publicidad

Un hombre desaparece en estadio durante un juego de los Broncos

Un hombre desaparece en estadio durante un juego de los Broncos

Un hombre de 53 años fue visto por última vez durante el medio tiempo de un partido de fútbol americano.

Paul Kitterman le dijo a su amiga Tia Bakke que la experiencia de estar en su primer juego de los Broncos de Denver en persona con su hijo era "increíble". Esto fue lo último que supieron de él ya que tras el medio tiempo se levantó de su asiento y no volvió más.

A sus 53 años Kitterman, de Kremmling, Colorado, aparentemente se desvaneció entre la multitud en el estadio Sports Authority Field durante el partido de los Bronco-Chargers el jueves.

Kitterman había ido al juego en compañía de su hijo, su amiga Tia Bakke y Jay Yust, el novio de esta.

"Él nunca dejaría esperando a su hijo, ni a nadie", dijo su amiga Bakke a ABC News. "Para el viernes por la noche sabíamos que algo andaba mal, muy mal", añadió.

Su hijo Jarod dijo al diario New York Daily News que tuvieron un mal presentimiento de que algo malo le había pasado y de que él no se había ido.

Kitterman había acordado con los demás reunirse en la puerta 8 cuando acabara el partido ya que la pareja con la que iban tenía asientos separados. Bajaron a la puerta indicada y esperaron una hora, pero no había rastros de Paul.

Sus amigos contactaron a la seguridad del estadio y buscaron en los alrededores hasta la 1 de la mañana hasta que decidieron volver a Colorado sin Kitterman.

Paul tenía pocos contactos en Denver y no usaba celular, ni tarjetas de crédito ni llevaba auto consigo. También se sabe que había quedado con su hijo, quien acababa de cumplir 21 años, de ir a cazar al día siguiente.

publicidad

"Con 70 mil personas y camaras por todo el estadio, uno vería algo si un crimen violento hubiera ocurrido", dijo el portavoz policial Sonny Jackson a ABC News.

Al medio tiempo Paul junto con su hijo Jarod se pararon de sus lugares para encontrarse con sus amigos. Su hijo se dirigió al baño, y fue la última vez que vió a su padre. Cuando regresó a donde se habían reunido todos, después de unos 15 minutos, ya no había nadie.

Su amiga Bakke dijo al diario Daily News que Paul no era muy afecto a los celulares y que como sabía que iba a estar con su hijo, si alguien necesitaba contactarlo sabían que podrían llamarle a Jarod. Y agregó que Paul había tomado unas cuantas cervezas esa noche pero que no estaba en estado de embriaguez.

Tras reportarlo como persona desaparecida, en los últimos días sus familiares y amigos se han dedicado a repartir volantes con su foto en el área de Denver.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad