publicidad
La Cámara de Representantes ahora pasó a estar en manos de la mayoría republicana.

Ya se instalaron los antiinmigrantes en el Congreso

Ya se instalaron los antiinmigrantes en el Congreso

Ya se instalaron los antiinmigrantes en el Congreso

La Cámara de Representantes ahora pasó a estar en manos de la mayoría re...
La Cámara de Representantes ahora pasó a estar en manos de la mayoría republicana.

Más republicanos

El nuevo senador de la Florida Marco Rubio lo dejó claro, no habrá DREAM Act hasta tanto la frontera esté segura. ¿Cómo y cuando la frontera se considerará segura? nadie lo sabe. El nuevo representante de Texas Francisco Canseco dijo que la reforma migratoria no será una prioridad para el nuevo congreso, existen muchos otros asuntos más importantes para tratar.

Por lo tanto, podemos olvidarnos de una reforma migratoria integral durante los próximos dos años. Pero a nivel estatal, la historia es diferente. Los de mano dura en asuntos migratorios están listos para la batalla.

Desde que fue aprobada la polémica ley SB 1070 de Arizona el verano pasado, más de 20 estados han expresado su interés en la promulgación de leyes similares, pero por ahora por lo menos siete de ellos están listos para acogerlas: Georgia, Mississippi, Nebraska, Oklahoma, Pennsylvania, Carolina del Sur y Tennessee.

publicidad

Según un informe del Foro Nacional de Inmigración, o bien ya han introducido medidas similares a las de Arizona o “existen posibles patrocinadores muy entusiasmados con el proyecto”.

En Florida también se están dando ya pasos en esa dirección. El senador estatal republicano Bill Snyder ha puesto en marcha su propuesta de aprobar una ley destinada a combatir la inmigración ilegal. Al igual que en la ley de Arizona, la intención es buscar el desgaste mediante la aplicación de políticas públicas.

En términos simples, significa que quieren hacer la vida imposible a los inmigrantes indocumentados de tal manera que si no son detenidos y deportados, se vayan por su cuenta.

El proyecto de ley de la Florida va más allá de la SB 1070 ya que aumentaría el castigo por un delito si es cometido por un inmigrante indocumentado. En otras palabras, si alguien violó a su hija y se trata de un ciudadano americano, su castigo sería más leve que si se tratara de un indocumentado. Suena extremo, pero es básicamente lo que contiene la propuesta.

Otro movimiento antiinmigrante que está tomando fuerza es la intención para quitar el derecho de ciudadanía a los hijos de indocumentados que hayan nacido en este país. Se trata de un derecho protegido por la enmienda 14 de la constitución.

Encabezando el esfuerzo a nombre de los estados está el ya conocido senador estatal de Arizona Russell Pearce, promotor de la SB 1070. Llevó sus argumentos hasta el Capitolio la semana pasada diciendo que la intención original de la enmienda es otorgar la ciudadanía a los esclavos liberados por Estados Unidos.

publicidad

Por supuesto que no es tarea fácil. La eliminación de un derecho de nacimiento requeriría una enmienda constitucional. El plan para los proponentes de la medida es tratar de re-interpretar el texto de la enmienda 14 e intentar promulgar leyes estatales que crearían dos certificados de nacimiento diferentes: Uno para los hijos de los ciudadanos y otro para aquellos cuyos padres son indocumentados. Una excepción sería para aquellos bebés que tienen al menos un padre que es ciudadano o residente legal.

Benjamin Johnson, director ejecutivo del Consejo de Inmigración de Estados Unidos dice que la propuesta es una distracción vergonzosa de la necesidad de reformar las defectuosas leyes de inmigración de nuestra nación.

“Por otra parte, es un ataque contra los niños inocentes nacidos en Estados Unidos que estarían limitados a una nueva ciudadanía de segunda clase y vulnerables a los abusos y a la discriminación”, añadió.

En cuanto a la carga para los presupuestos estatales dijo que “cada padre estadounidense tendría que probar la condición de ciudadanía de sus hijos, lo que requiere nueva documentación y una gran burocracia estatal a expensas del contribuyente”.

Sin embargo los simpatizantes de esta medida hallaron eco en la Camara de Representantes en su primer día de sesiones. El nuevo presidente del Sub-comité de asuntos migratoria de la Camara baja, el representante por Iowa Steve King no perdió tiempo en introducir un proyecto de ley que precisamente eliminaría el derecho a la ciudadanía para hijos de padres indocumentados. King espera que hacerlo por estatuto evite una lucha por una enmienda constitucional.

publicidad

Ambos esfuerzos para promulgar leyes estatales con medidas contra los inmigrantes indocumentados o para crear nuevos certificados de nacimiento de ciudadanos de segunda clase, serian retado en las cortes. Arizona ya está sintiendo el alto costo de su posición extrema. Y la propuesta de King probablemente se consideraría anti-constitucional.

Pero posiblemente el peor daño podría ser la unidad de nuestro país. El debate sobre estos temas sólo puede exacerbar la imagen ya negativa de los inmigrantes, legales o no, y polarizar aún más una sociedad ya dividida.

¿Es esto realmente necesario? Si usted pensaba que la elección de una mayoría de legisladores republicanos de mano dura, tanto a nivel local, estatal o federal, ayudaría a unir el país, piénselo dos veces. Al final continuaremos manteniendo un sistema de inmigración resquebrajado, pero esta vez se rompe también el alma.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad