publicidad

Bachelet pidió "fuerza Chile" en mensaje nacional tras terremoto de 8.8 grados

Bachelet pidió "fuerza Chile" en mensaje nacional tras terremoto de 8.8 grados

La presidenta de Chile pidió confianza y "fuerza" a los chilenos para reconstruir el país tras potente terremoto de 8.8 grados.

Daños inmensos

SANTIAGO - Como si fuera el fin del mundo…, millones de chilenos despertaron la madrugada del sábado en medio del segundo terremoto más grande de la historia del país y el quinto en el mundo, con una fuerza de 8.8 grados en la escala de Richter, que dejó dos millones de damnificados y más de 300 muertos..

Al término de la primera jornada, la presidenta Michelle Bachelet pidió ánimo y confianza a los chilenos "acostumbrados a vencer la adversidad", dijo en un mensaje transmitido a la nación poco después de las 9 de la noche, en medio de nuevas réplicas. Y luego pidió "fuerza Chile" para reconstruir cuanto antes el país.

Siga aquí en vivo los sucesos en Chile.

"Estoy impresionada por el grado de destrucción de un terremoto extraordinariamente fuerte", dijo poco antes Bachelet, durante una gira relámpago a la zona de concepción y Talcahuano, más de 500 km al sur de Santiago, epicentro del seísmo. "Los daños son cuantiosos", agregó.

El presidente electo Sebastián Piñera, quien recibirá el mando del país el 11 de marzo, también viajó al sur del país y dijo aseguró que si bien el terremoto causó daños inmensos a la infraestructura del país, en nada cambia los planes de su gobierno.

"Tendremos que trabajar más y ayudar a la gente", dijo el mandatario, un acaudalado empresario que ganó los comicios en una elección que puso fin al gobierno de la Concertación que condujo los destinos del país durante 20 años, desde la salida del gobierno militar que encabezó el general Augusto Pinochet.

publicidad

Segundo más fuerte

The Associated Press aseguró que el terremoto de Chile es uno de los mayores sismos jamás registrados que destruyó casas, puentes y autopistas en el centro-sur de Chile, matando a más de 300 personas y provocando un maremoto que destruyó zonas de Talcahuano y avanzó a gran velocidad por el Océano Pacífico, pasando por la Isla Juan Fernández, Isla de pascua, partes de la Polinesia y Hawai.

Según registros, el terremoto de magnitud 8,8 grados llegó a sentirse hasta en Sao Paulo, Brasil, ubicado a unos 2,900 kilómetros (1,800 millas) al este de Santiago.

Tras el sismo, más de 70 réplicas sacudieron el país, algunas de 6,3 grados, acrecentando los miedos en varias ciudades.

"No ha parado de temblar en todo el día”, dijo a Univision.com Julia Osorio, una residente de Concón, Viña del Mar. “Cada nuevo temblor pienso si se saldrá el mar. Siempre hemos tenido miedo a un maremoto. En 1960 uno destruyó Valdivia y Chillán".

Aquel movimiento telúrico, de 9.5 grados en la escala de Richter, es el más grande en la historia de la humanidad. Mató a más de 25 mil personas y arrasó ciudades completas, entre ellas Chillán, que fue reconstruido en otra zona donde el sábado en la madrugada ocurrió el potente sismo de 8.8 grados.

Estado de catástrofe

Horas después del sismo, Bachelet declaró el "estado de catástrofe" en el centro del país para acelerar las ayudas y dijo que el gobierno no ha pedido asistencia internacional. Pero la mandataria agradeció las muestras de apoyo.

publicidad

"Ayer ayudamos a nuestros hermanos de Haití. Ahora nos han llamado el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la presidenta de Argentina (Cristina Fernández), el secretario General de las Naciones Unidas… A todos les agradecemos sus muestras de apoyo y solidaridad", dijo.

Obama, en declaraciones dadas en uno de los jardines de la Casa Blanca, dijo que la ayuda de su país "estará ahí" hasta que Chile la pida.

Millones a oscuras

Tras el terremoto, ocurrido a las 3:34 horas del sábado, un tercio de la capital, donde vive el 40% de los 17 millones de chilenos, se quedó sin luz, la mayoría de semáforos se apagaron, el tren subterráneo no funciona, el transporte público era escaso y el Aeropuerto Internacional de Santiago permanece cerrado.

Hacia el sur, en Talcahuano, una ola inmensa penetró unos 500 metros tierra adentro devastando la zona costera, destruyendo casas y plantaciones a su paso y dejando en medio del campo barcos pesqueros, como si los hubiesen lanzado con catapultas.

La ola ingresó al menos 500 metros arrasando todo a su paso, reportó TVN.

"La imagen es dantesca", dijo el corresponsal de Televisión Nacional de Chile (TVN), Amaro Gómez Pablo en un despacho en vivo emitido por Internet.

Fallas de construcción

En zonas cercanas a Talcahuano se vieron carreteras y puentes construidos hace apenas un año y que fueron hechos con capacidad para resistir grandes movimientos, pero el terremoto del sábado los quebró y dejó al borde del colapso.

publicidad

"Las casas están en el suelo, las calles rotas, los edificios quebrados. Esto fue terrible", dijo una pobladora de la zona.

El ministro de interior, Edmundo Pérez Yoma, calificó el terremoto como "devastador". Bachelet reiteró que "el sistema está funcionado. La gente debe permanecer en calma. Nosotros estamos haciendo todo lo que podemos con todas las fuerzas que tenemos. Cualquier información se las compartiremos de inmediato".

El ministro de Transportes y Telecomunicaciones, René Cortázar, pidió a los chilenos hacer llamadas telefónicas y viajes solo cuando sea "absolutamente necesario". También solicitó racionar el consumo de energía eléctrica para no sobrecargar el sistema de generación.

Posterior maremoto

Frente a Valparaíso, en el archipiélago de Juan Fernández, a 660 kilómetros de la costa chilena, se reportaron 11 desaparecidos a causa de una marejada que penetró hasta tres kilómetros de tierra a eso de las 6 a.m. del sábado.

Entre los muertos en la tragedia, la Cancillería de Perú dijo que dos eran ciudadanos peruanos.

En Talca, una de las principales zonas agrícolas de Chile ubicada a 105 kilómetros del epicentro, muchas aldeas, pueblos y caseríos siguen incomunicados. En la zona costera el maremoto causado por el potente sismo también dejó daños incalculables y recién las autoridades están verificando si hubo personas fallecidas y cuántos.

publicidad

Juan José Lavín, corresponsal de TVN, dijo que se espera que el número de fallecidos en esa zona del sismo podría ser alta.

Ciudad colapsada

A su vez, el centro histórico de Talca, con la mayoría de construcciones de adobe, cayó casi en su totalidad, aunque la mayoría de edificios albergan comercios que a estaban vacíos a las 3.34 de la madrugada cuando ocurrió el sismo.

El sábado Bachelet sobrevoló la localidad y vio que "todo el casco histórico con edificaciones antiguas, casas antiguas, (aparece) con daños muy importantes y otros sectores más nuevos pudieron soportar mejor la fuerza del terremoto".

La ministra de Vivienda, Patricia Poblete, calculó que "estamos hablando de una cifra preliminar de 1.5 millón de viviendas" afectadas, de las cuales hay "500.000 con daños severos, (que) probablemente no se pueden habitar" más.

Aclaró que el gobierno demorará hasta dos semanas en tener datos más rigurosos.

El Centro Geológico de Estados Unidos reportó que después del sismo de 90 segundos de duración ocurrieron por lo menos 70 réplicas de magnitud 5 grados o más, incluso una de 6,9 grados.

El epicentro del terremoto del sábado se ubicó a 325 kilómetros al suroeste de Santiago y a una profundidad de 35 kilómetros.

Chile versus Haití

publicidad

El terremoto del sábado en Chile fue varias veces más poderoso que la catástrofe sísmica que asoló Haití el mes pasado, pero la cifra de muertos fue mayor en el país caribeño por varios órdenes de magnitud.

Las razones son sencillas. Chile, en comparación con Haití, es un país rico, mucho mejor organizado e infinitamente mejor preparado para responder. Su construcción es antisísmica porque tiene una experiencia con los temblores de tierra de la que carece Haití.

Y además, está el factor suerte. El epicentro del temblor del sábado se encontraba lejos de la costa y a casi 34 kilómetros bajo la superficie en una zona relativamente incontaminada, mientras que el desastre tectónico haitiano fue más superficial -a unos 12 kilómetros de profundidad- y en las afueras de Puerto Príncipe.

Factor clave

"Los terremotos no matan, no causan daños si no hay nada que dañar", dijo Eric Calais, un geofísico de la universidad Purdue que estudia al sismo haitiano.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (SGS por sus siglas en inglés) dice que ocho poblaciones haitianas grandes y pequeñas -incluida esta capital de 3 millones de habitantes- sufrieron temblores entre "violentos" y "extremos" durante el terremoto de magnitud 7, que según el gobierno dejó unos 220,000 muertos y 1,2 millones de personas sin techo.

publicidad

En cambio, ninguna zona urbana chilena sufrió más que un temblor "grave" -el tercer nivel de seriedad- en el desastre de magnitud 8,8 del sábado, según la medición del USGS.

De acuerdo con la energía liberada en el epicentro, dijo Calais, el sismo chileno fue 900 veces más poderoso que el haitiano.

Carlos Saldivia, un periodista independiente que vive en un 16 piso de un edificio en Santiago, dijo que “el movimiento duró casi tres minutos. Cuando pensé que todo se iba al suelo, se detuvo. Pero las réplicas no han parado y algunas son bastante fuerte”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad