publicidad

AUmentaron los daños en Chile tras segundo terremoto de 7.2 grados

AUmentaron los daños en Chile tras segundo terremoto de 7.2 grados

La toma de posesión de Sebastián Piñera se empañó dos veces: el 27 de febrero y el 11 de marzo, el mismo día que juramentó.

Miedo generalizado

VALPARAISO - La toma de posesión de Sebastián Piñera como Presidente de Chile se empañó dos semanas antes de asumir, con el terremoto y posterior maremoto del 27 de febrero, que devastó el centro sur del país con un saldo de más de 1,000 muertos, 1.5 millones de casas destruidas y daños estimados entre $30 mil y $50 millones.

Pero la tragedia se agrandó el jueves a causa de un nuevo terremoto de 7.2 grados que afectó la misma zona del cataclismo de febrero, aumentando los daños y las preocupaciones para un mandatario que nunca imaginó heredar un país herido.

La ceremonia de toma de posesión de Piñera estuvo marcada por tres fuertes temblores y una alerta de maremoto (tsunami) que obligó a la rápida evacuación del edificio del Congreso al final del acto, en el centro del principal puerto chileno.

Unos 25 minutos antes de la ceremonia, un terremoto de 7.2 grados en la escala de Richter sacudió a los asistentes, entre ellos jefes de estado, príncipes, ministros y delegaciones provenientes de todos los rincones del mundo para saludar al nuevo presidente y despedir a Michelle Bachelet.

La armada, cuestionada por su lenta reacción a finales de febrero, esta vez alertó de inmediato de un tsunami debido a la magnitud del temblor, pero horas después anunció que ya había pasado el peligro.

El aviso causó pánico generalizado en el puerto y Viña del Mar, vecina a Valparaíso, donde miles de personas fueron conminadas por las autoridades a abandonar la zona costera y dirigirse hacia los cerros.

publicidad

El 27 de febrero la armada no avisó a la población de un maremoto tras el sismo de 8.8 grados cuyo epicentro fue ubicado a unos 510 kilómetros al sur de Santiago. El fenómeno provocó olas que en algunos puntos se alzaron hasta 15 metros de altura y desaparecieron pueblos, caletas y balnearios en un ancho de unos 400 km de litoral.

Serie de réplicas

Tras el primer sismo la zona fue sacudida por al menos 5 réplicas, justo cuando la mandataria saliente, Michelle Bachelet, aguardaba el ingreso de su sucesor al edificio del Congreso.

Algunas personas se pusieron de pie, pero Bachelet se mantuvo imperturbable, mientras un enorme ramo de flores situado cerca de la testera se bamboleaba.

El locutor oficial llamó a la calma, pero 30 minutos después, cuando culminó la ceremonia tras el juramento de Piñera y de sus ministros, se pidió la rápida evacuación del edificio legislativo en acatamiento de la una alerta de tsunami.

Los guardaespaldas del príncipe Felipe de España se apresuraron a retirarlo del edificio y la presidente de Argentina, Cristina Fernández, fue de las primeras en salir, entre la multitud de asistentes.

Medidas de seguridad

Piñera, luego de salir del edificio del Congreso, se dirigió a la Casa Presidencial de Cerro Castillo, en Viña del Mar, lugar de veraneo del Presidente.

Durante una improvisada conferencia de prensa, el mandatario pidió tranquilidad a la población y recomendó que los habitantes de las zonas costeras de la zona del sismo (de la cuarta a la octava región) subieran a lugares altos, como los cerros cercanos, sólo como una medida de seguridad.

publicidad

"Quiero llamar a todos los chilenos, en estos momentos de adversidad, a que sequemos nuestras lágrimas y pongamos manos a la obra, en la gran tarea de enfrentar esta emergencia, en la gran tarea de reconstruir nuestro país", dijo.

El 27 de febrero, al no haber avisos de tsunami, miles se quedaron en sus casas en las cercanías del litoral. Cuando vino el maremoto atrapó a un número indeterminado de personas que el gobierno todavía no ha podido esclarecer.

Testigos de la tragedia aseguran que el maremoto de febrero se tragó casas habitadas y se llevó mar adentro buses y automóviles con pasajeros.

Estado de catástrofe

El nuevo ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, anunció que el presidente se aprestaba a declarar estado de catástrofe en la sexta región (fronteriza con Santiago), cuya capital es Rancagua, donde fue el epicentro del sismo del jueves.

Hinzpeter dijo que no ocurrieron tsunamis, pero "existieron marejadas, la salida y luego la vuelta del mar en zonas costeras".

Agregó que en pueblos como "Pichilemu, Bucalemu, hubo una retirada del mar que luego volvió con cierto grado de violencia, afortunadamente, sin la dimensión de lo que vimos" en febrero.

Piñera por la noche dirigirá un discurso al país en la expondrá algunos de sus planes para hacer frente a la reconstrucción de la zona del centro sur del país devastada por los terremotos y el maremoto del penúltimo día de febrero.

publicidad

"Quiero afirmar que la mantención del orden público y la entrega de los servicios básicos que permiten una vida digna para la gente, van a ser nuestra permanente y absoluta prioridad", dijo Piñera.

Pánico en el sur

En Constitución, 350 kilómetros al sur de santiago y donde el terremoto del 27 causó más daños, mucha gente salió a las calles, según mostró la televisión estatal y se dirigían a zonas altas, alertados ante el eventual tsunami. Sin embargo, comenzaron a bajar a sus horas poco después.

En Concepción, 500 kilómetros al sur, la gente también salió a las calles, pero no se ha informado hasta ahora de víctimas o nuevos daños.

En este puerto, aún cuando el océano Pacífico se veía tranquilo, mucha gente se dirigió a las partes altas, algo común porque la mayoría de la población de Valparaíso vive en los cerros que circundan a la bahía.

Un día después del sismo de febrero en las zonas afectadas se registraron saqueos y actos de pillaje que obligaron al gobierno a enviar al ejército para reponer el orden. Piñera evalúa incrementar los patrullajes en las nuevas zonas afectadas el jueves.

Esperan informe

Piñera dijo este jueves que está a la espera de una evaluación de daños en Rancagua, la ciudad más afectada por las fuertes réplicas sísmicas sucedidas esta mañana, pero anticipó "daños significativos".

publicidad

Aún hace falta "un análisis preliminar de los daños que han ocurrido en Rancagua, son daños significativos", dijo Piñera en declaraciones desde Valparaíso, instantes después de haber asumido como presidente.

"Estamos en contacto con el intendente de la región y vamos a tener una evaluación más precisa de los daños, probablemente en el transcurso de esta tarde", precisó el mandatario.

"Vamos a desplazar las fuerzas armadas que sean necesarias para garantizar a partir de esta misma noche el orden público y la seguridad ciudadana en las zonas que se vieron más afectadas por este terremoto o réplica de terremoto", agregó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad