publicidad

Un reo en Misuri fue ejecutado por matar a su vecina

Un reo en Misuri fue ejecutado por matar a su vecina

Es la primera ejecución tras la criticada muerte de un reo en Arizona que agonizó por casi dos horas.

Un reo en Missouri fue ejecutado el miércoles por violar y matar a una estudiante universitaria en 1995, el primer prisionero en Estados Unidos al que se le aplica la pena de muerte desde que una inyección letal en Arizona demoró casi dos horas en privar de la vida a un preso.

Michael Worthington fue ejecutado por inyección en la prisión estatal y se le declaró muerto a las 12:11 de la madrugada, informó el Departamento de Correccionales de Missouri. Es el séptimo reo ejecutado en el estado este año.

Opina sobre esta nota en nuestros foros

Worthington había sido sentenciado a morir por el ataque a Melinda "Mindy" Griffin, de 24 años, durante un robo a su condominio en la ciudad de Lake St. Louis. La Corte Suprema federal y el gobernador de Missouri declinaron el martes bloquear la ejecución.

Worthington, de 43 años, había pronosticado que el máximo tribunal del país y el gobernador Jay Nixon no le perdonarían la vida, e insistió en una entrevista telefónica con The Associated Press que ya había aceptado su destino.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad