publicidad

Una alternativa de debate

Una alternativa de debate

El debate de YouTube/CNN entre los aspirantes presidenciales demócratas de EU resultó ser una alternativa innovadora.

Tarea compleja

El debate de YouTube/CNN entre los aspirantes presidenciales demócratas resultó ser una alternativa innovadora.

El tener a votantes reales haciendo preguntas muy directas en video, vía internet, en vez de a periodistas serios haciendo preguntas metódicas y elaboradas, le dio al debate un sentido de frescura.

Es el siglo XXI y, tecnológicamente hablando, ese es el futuro. Hay que llegar a los votantes como sea, a través de internet, de sus teléfonos celulares e incluso de sus iPods.

Pero un momento, hay que pensarlo dos veces antes de botar al moderador.

Anderson Cooper hizo un buen trabajo con las preguntas de seguimiento, y evitando que los candidatos se salieran del tema. Habiendo estado del lado de los interrogadores en los debates sé lo difícil que puede ser.

Los políticos generalmente se estancan en sus respuestas previamente preparadas para responder a preguntas previsibles.

Aunque algunas de las preguntas en el debate fueron ciertamente previsibles, otras fueron muy originales y atrevidas, y no faltaron aquellas que le dieron un toque de humor.

Para quién trabajamos

El formato en su mayor parte ayudó a los candidatos a soltarse un poco, y hacerlo más agradable para el televidente, pero éste no necesariamente tiene que reemplazar el formato tradicional del debate. Debe permanecer como eso, una alternativa.

No se puede negar el valor de los moderadores bien preparados que aportan conocimientos y perspectivas a un debate.

publicidad

Sin embargo, el debate de YouTube/CNN es un recordatorio para nosotros en los medios de comunicación que nuestro trabajo es para los votantes.

Son ellos quienes deben tener la información necesaria acerca de los candidatos y de sus puntos de vista para tomar una decisión inteligente cuando llega la hora de ir a las urnas.

Inquietudes valederas

Los votantes no deben confiar únicamente en los anuncios de campaña de los candidatos, o en las opiniones de expertos y comentaristas políticos para decidir por quien votar.

Por lo tanto son las inquietudes de los votantes las que se tienen que discutir en un debate más formal, moderado por periodistas serios con preguntas metódicas y bien elaboradas.

Por mi parte, me desilusionó sinceramente que no hubiera en el debate interactivo preguntas de votantes latinos y discusión de temas que impactan directamente a los hispanos. Los latinos son, al fin de cuentas, el sector de más rápido crecimiento en nuestro electorado.

Temas olvidados

No hubo preguntas sobre los planes de los candidatos para reparar nuestro resquebrajado sistema migratorio, ninguna pregunta acerca de las redadas que separan a las familias de inmigrantes.

No hubo preguntas acerca de trabajos temporales o sobre el "Dream Act" (la ley para ayudar a estudiantes indocumentados), o sobre cómo lidiar con la excesiva deserción escolar entre los latinos.

La única pregunta que se hizo en referencia a los inmigrantes fue la de si los candidatos estarían de acuerdo en extender seguro medico a los indocumentados.

publicidad

Ninguno de ellos se quiso comprometer.

Cada día más lejos

Sobre América Latina -donde el sentimiento antinorteamericano ha aumentado en tiempos recientes- la única mención fue cuando se le preguntó a los candidatos si ellos estarían dispuestos de reunirse cara a cara con dictadores, incluyendo a Cuba y Venezuela.

El senador Barack Obama dijo que sí, mientras que la senadora Hillary Clinton dijo que ella no permitiría ser utilizada para propaganda política.

Nos guste o no sus respuestas, por lo menos alguien recordó que existen áreas de conflicto en nuestro hemisferio sin tener que ir hasta el Medio Oriente o Asia.

Aporte valioso

Usar nuevas tecnologías para llegar a la mayor cantidad posible de votantes es un gran aporte al proceso político. Entre más interés se genere, mayor participación política se logra.

Crear un foro para un diálogo directo entre votantes y candidatos refuerza nuestra democracia.

Ahora el reto para los moderadores de los debates será no únicamente tratar de conseguir respuestas honestas de parte de los candidatos, sino también que sus preguntas sean realmente las que los votantes quieran escuchar, en un formato que ellos quieran ver.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad