publicidad
Un efectivo de un cuerpo especial de la Policía Federal Argentina, custodia el acto por la conmemoración del 11er. aniversario del ataque a la embajada de Israel en Buenos Aires, Argentina, el 17 de marzo de 2003.

Argentinos están involucrados con atentado a embajada de Israel

Argentinos están involucrados con atentado a embajada de Israel

Una compleja trama de encubridores argentinos obstruye la investigación por el atentado a la embajada de Israel en Argentina, a 19 años de la explosión con 29 muertos y más de 200 heridos, señalaron familiares y sobrevivientes.

Un efectivo de un cuerpo especial de la Policía Federal Argentina, custo...
Un efectivo de un cuerpo especial de la Policía Federal Argentina, custodia el acto por la conmemoración del 11er. aniversario del ataque a la embajada de Israel en Buenos Aires, Argentina, el 17 de marzo de 2003.

BUENOS AIRES, Argentina -  Una compleja trama de encubridores argentinos obstruye la investigación por el atentado a la embajada de Israel en Argentina, a 19 años de la explosión con 29 muertos y más de 200 heridos, señalaron familiares y sobrevivientes.

"Miembros de las fuerzas de seguridad liberaron la zona para el ataque, encubrieron y trajeron pistas falsas", aseguró Carlos Sucevich, líder de los familiares de las víctimas, entre ellas su hija Graciela, empleada de la embajada.

Sucevich, de 87 años, aseguró que "hay un pacto de silencio entre los policías que se alejaron de la zona antes del atentado", el 17 de marzo de 1992 a las 14h45 locales.

A pocos metros del dirigente se congregaron unas 500 personas en un acto celebrado en una plaza pedregosa, que tiene 29 tilos, uno por cada fallecido, que rinden homenaje en el lugar donde se levantaba el edificio de la embajada.

publicidad

"Esto es una victoria de los culpables. Hay impunidad y encubrimiento local", subrayó Jorge Cohen, uno de los sobrevivientes y ex jefe de prensa de la embajada.

Piden que se haga justicia

Cohen, que salió aquella vez entre los escombros como un fantasma grisáceo, cubierto de polvo y sangre, perdió las esperanzas de que se esclarezca el hecho, pero Sucevich dijo que no cejará hasta su último aliento.

"Sin castigo a los culpables no se podrá limpiar la profanación que sufrió el espíritu de esta casa. Es una deuda con las víctimas", dijo en la ceremonia el canciller Héctor Timerman, miembro de la colectividad judía argentina, que en los años 90 tenía unos 300.000 integrantes.

Otro sobreviviente, el arquitecto Gabriel Pitchon, afirmó que los encubridores locales "colaboraron contaminando las pesquisas".

"Salí a fumar a un patio, sentí la bomba y fue el horror. La memoria es fundamental", dijo Lea Kovensky, otra empleada de la embajada que emergió entre las ruinas de lo que hoy es un espacio enrejado, con la pared del fondo que conserva las molduras y un bajorrelieve.

Por cada muerto en la embajada suena una campanada de tributo y el saxofonista Oscar Kreimer interpreta el himno argentino, mientras que familiares y sobrevivientes coinciden en preguntarse: "¿Cuántos que nos rodean hoy a diario tuvieron que ver con el ataque?".

publicidad

Oficialmente, no hay ninguna persona u organización acusada en el tribunal que lleva el caso, la Corte Suprema.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad