publicidad

Asamblea General de OEA analizará golpe en Honduras en sesión extraordinaria

Asamblea General de OEA analizará golpe en Honduras en sesión extraordinaria

Este martes se realizará una sesión extraordinaria para analizar los pasos a seguir tras el golpe militar en Honduras.

Condena mundial

NACIONES UNIDAS - La Asamblea General de la ONU pidió este martes la restitución "inmediata e incondicional"  en el poder a Manuel Zelaya como presidente de Honduras, mediante una resolución en la que ratificó su condena al " golpe de Estado" ocurrido el pasado domingo.

"Esta resolución expresa la indignación del pueblo de Honduras y del resto de la comunidad internacional", dijo el depuesto presidente de Honduras, al dirigirse a la Asamblea poco después de la aprobación unánime de la resolución.

Recibe noticias de Honduras en tu móvil

Charla en vivo con otros hondureñosLa resolución emitida por la ONU señala que con el arresto y expulsión del presidente de Honduras "se ha interrumpido el orden constitucional y democrático, así como el ejercicio legítimo del poder". En tanto, el recién nombrado presidente Roberto Micheletti ha dicho que si Zelaya regresa a Honduras lo enviará a la cárcel.

Zelaya denunció en su discurso el golpe de Estado como un "zarpazo a la democracia" perpetrado por "líneas de élite que se oponen a los cambios".

Los 192 países de la ONU fueron enfáticos es que se restituya la autoridad "legalmente establecida" en el país centroamericano, "para que cumpla el mandato por el que el presidente fue elegido por el pueblo".Asimismo, instaron a "todos los países a que no reconozcan otro Gobierno que no sea el constitucional" de Zelaya, además de expresar su firme apoyo a los esfuerzos hechos de acuerdo al capítulo VIII de la carta de Naciones Unidas, que llama a la resolución pacífica de los conflictos.

publicidad

Resolución

El proyecto de resolución de apoyo al presidente depuesto había sido presentado por Venezuela, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Antigua y Barbuda, Guatemala y República Dominicana.

Se sumaron después Estados Unidos, Canadá y Colombia, luego de que se aceptaran varias enmiendas, incluyendo una que expresa un "decidido respaldo" a los esfuerzos regionales de organismos como la OEA para resolver la crisis.

Zelaya agredeció el apoyo internacional y aseguró haber recibido llamadas de respaldo de los presidentes de Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Colombia y México.

"Luchar por la democracia no es luchar por un país o un pueblo sino por todos los pueblos", dijo Zelaya, en un discurso improvisado en el que aseguró que la ONU "es una garantía de la democracia en el mundo".

La OEA analiza situación

De otro lado, la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) realizará este martes una sesión extraordinaria para analizar los pasos a seguir tras el golpe militar en Honduras del domingo pasado.

La sesión, prevista a partir de las 20:00 GMT en la sede de la OEA en Washington, fue convocada en el marco de una resolución de condena adoptada por el Consejo Permanente del organismo regional el domingo pasado, en respuesta a la destitución de Manuel Zelaya como presidente hondureño.

publicidad

En paralelo, el depuesto mandatario tiene previsto hablar a las 15:00 GMT ante la Asamblea General de la ONU, confirmó un funcionario del organismo mundial.

Zelaya fue sustraído del palacio presidencial a punta de pistola por los militares y trasladado a Costa Rica, acto que, según declaró ayer el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, "no fue legal".

El XXXVII período extraordinario de sesiones de la Asamblea General, órgano supremo de la OEA, se produce en unos momentos de alta tensión en las calles de Tegucigalpa entre los seguidores y grupos leales a Zelaya y las fuerzas de seguridad.

Crecerá presión internacional

También se realiza mientras el nuevo presidente provisional de Honduras, Roberto Micheletti (designado el domingo, pocas horas después del golpe), ha dejado en claro que resistirá las presiones de la comunidad internacional de restaurar al depuesto mandatario.

La idea detrás de esta sesión extraordinaria, a juzgar por las declaraciones de los últimos dos días, es elevar la presión para que se restablezca el orden democrático en Honduras y se logre el retorno de Zelaya al poder.

Así, la Asamblea General tiene ante sí un amplio abanico de acciones para continuar la campaña de coerción, entre las que podrían figurar declaraciones políticas y recomendaciones para el aislamiento diplomático del nuevo Gobierno de Tegucigalpa.

publicidad

La reunión se realizará un día después de que el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, afirmase desde El Salvador que su organización no aceptará "una vuelta al pasado" en el continente.

El organismo también ha enfatizado que no hará ninguna concesión a un régimen proclamado sobre la base de un golpe militar.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad