estuviese visible alguna autoridad haitiana de alto rango.

El presidente Leonel Fernández se convirtió el jueves en el primer jefe de Estado en llegar a Haití luego del terremoto y se reunión con el presidente haitiano René Preval en Puerto Príncipe. Fernández recordó que la República Dominicana, por ser el vecino más próximo de Haití, pudo llegar primero con las ayudas, tanto de alimento y medicinas, como de equipos para el retiro de escombros, técnicos y médicos.

publicidad

El mandatario dominicado prometió entregar diariamente a Haití 30,000 raciones de comida cruda y 10,000 de alimentos cocidos para enfrentar la crisis que se vive tras el sismo del pasado martes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad