publicidad

Washington: una dramática búsqueda con perros y manos

Washington: una dramática búsqueda con perros y manos

Los rescatistas avanzan lento sobre el terreno enlodado que dejó el alud en busca de desaparecidos.

La tierra viva, furiosa, derrumbándose a toda velocidad, arrasando con todo a su paso. Lo que dejó el deslave del sábado pasado en Oso, a unas 37 millas al noroeste de Seattle, en Washington, es puro dolor. Los vecinos de esta pequeña población están destruidos como el lugar. Los rescatistas avanzan lentamente sobre el fango buscando vivos, sacando muertos. Hasta ahora son 24 cuerpos los que han recuperado de las entrañas de lo que fue hasta hace cuatro días su hogar.

Con el barro hasta las rodillas y palas, los bomberos avanzan lento sobre el terreno fantasmal. A mano también remueven los montículos de tierra mojada. Los perros de rescate los guían entre los escombros buscando sobrevivientes. Nada por ahora.

publicidad

La lluvia complica las labores de los rescatistas y los pone en riesgo. Se mueven sobre un terreno inestable como si fueran arenas movedizas. “Para vanzar 40 o 50 pies se tardan 5 minutos”, contaron ayer algunos de ellos.

La Guardia Nacional, FEMA, médicos y perros de rescate se han unido a la tarea de hallar a los desaparecidos. 176 según se han reportado. Expertos forenses también están en el lugar.

Aumenta el número de personas fallecidas por alud en Washington /Univision

Ayer martes, los rescatistas lograron sacar dos cuerpos más del lodo y tienen ubicados ocho más que aún no han podido retirar de las fauces de la tierra. Hasta tanto, las autoridades mantienen la cifra oficial de muertos en 16. Cuando logren sacar los otros 8 la ascenderán oficialmente a 24.

Otra de las labores de las autoridades y revisar la lista de desaparecidos. Creen que algunos nombres podrían estar duplicados.

“En los últimos tres días, la herramienta más efectiva han sido perros y nuestras propias manos y palas para hallar gente", dijo Travis Hots, jefe de Bomberos del Distrito 21 del Condado de Snohomish, quien lidera la operación de rescate en el terreno.

Los perros se han vuelto el GPS de los rescatistas. “Son los que están identificando un área particular a mirar. Estamos buscando y así es cómo estamos encontrando gente", explicó Hots.

publicidad

Si bien predecir cuán se producirá un deslizamiento de tierra es difícil, según un estudio publicado por U.S. Geological Survey en 2012, en el caso de Oso hubo varias alertas que no fueron escuchadas.

En 2010, un reporte encargado por el Condado de Snohomish, adviritó que los vecinos del rio Stillaguamish se encontraban en alto riesgo de deslaves.

 “Futuros acontecimientos podrían afectar más hogares en las zonas propensas a movimientos de tierras. Estas áreas incluyen los pies de las colinas de Cascades y las áreas empinadas por encima de las llanuras de los ríos Forks Stillaguamish y Skykomish”, dice el informe tras el que no se tomaron medidas específicas. El río Stillaguamish atraviesa el poblado de Oso.

Hallan más cadáveres tras deslizamiento de tierra en Washington

No fue la única advertencia. En 1999, el geomorfologista Daniel Miller, preguntaba en un reporte por qué los residentes habían sido autorizados a instalarse en zonas riesgosas. “No me sorprende. Sabía que iba a terminar en un evento de gran magnitude catastrófica”, dijo Miller que fue contratado por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército para llevar a cabo el studio, según publica hoy el canal Komo News de Seattle.

Un año más tarde, los ingenieros del Ejército volvieron a advertir en otro estudio que había vidas en riesgo ante un possible deslizamiento, informa el The Daily Herald of Everett.

Según este medio, las autoridades locales estaban más preocupadas por una possible inundación que por un deslizamiento de tierra, inlcuso luego de que se produjera uno en 2006 que no afectó hogares.

publicidad

Tras el alud del sábado, las autoridades del condado tuvieron que abrir un centro de asistencia familiar para aquellos que han perdido a sus familiares, anunciaron ayer. Hoy, en Darrington y Arlington comenzarán a juntar fondos para los damnificados y sus almas desgarradas, como la tierra.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad