publicidad
El primer martes de noviembre los estadounidenses elegirán una nueva Cámara de Representantes y renovarán un tercio del Senado.

Votantes de Colorado podrían determinar el control del Senado federal

Votantes de Colorado podrían determinar el control del Senado federal

Demócratas y republicanos en cerrado duelo por el control del Senado. Colorado decidirá la contienda.

El primer martes de noviembre los estadounidenses elegirán una nueva Cám...
El primer martes de noviembre los estadounidenses elegirán una nueva Cámara de Representantes y renovarán un tercio del Senado.

Por Francisco Miravall

Los votantes de Colorado podrían ser un factor clave para decidir en las elecciones de noviembre próximo si los demócratas mantienen el control del Senado o si este pasa a manos republicanas, una batalla en la que el voto hispano tendrá una influencia determinante.

Los votantes hispanos de Colorado representan un 12 por ciento del total de empadronados, y podrían inclinar la balanza para decidir si resulta reelegido el senador demócrata Mark Udall, o bien cede el testigo al republicano Cory Gardner.

En la actualidad, 53 de los 100 senadores son demócratas, dos son independientes y los otros 45 republicanos.

Pero con reñidas elecciones senatoriales en 12 estados, el partido mayoritario en el Senado podría cambiar y, como consecuencia, podría también haber cambios en ciertos proyectos federales, como la ley de salud pública o la reforma inmigratoria, que no cuentan con el respaldo de los republicanos.

publicidad

En el caso de Colorado, una encuesta de Rasmussen Reports entre 950 potenciales votantes publicada el miércoles indica que Gardner aventaja a Udall por un punto: 48 a 47 por ciento, es decir, un empate estadístico y una confirmación de encuestas similares durante los últimos tres meses.

Entre los votantes encuestados, sólo el 3 por ciento indicó que aún no se ha decido por quién votar. Una encuesta de Quinnipiac del 15 de septiembre ubicaba a Gardner con ocho puntos sobre Udall: 48 a 40 por ciento.

"Podemos perder el senado", dijo a Efe el Senador Tom Udall (demócrata de Nuevo México), quien esta semana ha intensificado su campaña en Colorado a favor de Mark Udall, su primo.

"La encuesta de Rasmussen Reports muestra lo que ya veíamos desde hace semanas: la contienda es cada vez más cercana. Un impulso de último minuto por parte de nuestro oponente y de sus aliados republicanos nacionales no solamente puede afectar estas elecciones, sino que nos podría costar el control del senado", agregó.

En declaraciones preparadas y reaccionando a la misma encuesta, el Senador Michael Bennet (demócrata de Colorado), expresó que "este siempre ha sido un distrito difícil desde el principio. Siempre lo supimos".

Analistas locales consideran que la pérdida de popularidad del Presidente Barack Obama está afectando a Udall a la vez que Gardner parece haber ganado respaldo al no presentarse tan extremadamente conservador como lo había hecho el publicano Ken Buck en 2010, cuando Buck trató de reemplazar a Bennet.

publicidad

En sus anuncios electorales -que también se transmiten en español-, Udall ha atacado a Gardner por el respaldo de este a medidas que declararían a los embriones humanos como "personas", otorgándole los derechos y protecciones de todas las personas, pero a la vez limitando, penalizando y hasta imposibilitando el aborto.

Gardner, por su parte, ha atacado a Udall por su proximidad con las políticas del Presidente Obama y por ser parte de una "dinastía política", ya que además de Tom Udall en Nuevo México, otro primo de ambos, Mark Lee, también es senador federal, representando a Utah. Y el padre de Mark, Mo Udall, fue senador en Arizona por muchos años.

Udall se ha defendido diciendo que él discrepa con el Presidente Obama "en una variedad de temas", incluyendo los poderes y las acciones de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), los problemas en la Administración de Veteranos (VA), y los abusos de la CIA.

El énfasis de uno y otro candidato en temas reproductivos y de los derechos de la mujer indica que el voto femenino tendrá un papel importante en las próximas elecciones en Colorado, como lo fueron para que Bennet derrotase a Buck en 2010.

Otro tema potencialmente decisivo es la postura de Udall y de Gardner sobre la reforma inmigratoria (considerada como una prioridad por el 63 por ciento de los votantes hispanos de Colorado).

Udall respalda la necesidad de una reforma mientras que Gardner no se ha expresado oficialmente sobre ese tema, que ni siquiera aparece en su sitio oficial en Internet.

publicidad

Por eso, Udall inició una campaña de avisos televisivos en español (con costo superior al millón de dólares) con la meta de atraer y movilizar a votantes latinos, que históricamente son demócratas. Sin embargo, las elecciones de medio término tienden a favorecer a los republicanos (porque participan de los comicios más que los demócratas).

A la vez, una reciente encuesta de Latino Decisions revela que hasta el 24 por ciento de los votantes latinos de Colorado votaría por los republicanos, si esos candidatos presentan buenas propuestas sobre inmigración y trabajos.

"Los demócratas han dificultado nuestra tarea de energizar a nuestra comunidad y explicarle (al electorado hispano) por qué deben por lo menos ir a votar", sostuvo Sonia Márquez, de la Coalición de Colorado por los Derechos de los Inmigrantes (CIRC).

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad