publicidad

Argentina se vistió de fiesta durante la conmemoración del Bicentenario

Argentina se vistió de fiesta durante la conmemoración del Bicentenario

Millones de argentinos se volcaron a las celebraciones del Bicentenario de la Revolución de Mayo en las calles de Buenos Aires.

Argentina se vistió de fiesta durante la conmemoración del Bicentenario...

Millones de asistentes

BUENOS AIRES - Ajenos a los enfrentamientos de sus políticos, millones de argentinos se volcaron en las celebraciones del Bicentenario de la Revolución de Mayo, que culminaron este martes con un impresionante espectáculo en las calles de Buenos Aires.

Siete presidentes latinoamericanos -los de Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela- acompañaron a los argentinos en el "día grande" de la conmemoración de la revolución que dio paso a la independencia del país.

Desde el pasado viernes, cuando la presidenta, Cristina Fernández, inauguró el "Paseo del Bicentenario", sobre la avenida 9 de Julio y al pie del Obelisco, unos seis millones de personas han participado en los festejos organizados en las calles de la capital.

publicidad

La avenida más importante de Buenos Aires se tiñó de blanco y azul celeste, los colores de la enseña nacional, y los vendedores ambulantes hicieron su agosto con banderas, escarapelas, bufandas, gorros y pañuelos.

La fiesta, que se ha extendido al interior del país, culminó con el "Desfile del Bicentenario", un montaje del grupo Fuerzabruta con más de 2,000 artistas, que arrastró esta noche a unos dos millones de personas al centro de Buenos Aires.

Un impactante espectáculo que narró los episodios más importantes de la historia del país, con grúas que elevaron por los aires a "República Argentina" -encarnada por una joven acróbata vestida de albiceleste-, barcos gigantescos que avanzaron a duras penas entre la multitud y caravanas que no obviaron ni siquiera los acontecimientos más dolorosos, desde las dictaduras a la guerra de Malvinas.

Impresionó a todos

La celebración ha contado con una participación popular como no se recordaba desde hace décadas en Argentina y que supera a las manifestaciones de 1983, con el retorno de la democracia después de siete años de regímenes de facto.

Algún invitado extranjero, como el secretario general Iberoamericano, Enrique Iglesias, reconocía que estaba "impresionado" por la multitudinaria presencia en las calles y el sentimiento con el que los argentinos han celebrado su fiesta patria.

publicidad

La presidenta aprovechó el discurso del Bicentenario para agradecer a los ciudadanos el "patriotismo", la "alegría" y el sentido cívico que han demostrado en estos días.

Fernández, que eligió para la ocasión un vestido blanco y un abrigo azul, quiso también convocar a los argentinos a "superar diferencias" y "construir un país en el que todos" puedan sentirse "parte de él", con "un proyecto estratégico" como guía.

Horas antes, la Iglesia católica había hecho un llamamiento similar para superar el conflicto, en un contexto de crispación política que se agudizó en los últimos días pero que no se trasladó a la fiesta que protagonizaron los argentinos de a pie.

Sorpresas imparables

El enfrentamiento político quedó en evidencia anoche, en la gala especial de reapertura del teatro Colón de Buenos Aires tras casi cuatro años de cierre, donde la gran ausente fue la presidenta, enfrentada con el alcalde de la ciudad, el conservador Mauricio Macri.

El "plantón" de Fernández convirtió al mandatario uruguayo, José Mujica, en la estrella del palco presidencial, acompañado de Macri, del vicepresidente Julio Cobos -también enemistado con la mandataria- y de varios gobernadores distanciados del oficialismo.

Toda una sorpresa para el ex guerrillero tupamaro, que visitó el Colón en una suerte de homenaje a su padre, quien ahorraba durante meses para cruzar el río de la Plata y darse el lujo de asistir a una función en el teatro, uno de los más importantes del mundo.

publicidad

La bronca política no impidió que decenas de miles de personas se agolparan en la noche del lunes en los alrededores del teatro para presenciar el espectáculo de luz y sonido que se proyectó sobre su fachada y celebrar, de paso, el triunfo de la selección argentina frente a Canadá por un aplastante 5-0 en un partido amistoso.

Muy altas ventas

Pero, además de la reapertura del Colón, uno de los "platos fuertes" del programa de festejos, la conmemoración del Bicentenario en Buenos Aires ha incluido desfiles de las provincias, de las comunidades indígenas, del Ejército y hasta carreras de autos.

Miles de personas han abarrotado cada noche el "paseo del Bicentenario", por el que han pasado unos 1,200 artistas que han ofrecido 140 espectáculos, en su mayoría conciertos de rock argentino, música folclórica y, como no, tango.

La demanda ha sido tal, que los puestos de comida tradicional instalados sobre el "paseo" agotaron sus existencias el sábado y tuvieron que reponer provisiones con urgencia.

El broche de oro lo pondrá, ya de madrugada, Fito Páez, con un concierto que subirá al escenario a decenas de artistas, entre ellos el cubano Pablo Milanés.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad