publicidad

Argentina 'frustrada' por prot

Argentina 'frustrada' por prot

El gobierno del país admitió sentir "frustración" ante la decisión del sector agropecuario de seguir el conflicto.

Mezcla de sentimientos

BUENOS AIRES - El Gobierno de Argentina admitió hoy que siente "frustración" ante la decisión del sector agropecuario de continuar con las protestas y pidió "cordura" a los dirigentes rurales para retomar el diálogo.

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, dijo que en el Gobierno hay una "mezcla de sentimientos de asombro, frustración, indignación y dolor", pues creía que los productores agropecuarios "volverían al diálogo".

Las cuatro patronales rurales resolvieron extender hasta el próximo miércoles sus protestas en contra del nuevo esquema de impuestos a las exportaciones de granos, al tiempo que solicitaron una reunión "urgente" con la presidenta argentina, Cristina Fernández, de visita en Lima hasta el próximo domingo para asistir a la V Cumbre América Latina y el Caribe-Unión Europea.

"Esperábamos una respuesta favorable, no la continuidad de la medida", dijo Randazzo a Radio 10, de Buenos Aires, sobre el devenir de este conflicto, que ya lleva dos meses.

El ministro dijo que antes de la decisión de los productores agropecuarios, el Gobierno esperaba una respuesta "favorable" del campo "para encaminar" el problema de los impuestos a las exportaciones de soja, girasol, trigo y maíz, cuya modificación detonó el conflicto el 11 de marzo pasado.

publicidad

Fatiga social

"Esto es insostenible. Apelamos a la cordura de las entidades agropecuarias. Siempre estamos dispuestos al diálogo, pero para que haya diálogo tiene que haber dos partes dispuestas a hacerlo", sostuvo Randazzo en declaraciones posteriores al canal C5N.

El ministro pidió que los productores levanten la huelga comercial -que supone la no comercialización de granos con destino a la exportación- como condición para retomar las negociaciones, suspendidas hace diez días.

Los productores retienen unos 44 millones de toneladas de granos, que representan el 45 por ciento de la cosecha total del país y valen entre $12 mil y $14,900 millones, según cálculos de la prensa económica.

Según una encuesta publicada hoy por el periódico Clarín, tres de cada cuatro argentinos reclaman una urgente solución al problema, lo que evidencia cierta "fatiga social" por la prolongación del conflicto.

Argentina es el primer exportador mundial de girasol, el segundo de maíz, el tercero de soja y el cuarto de trigo, y ocupa también puestos de relevancia en el comercio global de derivados (aceites y harinas) de estos granos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad