publicidad
.

Bachelet decretó el estado de catástrofe en la zona del terremoto en Chi...

Bachelet decretó el estado de catástrofe en la zona del terremoto en Chile

Bachelet decretó el estado de catástrofe en la zona del terremoto en Chile

La presidenta Michelle Bachelet decretó el estado de catástrofe en zona del terremoto. Cifra de muertos subió a 708.

Fuera de control

SANTIAGO - Casi 40 horas después del terremoto de 8.8 grados que destruyó el centro-sur de Chile, la presidenta Michelle Bachelet decretó el estado de catástrofe en las regiones de Concepción y Maule, las más devastadas por el seísmo y un posterior maremoto que arrasó los poblados del litoral, al tiempo que anunció que el número de muertos ascendió a 708 y que la cifra podría aumentar.|

Siga aquí en vivo los sucesos en Chile

La mandataria añadió que "hay un número creciente de personas desaparecidas".

La decisión surgió tras varios saqueos a supermercados en las zonas afectadas y las severas críticas de una población desesperada carente de servicios básicos tales como agua potable, energía eléctrica, alimentos, abrigo y vivienda, como consecuencia del terremoto, el segundo de mayor intensidad en Chile en 50 años, y el quinto a nivel mundial.

Concepción (510 km al sur de Santiago), escenario de saqueos y graves desórdenes el domingo en la mañana, fue declarada bajo estado de excepción y toque de queda entre las 20 horas y las 6 a.m. del día siguiente para evitar nuevos motines callejeros, según dijo la Televisión Nacional de Chile (TVN).

Bachelet precisó que el estado de catástrofe permitirá que 10 mil soldados del Ejército de Chile, al mando de dos generales, tomen en control de ambas zonas, coordinen las tareas de rescate, la seguridad ciudadana y la entrega de abastecimientos.

publicidad

Zona de impacto

Los edificios de las intendencias de Concepción y Maule quedaron totalmente destruidos por el seísmo, situación que impide el trabajo de los gobiernos locales.

El estado de excepción otorga a los militares poderes extraordinarios para que las tropas detengan y arresten personas, además de usar sus armas en caso de motines o que la situación de desórden ponga en peligro a las tropas y la población civil.

A su vez, la presidenta chilena dijo que el número de muertos se elevó a 708 y que no hay todavía una lista de personas desaparecidas, pero que estaban trabajando para establecerla con exactitud. "Y también hay una creciente lista de personas desaparecidas".

Cientos desaparecidos

Despachos de TVN precisan que en pueblos costeros, caletas de pescadores y balnearios entre Llolleo, en Valparaíso, y la zona sur de la desembocadura del río Maule, de un largo que supera los 400 km, fue azotada por un maremoto entre 15 minutos y dos horas después del terremoto del sábado, sin que el gobierno advirtiera del mortal fenómeno.

Hombres y mujeres buscan desesperados a familiares entre escombros de lo que antes fueron barrios, hoteles, residenciales, escuelas, iglesias y otro tipo de construcciones totalmente destruidas.

Montañas de escombros muestran un panorama desolador a medida que pasan las horas y prosiguen las réplicas, algunas superiores a los 6 grados. Clima de nervios

publicidad

Funcionarios locales de Maule y Concepción declararon a los canales de televisión locales que si el gobierno no reacciona y envía ayuda inmediata a las zonas del epicentro del terremoto, "habrá una explosión social que no podrá ser detenida".

Mientras, en Valparaíso y Viña del Mar miles de pobladores huyeron a primeras horas de la tarde hacia los cerros tras avisos de un eventual maremoto en curso.Sin embargo, poco después las autoridades avisaron que se trataba de una falsa alarma y que las condiciones del mar estaban tranquilas, que todo se debió a una mala interpretación de una marea baja que ocurre todos los días.

La aclaración, pese al esfuerzo del gobierno local, llegó tarde y ya miles de personas habían huído hacia las partes altas de Valparaíso y Viña del Mar, golpeadas por el terremoto del sábado con una intensidad de 7 grados en la escala de Richter.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su última conferencia de prensa como presidente EEUU Barack Obama prometió que de ser necesario levantará su voz en defensa de los dreamers luego de su mandato.
El agresor también se disparó a sí mismo. Se teme por la vida de varios de los heridos.
En uno de sus últimos actos antes de dejar la presidencia, Barack Obama conmutó la condena de prisión de Chelsea Manning, la responsable de la mayor filtración de información clasificada estadounidense.
El presidente venezolano dijo en un programa televisado que usaría sus "facultades presidenciales" para liberar a Leopoldo López si "me entregan a Oscar López Rivera". Este martes, el presidente Barack Obama decidió excarcelar a una de las figuras más polémicas dentro del movimiento independentista de Puerto Rico.
publicidad