publicidad
.

Arias y las dos partes confirmaron el fracaso del diálogo sobre la crisi...

Arias y las dos partes confirmaron el fracaso del diálogo sobre la crisis en Honduras

Arias y las dos partes confirmaron el fracaso del diálogo sobre la crisis en Honduras

El presidente costarricense Oscar Arias confirmó que el diálogo con las partes hondureñas en conflicto no fructificó.

Las delegaciones se retiraron

SAN JOSE (AP) - El presidente costarricense Oscar Arias confirmó el domingo que el diálogo con las partes hondureñas en conflicto no fructificó en su cuarta jornada pero anunció que se tomará 72 horas para intensificar esfuerzos en obtener alguna salida al problema.

Recibe noticias de Honduras en tu móvil

Charla en vivo con otros hondureños

Por el momento, las delegaciones del depuesto presidente Manuel Zelaya y del gobernante designado Roberto Micheletti se retiraron de las conversaciones, confirmando ambas que no hubo resultado.

"No fue posible llegar a un acuerdo satisfactorio. La delegación de Zelaya aceptó íntegramente mi propuesta, no así la delegación de don Roberto Micheletti", manifestó Arias después de que hablarán representantes de las dos comisiones.

El mandatario costarricense adelantó que se tomará 72 horas "para trabajar de una forma más ardua para ver si logramos un acuerdo... ¿porqué cuál es la alternativa al diálogo?", cuestionó.

Previamente el canciller designado y vocero de Micheletti, Carlos López calificó que la propuesta de Arias es "inaceptable", mientras Rixi Moncada del grupo de Zelaya lamentó la decisión y confirmó que dan por finalizadas las conversaciones.

La negociación fracasada

"No vamos, por ningún punto, a realizar ningún acuerdo sin respeto a nuestras instituciones y sin respeto a la Constitución de la República", había afirmado el sánad Vilma Morales, ex presidenta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) e integrante de la comisión de Micheletti en el diálogo que se celebra en Costa Rica.

publicidad

Morales señalaba en conversación con una emisora local desde Costa Rica que había que "ir discutiendo punto por punto" y "hay que analizar" todo lo que significa la propuesta de Arias.

"Hay diversos temas que son parte de este diálogo, desde el adelanto a las elecciones, desde el retorno del presidente Zelaya, desde lo que corresponde a que las Fuerzas Armadas pasen bajo la dependencia absoluta del TSE", refirió la ex magistrada.

Agregó que algunos planteamientos implican a instituciones del Estado hondureño y por tanto se requiere la consulta con ellas.

La esperanza del mandatario y Premio Nobel de la Paz en 1987 era que ambas partes acepten sus ideas como una forma de solucionar pacíficamente la crisis política que vive ese país desde que Zelaya fuera depuesto el pasado 28 de junio en un golpe de Estado.

Su esposa Xiomara Castro lideró una manifestación en Honduras y afirmó que Zelaya estaría de regreso 'en pocas horas'. Desde el pasado jueves se está manejando el supuesto viaje del mandatario depuesto para crear una sede alterna en Tegucigalpa, pero hasta el momento no se anunciado cuándo llegaría al país.

Las propuestas

Durante la segunda ronda de negociaciones, Arias presentó su propuesta que además de la restitución de Zelaya contemplaba la instalación de un gobierno de unidad y reconciliación, según indicó a periodistas el vocero del Ministerio de la Presidencia, Pablo Guerén.

publicidad

También preveía una amnistía general para delitos de tipo político, señaló el portavoz.

La serie de acuerdos iniciaba con el planteamiento de "la legítima restitución de José Manuel Zelaya Rosales en la Presidencia de la República, cargo en el que permanecerá hasta el fin del periodo constitucional (_) que concluye el 27 de enero del próximo año".

Gobierno de reconciliación

En esa fecha, Zelaya "entregará el poder al candidato designado libre y democráticamente por el pueblo, en elecciones supervisadas y reconocidas por la comunidad internacional", según la propuesta.

También se preveía "la conformación de un Gobierno de unidad y reconciliación nacional, compuesto por representantes de los principales partidos políticos".

Asimismo, "la declaración de una amnistía general exclusivamente para todos los delitos políticos cometidos con ocasión de este conflicto, antes y después del 28 de junio pasado".

Igualmente, "la renuncia expresa del Presidente Zelaya, y de su Gobierno, de la pretensión de colocar una 'cuarta urna' en las próximas elecciones, o realizar cualquier consulta popular no autorizada expresamente por la Constitución de la República".

Adelantar elecciones

La propuesta presentada también planteaba "el adelantamiento de las elecciones nacionales del 29 de noviembre al último domingo de octubre, y el adelantamiento de la campaña electoral de los primeros días de septiembre a los primeros días de agosto".

publicidad

Además, determinaba "el traslado del comando de las Fuerzas Armadas del Poder Ejecutivo al Tribunal Supremo Electoral, un mes antes de las elecciones".

Ello, "para efectos de garantizar la transparencia y normalidad del sufragio, conforme con los términos de la Constitución de la República de Honduras".

Comisión verificadora

Se planteaba también "la integración de una comisión de verificación compuesta por hondureños notables y miembros de organismos internacionales, en especial por representantes de la Organización de Estados Americanos".

Se encomendaría a este grupo de trabajo "que vigile el cumplimiento de estos acuerdos y supervise el correcto retorno al orden constitucional".

Leída la iniciativa, el diálogo se enfocó en el análisis de los siete puntos.

Rechazo a la violencia

Al inicio de la reunión Arias dijo en una declaración leída, que "cerramos las puertas para buscar acuerdos, esperamos abrirlas para anunciarlos".

La primera ronda del diálogo mediado por Arias se desarrolló los días 9 y 10 de julio en su residencia en esta capital, sin que entonces se lograse acuerdo sustancial alguno.

"La comunidad internacional ha dado su respaldo unánime a esta mediación, esperando que el conflicto hondureño se resuelva por las vías diplomáticas y los caminos de la paz", dijo el sábado Arias a la prensa y acompañado por las dos delegaciones.

publicidad

Aseguró que, no obstante, ese respaldo "no cobijará a quien pretenda resolver este conflicto por medios violentos. La fuerza fue el origen de este problema y no será jamás su solución".

Arias pareció referirse de forma indirecta al ultimátum anunciado la víspera por el derrocado Zelaya, a quien la paciencia se le termina o a las declaraciones del mandatario venezolano Hugo Chávez, quien ha advertido de la posibilidad de una guerra civil en Honduras.

"A las 12 de la noche (del sábado) vence el plazo para que el gobierno golpista cumpla con las resoluciones de la ONU y la OEA para que me restituyan al poder... si a esa hora no hay una resolución en ese sentido, damos por fracasadas las negociaciones en Costa Rica ", dijo Zelaya la noche de viernes desde Managua.

No especificó qué haría luego de ese momento, pero en declaraciones anteriores afirmó que ingresaría a Honduras y establecería de ser necesario una sede de gobierno paralela. Su canciller Patricia Rodas, manifestó que Zelaya retornaría al país "para la batalla final".

Para Arias, "el uso de la fuerza militar sin agotar el diálogo tiene que ser el último, último recurso" e incluso no descartó la posibilidad de extender la cita hasta el domingo, a pesar de la advertencia de Zelaya.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su última conferencia de prensa como presidente EEUU Barack Obama prometió que de ser necesario levantará su voz en defensa de los dreamers luego de su mandato.
El agresor también se disparó a sí mismo. Se teme por la vida de varios de los heridos.
En uno de sus últimos actos antes de dejar la presidencia, Barack Obama conmutó la condena de prisión de Chelsea Manning, la responsable de la mayor filtración de información clasificada estadounidense.
El presidente venezolano dijo en un programa televisado que usaría sus "facultades presidenciales" para liberar a Leopoldo López si "me entregan a Oscar López Rivera". Este martes, el presidente Barack Obama decidió excarcelar a una de las figuras más polémicas dentro del movimiento independentista de Puerto Rico.
publicidad