publicidad
En su segundo día de gira por América Latina, el presidente Obama la pasa en Rio de Janeiro, Brasil. Después se dirigirá a Chile y a El Salvador.

Barack Obama llegó a Rio de Janeiro

Barack Obama llegó a Rio de Janeiro

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, arribó en la noche de este sábado a Rio de Janeiro, para el segundo día de una visita a Brasil en el marco de su gira por América Latina.

En su segundo día de gira por América Latina, el presidente Obama la pas...
En su segundo día de gira por América Latina, el presidente Obama la pasa en Rio de Janeiro, Brasil. Después se dirigirá a Chile y a El Salvador.

Visita al cerro de Corcovado

RIO DE JANEIRO - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, arribó en la noche de este sábado a Rio de Janeiro, para el segundo día de una visita a Brasil en el marco de su gira por América Latina.

Luego de reunirse en Brasilia con la presidenta Dilma Rousseff, Obama arribó a Rio sobre las 20H45 locales (23H45 GMT), y pernoctará en la turística ciudad brasileña.

En Rio de Janeiro pronunciará el domingo un discurso dirigido al pueblo brasileño desde el Teatro Municipal, en el centro de la ciudad.

Obama tiene previsto también visitar el cerro de Corcovado, donde se encuentra la estatua del Cristo Redentor, y también la favela Cidade de Deus, en la periferia de Rio de Janeiro.

Obama y Rousseff estrechan relación

publicidad

Los presidentes de Estados Unidos y Brasil, Barack Obama y Dilma Rousseff, sentaron este sábado las bases para estrechar la relación bilateral y la anfitriona reclamó una rápida reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, que su país aspira a integrar de forma permanente.

La visita de Obama a la capital brasileña estuvo marcada por su anuncio del inicio de una "acción militar limitada" de fuerzas estadounidenses en Libia, aunque reiteró que no desplegará fuerzas terrestres.

Francia, Estados Unidos y Gran Bretaña lanzaron ataques desde el aire y el mar este sábado contra objetivos en Libia para intentar contener una ofensiva del régimen de Muamar Gadafi contra los rebeldes que ocupan varias ciudades.

Junto a Rousseff, Obama destacó que Brasil como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU "se unió a Estados Unidos en la condena a los abusos de los derechos humanos en Libia".

Sin embargo, Brasil, que es miembro temporario del Consejo de Seguridad y actualmente preside sus sesiones, se abstuvo el jueves en la votación de la resolución 1973 impulsada por Washington, París y Londres, que autorizó el uso de la fuerza en Libia.

Rousseff aprovechó la visita de Obama a su país para reiterar la principal reivindicación brasileña en el plano internacional: integrar de forma permanente un Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ampliado.

publicidad

"Defendemos una reforma fundamental en el diseño de la gobernanza global, y la ampliación del Consejo de Seguridad de la ONU", con la "seguridad de que un mundo multilateral producirá beneficios a la paz de los pueblos", le dijo Rousseff a Obama.

El presidente estadounidense evitó expresar un apoyo explícito a Brasil, como lo hizo con India, pero en un comunicado conjunto expresó su "aprecio" por la aspiración de Brasil.

Discuten la reforma de la ONU

Junto a Rousseff, Obama se limitó a afirmar que "Estados Unidos seguirá trabajando con Brasil y otras naciones en reformas que hagan del Consejo de Seguridad (un organismo) más efectivo, más eficiente, y más representativo".

El mandatario estadounidense saludó "el extraordinario ascenso de Brasil" que "ha llamado la atención del mundo".

Recordó que Brasil es "una de las economías de más rápido crecimiento" y que ha "sacado a decenas de millones de la pobreza".

Reiteró su voluntad de profundizar los lazos bilaterales "en base en el interés mutuo y el respeto".

Rousseff expresó su voluntad de "construir una relación de mayor profundidad" con Estados Unidos. Pero para ello "es preciso también, con la misma franqueza, tratar de nuestras contradicciones", advirtió.

La mandatario brasileña reclamó a Obama sobre la depreciación del dólar y otras medidas proteccionistas que afectan en particular a las exportaciones brasileñas hacia Estados Unidos de alcohol, jugo de naranja y acero.

publicidad

Obama de su lado, manifestó que Estados Unidos debe tratar su relación económica con Brasil "con la misma seriedad" que lo hace con China e India.

El mandatario también dijo este sábado que Estados Unidos pretende ser uno de los "mejores clientes" del petróleo brasileño, cuando Brasil comience a exportar el crudo de sus grandes yacimientos en aguas profundas, que según la Casa Blanca sitúan las reservas brasileñas en el doble de las estadounidenses.

Obama quiere también promover la inversión de las empresas de su país en las obras para los Juegos Olímpicos de 2016 y el Mundial 2014.

Sigue Chile y El Salvador

Al iniciar su intervención junto a Obama, Rousseff destacó que los dos países elevaron "a los más altos puestos a un afrodescendiente y a una mujer, para crear sociedades más armónicas y generosas".

Obama llegó a Brasil para una visita de dos días, primera etapa de una gira que lo llevará también a Chile y El Salvador. En la mañana y la tarde estuvo en Brasilia y en la noche arribó a Rio de Janeiro, donde visitará el domingo la estatua del Cristo Redentor y una favela, y pronunciará un discurso al pueblo brasileño.

Se trata de la primera gira latinoamericana de Obama desde que se reunió por primera vez con los presidentes de la región hace dos años en Trinidad y Tobago, durante la Cumbre de las Américas.

publicidad

Allí prometió una nueva relación con la región, después de que hubiera quedado relegada durante el gobierno de su predecesor, George W. Bush.

La gira de Michelle Obama en Brasil

La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, se reunió el sábado con 50 embajadores de la juventud de Brasil, asistió a una presentación de danza artística marcial y quedó asombrada ante un grupo de tamborileras de samba en el primero de los cinco días de la gira que efectúa su esposo, el presidente Barack Obama, por América Latina.

Michelle Obama saludaba y sonreía a su ingreso en un restaurante al aire libre bajo la sombra de palmeras. Su presencia entusiasmó a los jóvenes, muchos de los cuales han participado en un programa del Departamento de Estado norteamericano que programa viajes a Estados Unidos en intercambio cultural.

"Bom día (Buenos días) ¿Está bien así? Desafortunadamente es todo lo que sé (de portugués)", dijo la primera dama, cuya confesión suscitó el aplauso y la risa de los presentes.

Michelle Obama, a quien acompañaban sus hijas Sasha y Malia, así como su madre Marian Robinson, reiteró ante los presentes el mensaje que ha transmitido a los jóvenes en el orbe: que la educación y el intento de comprender otras culturas es una de las mejores curas a algunos de los males en el mundo.

publicidad

Michelle Obama dijo que ella y su esposo "siempre han creído que el futuro de nuestras dos naciones no depende solamente de las relaciones entre los presidentes y los primeros ministros". También exhortó a los presentes a que "salgan de los lugares que conocen y viajen por el mundo".

Raquel Santos Silva, de 20 años, hizo precisamente eso hace tres años al visitar Washington en un programa de intercambio.

Alienta a jóvenes en Brasil

El viaje "fue todo un sueño, muy inspirador", dijo Silva, estudiante de relaciones internacionales.

"También lo es encontrarme con Michelle Obama. Es una mujer negra firme y el lugar en el que ella se encuentra en la vida inspira a todas las mujeres negras como yo en Brasil", apuntó.

Brasil es una nación de 190 millones de habitantes, la mitad de raza negra. La población negra es enormemente más pobre y ocupa menos cargos de poder que los caucásicos. La elección de Barack Obama inspiró a los negros en Brasil, que empezaron a creer que quizás sus vidas podían mejorar.

Icaro Soares Alves, de 19 años, de la ciudad de Manaus, conoció a Michelle Obama el año pasado en Washington cuando participó en el programa de intercambio.

"Este es uno de los momentos más importantes de mi vida, volver a encontrarla", comentó. "Ella rompe todos los estereotipos de que el pueblo estadounidense es frío. Con su sonrisa y abrazo es muy acogedora. Creo que debe tener un poquito de brasileña".

publicidad

Silva y Alves provienen de hogares pobres y Obama elogió los esfuerzos extraordinarios de brasileños jóvenes como ellos para escapar la pobreza por medio de la educación.

"Quiero que todos me miren y vean que todo es posible. Por eso estoy aquí. Por eso es que he venido a hablarles a todos ustedes, ya que no hay motivo por el cual ustedes no puedan estar aquí", les dijo.

Después de sus breves declaraciones, Obama presenció la actuación de un grupo de capoeira, una mezcla brasileña de danza y arte marcial que incorpora cantos e instrumentos tradicionales. La primera dama observó con asombro las contorsiones acrobáticas de los atletas.

A continuación un poderoso grupo de samba con 13 mujeres contagió de tal modo a los presentes que Michelle Obama empezó a taconear al ritmo de la música.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad