publicidad
Rubén Alejandro Aguilar, alias El Charro, es miembro del grupo criminal Los Rojos, que azota a Guerrero y Morelos.

Autoridades colombianas capturan al jefe de una sanguinaria banda

Autoridades colombianas capturan al jefe de una sanguinaria banda

El detenido es identificado como el jefe de un grupo criminal que al parecer descuartizaba a sus rivales.

Rubén Alejandro Aguilar, alias El Charro, es miembro del grupo criminal...
Rubén Alejandro Aguilar, alias El Charro, es miembro del grupo criminal Los Rojos, que azota a Guerrero y Morelos.

Las autoridades de Colombia confirmaron este miércoles la captura de un hombre al que se señala de ser el jefe de una banda criminal que al parecer descuartizaba a sus rivales.

Se trata de Orlando Cuero Ramírez, quien fue aprehendido en el municipio de Melgar, departamento de Tolima y a unos 60 kilómetros al suroeste de Bogotá, indicó en rueda de prensa el general Rodolfo Palomino, director de la Policía Nacional.

¿Es este un fuerte golpe al crimen organizado en Colombia?

El oficial explicó que Cuero es señalado por las autoridades de ser el cabecilla de la banda "la Empresa" que delinque en el puerto de Buenaventura, departamento de Valle del Cauca y a 350 kilómetros al suroeste de la capital colombiana.

Según Palomino, "la Empresa" se enfrenta a la banda conocida como "los Urabeños" por el control del narcotráfico en Buenaventura.

publicidad

"Sabemos que en esa disputa territorial que se da en Buenaventura se utilizan medios y métodos criminales, como el descuartizamiento de personas, que no solamente afectan de manera directa a la víctima sino también que dejan mensajes de temor y de amedrentamiento a quienes son sus rivales", comentó el oficial.

Cuero deberá responder por su presunta participación en los delitos de extorsión, homicidio, narcotráfico y concierto para delinquir.

Descuartizan a rivales de la banda 

Según el general Omar Rubiano, comandante de la Regional 4 de la Policía, Cuero tiene 34 años y en 2009 creó la banda de "la Empresa", que actualmente cuenta con unos 200 delincuentes.

Rubiano reveló a AP que en lo que va del año unas 11 personas han sido descuartizadas en el mencionado puerto dentro de la guerra entre "la Empresa" y "los Urabeños".

Un informe de Human Rights Watch publicado en marzo pasado, hizo hincapié en denuncias ya hechas por autoridades de la Iglesia Católica y la Defensoría del Pueblo, en torno a que que algunas de las víctimas de la violencia en Buenaventura son desmembradas en sitios que se conocen como "casas de pique", que usualmente son humildes casuchas de madera.

La Defensoría del Pueblo reportó al menos ocho casos de personas desmembradas entre junio y octubre de 2013.

Según la Fiscalía esta práctica no se reportaba en el país en una sola localidad y de forma tan frecuente desde los tiempos anteriores a la desmovilización de los escuadrones paramilitares, en 2003.

publicidad

La Fiscalía ha dicho que investiga los casos de al menos siete personas desmembradas en dos lugares de Buenaventura en los últimos seis meses y que por ahora no puede afirmar, con total seguridad, que todas las víctimas sean civiles o también existan miembros de esos grupos armados ilegales.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad