publicidad

A Pinochet lo liberan de cargos

A Pinochet lo liberan de cargos

La Corte Suprema de Chile liberó definitivamente al ex dictador Augusto Pinochet, en el proceso por la "Operación Cóndor".

La Sala Penal del máximo tribunal del país ratificó en su dictamen un veredicto de la Corte de Apelaciones de Santiago, que el pasado 7 de junio cerró sin sanciones el juicio que enfrentaba el general Pinochet por su responsabilidad en este plan represivo que ejecutaron los servicios secretos en seis países de la región. Los jueces supremos consideraron "inadmisibles" los recursos de casación que presentaron los familiares de las víctimas, para que revisaran la resolución del tribunal de apelaciones. Pinochet, de 89 años, fue privado de su fuero y quedó en manos del juez Juan Guzmán Tapia, que en diciembre pasado lo inculpó por su responsabilidad en al menos nueve desapariciones atribuidas a la "Operación Cóndor". Guzmán Tapia mantuvo bajo arresto a Pinochet durante nueve días, en enero pasado, pero dejó el caso tres meses después cuando se retiró del Poder Judicial. La decisión de la Corte Suprema conocida este jueves se produjo un día después que el mismo tribunal quitó su fuero a Pinochet para que sea enjuiciado por los crímenes de la "Operación Colombo", otro plan secreto que aplicaron los agentes de su dictadura para exterminar a sus opositores. La "Operación Colombo", que dejó 119 desaparecidos como parte de las más de 3.000 víctimas del régimen militar (1973-1990), es considerada como la antesala de la "Operación Cóndor", un plan secreto que coordinó a las dictaduras militares de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. Las 119 desapariciones trascendieron en julio de 1975, cuatro meses antes de la reunión que celebraron en Santiago los directores de los servicios secretos de esos seis países para lanzar el segundo plan represivo que dejó cientos de desaparecidos, principalmente izquierdistas.

publicidad

El diario británico The Guardian vinculó las cuentas de Augusto Pinochet con la venta de armas y acusó a la mayor empresa de armamento del país, British Aerospace (BAE), de realizar pagos secretos por valor de más de dos millones de dólares al ex dictador chileno. La investigación realizada por el periódico británico The Guardian(centro izquierda) junto con el diario La Tercera, de Chile, muestra que la poderosa BAE pagó 2.098.841 dólares a empresas e intermediarios para hacerlos llegar posteriormente a Pinochet. La compañía envió esta cantidad a Pinochet en diversos pagos, el último de los cuales - de 189,940 dólares - fue efectuado el 30 de junio de 2004, utilizando una compañía tapadera con sede en las Islas Vírgenes británicas, indica el diario. The Guardian añade que muchos abonos se hacían a través de otra entidad llamada Red Diamond Trading. Esta empresa fue creada en 1998 por una filial de BAE, HQ Marketing Services. "Red Diamond Trading fue utilizada por Marketing Services para realizar pagos encubiertos a agentes de Sudamérica que intervenían en la venta de armas a gobiernos latinoamericanos", asegura The Guardian. El periódico preguntó a BAE por qué había pagado estas sumas de dinero al general, acusado de asesinatos y torturas durante su mandato en Chile. "Nosotros en BAE Systems tenemos unos principios rigurosos y claros en cuanto a las relaciones con terceras partes. Requerimos a nuestros empleados que se adhieran a estas políticas y cumplan con la ley", respondió la empresa. "Respetamos todas las regulaciones contra soborno tanto en Europa como Estados Unidos", aseguró. "No toleramos ningún intento de influir indebidamente las decisiones de clientos o abastecedores", agregó el vocero. El diario británico subrayó sin embargo que la empresa BAE ha sido acusada de intentos de soborno y corrupción, y que el ex dictador ha sido acusado en Chile de aceptar coimas por compras de armas. El ministerio británico de Defensa califica a Chile como un "mercado clave" para la venta de armas, según el periódico, que indica que Chile habría cerrado dos grandes acuerdos sobre armamento con BAE en los últimos años. El primero de ellos fue en 1994, en el que el ejército chileno -con Pinochet como comandante en jefe- habría creado una empresa conjunta para producir un sistema de cohetes de BAE. Chile habría aportado 60 millones de dólares al proyecto, antes de abandonarlo en 2003. El segundo acuerdo, extraído de un documento confidencial del ministerio de Defensa, estaría relacionado con los astilleros chilenos. El cotidiano británico explica que el pago ilegal a oficiales extranjeros es ilegal en Gran Bretaña sólo desde 2001.

publicidad

Durante los alegatos en favor y en contra de Pinochet, el miércoles pasado, el abogado Boris Paredes expuso los argumentos de los familiares de 15 víctimas de ese plan represivo, que desaparecieron después de pasar por la "Villa Grimaldi", uno de los centros secretos de torturas que la Dina mantuvo en Santiago.

"No tiene las manos manchadas con sangre, sino que el cerebro manchado con sangre", dijo Paredes, al responsabilizar a Pinochet por esas desapariciones.

"No existe ninguna sospecha, ninguna presunción sobre la responsabilidad del general Pinochet", aseguró en cambio el abogado Pablo Rodríguez, jefe del equipo jurídico que defiende al ex dictador.

La posibilidad de que sea efectivamente enjuiciado resulta imprevisible sin embargo para los observadores del foro, al recordar que en agosto de 2004 la Corte Suprema ratificó su desafuero y autorizó un juicio en su contra por los crímenes de la "Operación Cóndor".

El juez Guzmán Tapia mantuvo bajo arresto a Pinochet durante nueve días, en enero pasado, y lo inculpó por los asesinatos y desapariciones que dejó ese plan secreto coordinado en los años 70 con las dictaduras militares de Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

Sin embargo el proceso concluyó archivado y sin sanciones cuando la Corte de Apelaciones estableció que el deterioro de la salud mental de Pinochet le impedía defenderse ante los tribunales.

publicidad

Ese fue el mismo argumento que aplicó la Corte Suprema en julio de 2002, al cerrar el primer juicio por el que fue arrestado el ex dictador durante seis semanas, acusado de los crímenes de la "Caravana de la Muerte", una comitiva militar que recorrió el país en octubre de 1973, un mes después del golpe que lo instaló en el poder.

En su veredicto, los jueces supremos aceptaron informes médicos según los cuales Pinochet padece una demencia moderada que no le permite enfrentar un juicio.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad