publicidad

Alcalde y guardaespaldas fueron asesinados en Honduras

Alcalde y guardaespaldas fueron asesinados en Honduras

Nelson Javier Portillo, alcalde de Jocón que buscaba reelegirse, y uno de sus guardaespaldas murieron emboscados el lunes.

Un atacante muerto

TEGUCIGALPA  - El alcalde de la localidad hondureña de Jocón, Nelson Javier Portillo, que se encontraba en campaña electoral para la reelección, fue asesinado a balazos este lunes en una emboscada por unos desconocidos junto a uno de sus escoltas, informó la Policía Nacional.

Uno de los atacantes murió y otro guardaespaldas de Portillo resultó herido de bala, debido a que la caravana de vehículos que acompañaba al alcalde repelió el fuego.

El incidente ocurrió el lunes en la noche en el momento en que Portillo cruzaba un riachuelo en su automóvil en las cercanías de la aldea La Linera, a unas 105 millas al norte de Tegucigalpa, en una montaña de la provincia de Yoro.

Los pistoleros, que aguardaban ocultos en la maleza de la ribera, dispararon repetidamente contra el vehículo en que viajaba Portillo. Era el alcalde de Jocón, ciudad de la provincia de Yoro, y aspiraba a otra gestión de cuatro años.

El portavoz policial comisionado Orlín Cerrato, dijo a la AP que "aparentemente el crimen se produjo por enemistad personal y no tiene nada que ver con la crisis política que vive Honduras (a raíz del derrocamiento del presidente Manuel Zelaya)".

Estaba en campaña

El alcalde tenía tres días de visitar las comunidades de la zona en campaña proselitista ante la proximidad de las elecciones generales, previstas para el 29 de este mes.

publicidad

Otras fuentes policiales afirmaron a medios locales que el atentado tuvo lugar en la localidad de Limares y que el alcalde asesinado, que llevaba tres días de gira electoral no había llevado su automóvil blindado habitual por lo inaccesible de lugar.

Cerrato identificó al pistolero fallecido como Nahúm Almendárez, de 52 años, y al guardaespaldas muerto Oscar Barrera, de 39 años. El guardaespaldas herido es Gilberto González, de 35 años.

Dos hermanos de Portillo, Alfonso y Nahún, murieron en el 2007 en circunstancias similares.

Desde el golpe de estado el 28 de junio, las autoridades registran al menos 15 ataques que incluyen varios con granadas a funcionarios y medios de comunicación, artefactos explosivos en centros comerciales o lugares públicos y el sabotaje a cinco torres eléctricas. Nadie ha sido acusado de cometer esos hechos.

El fiscal general, Luis Alberto Rubí, fue atacado a tiros cuando salía el sábado en la noche de su finca en Comayagua, a unas 80 millas al norte de Tegucigalpa. Viajaba con su esposa y dos nietos, quienes salieron ilesos.

El 4 de noviembre, desconocidos dispararon contra el alcalde de La Virtud, Arnulfo Rodríguez, y su vicealcalde Santos Ramos cuando participaban en actividades políticas. Ellos resultaron ilesos, pero uno de los atacantes murió cuando le explotó la granada de fragmentación que manipulaba y pretendía arrojar a Rodríguez y Ramos.

publicidad

También siguen sin esclarecerse los asesinatos de un sobrino del presidente de facto Roberto Micheletti y el de un coronel del ejército que era el jefe de la industria militar, ocurridos por separado el 25 de octubre.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad