publicidad

Voto latino tiene preferencias

Voto latino tiene preferencias

A estas alturas nadie discute la importancia del voto latino y su alcance en las elecciones presidenciales de noviembre de Estados Unidos.

Pero si bien en el 2004 los hispanos ayudaron a inclinar la balanza

hacia el actual inquilino de la Casa Blanca, hoy las cosas han

cambiado, debido en parte al alto grado de descontento que sienten por

la gestión de George W. Bush. Y con ello los demócratas son los más

beneficiados.

El histórico aporte obtenido por el actual presidente (republicano) en

las elecciones de hace cuatro años -tuvo cerca del 40 por ciento del

voto latino- ha declinado de manera considerable. Las razones son

varias, pero entre ellas las que más pesan son el fracaso de la reforma

migratoria -durante dos períodos consecutivos de gobierno- y el apoyo

al endurecimiento de las políticas migratorias entre los actuales

precandidatos republicanos.Ante este panorama, muchos latinos han regresado a las filas

demócratas. Tal como recientemente reveló una encuesta del Pew Hispanic

Center (organización que estudia las tendencias hispanas en EU), el 56

por ciento de los votantes hispanos registrados para votar ahora

considera un candidato demócrata o que se inclina hacia dicho partido.Dentro del lote de precandidatos demócratas, la senadora y ex primera

dama Hillary Clinton, y el senador Barack Obama, gozan de mayores

publicidad

simpatías. Ellos son precisamente quienes lideran la carrera, seguidos

detrás por el ex candidato a la vicepresidencia, John Edwards. Clinton y Obama se han repartido los triunfos en los estados de Iowa y

New Hampshire, respectivamente, potenciando sus campañas y catapultando

estas primarias entre las más disputadas en su historia. Y van en

camino de un duelo de largo aliento en Nevada, Carolina del Sur,

Florida y el "supermartes" del 5 de febrero, donde se celebran

"caucuses" y primarias en 22 estados de manera simultánea.Según recientes sondeos, Clinton cuenta con el apoyo de casi el 60 por

ciento de los hispanos registrados para votar en el Partido Demócrata,

mientras que Obama solo tiene el 15 por ciento.¿Una cuestión de raza?¿Por qué los latinos se inclinan más hacia la precandidata blanca y lo

hacen en menor grado hacia el afroamericano? ¿Será una cuestión racial?"No necesariamente", según coincidieron expertos en política

consultados por Univision Online. En cambio, a juicio de los analistas,

entre el electorado latino sí priman asuntos como la cercanía de los

candidatos con su comunidad -dada por la confianza que inspira alguien

conocido- y la percepción positiva que tenga de la gestión realizada

por un determinado gobernante.

publicidad

"Los hispanos conocen a Hillary Clinton, saben de ella. La asocian con

su esposo Bill Clinton, cuya administración fue muy buena con ellos.

Mientras que Obama aparece como alguien desconocido", explicó Susan

Kaufman, directora del Center for Hemispheric Policy de la Universidad

de Miami, Florida.

Para Kaufman existen tres razones por las cuales es más probable que un

latino se incline por Clinton antes que Obama: "Primero, la conocen a

ella y a su marido, segundo hay cierta competencia en Estados Unidos

entre latinos y afroamericanos, y tercero, Obama no es tan conocido, y

además no ha explicado en concreto sus programas y propuestas".

Más con Clinton

"El voto latino está más con Clinton y no por una cuestión racial",

coincidió Robert McCauley, un abogado y analista político que reside y

trabaja en Miami.

"Clinton está relacionada con una presidencia exitosa. Y para los

publicidad

latinos, su gran héroe (Bill) regresa con su esposa. No hay racismo".

A la pregunta sobre si tiene algo que ver la rivalidad que hay entre

latinos y afroamericanos quienes pueden sentirse amenazados entre sí,

por ejemplo en la disputa de los trabajos en este país, McCauley

respondió que "siempre ha habido tensión por los trabajos".

"En este tema, los latinos han aumentado su proporción, lo que lo ha

convertido el tema en una competencia. Podría afectar, pero no es una

razón para votar por uno u otro. Además, los latinos tienden a

inclinarse por alguien latino", agregó.

Sin embargo al plantearse la pregunta de lo que pudo haber pasado

con Bill Richardson, quien siendo latino abandonó su candidatura a raíz de

los magros resultados, fue enfáitco: "¡Richardson no es Obama!".

McCauley dejó en claro que el senador por Illinois cuenta con muchas

más cualidades que le allanen el posible camino hacia la Casa Blanca

que el gobernador de Arizona.

publicidad

En el Partido Republicano, el senador por Arizona John McCain es quien puede salir mejor parado a la hora de analizar el voto latino, ya que es el único que se inclina por una reforma migratoria (fue uno de los impulsores del proyecto de ley que fracasó el año pasado) que favorezca a los millones de indocumentados que residen en el país.No obstante, en la intención de voto, las encuestas siguen siendo lideradas por Rudolph Giuliani, el "súper alcalde" de Nueva York, que si bien no se ha hecho notar mucho en las elecciones primarias, y tiene una postura férrea en materia migratoria, conoce bien la comunidad latina y los analistas coinciden en que está trabajando en mercados hispanos claves, como Florida, para obtener el respaldo del electorado.El resto de correligionarios, como Mike Huckabee, el pastor bautista que dio la sorpresa en Iowa, pareciera tener menos opciones que McCain y Giuliani, sobre todo porque afecta comunidades puntuales.Huckabee propuso recientemente que se limite el flujo migratorio de países considerados como "terroristas", lo que afectaría a los exiliados cubanos que mayormente residen en Florida debido a que su país encaja en esta categoría.La carrera republicana está al rojo vivo, especialmente tras el triunfo de Mitt Romney en Michigan, que lo puso a la par de Huckabee, McCain y Giuliani, quien apunta a los estados con mayor número de delegados.Y aunque la economía surgió como el último caballo de batalla entre los candidatos, los asuntos latinos no tardarán en volver al escenario, cuando se disputen las primarias en estados donde el voto hispano sea preponderante.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad