publicidad
Desde la matanza ocurrida en Tucson, Arizona, el 8 de enero de 2011 han ocurrido 60 matanzas.

Un ataque cada cinco minutos en EEUU

Un ataque cada cinco minutos en EEUU

En EEUU casi 100 mil personas son atacadas por arma de fuego al año, esto se traduce en la cantidad de una persona herida cada cinco minutos.

Desde la matanza ocurrida en Tucson, Arizona, el 8 de enero de 2011 han...
Desde la matanza ocurrida en Tucson, Arizona, el 8 de enero de 2011 han ocurrido 60 matanzas.

Han ocurrido 60 matanzas desde enero de 2011

En EEUU casi 100 mil personas son atacadas por arma de fuego al año, esto se traduce en la cantidad de una persona herida cada cinco minutos, según información proporcionada por la Campaña Brady para la Prevención de la Violencia con Armas de Fuego y el Centro de Prevención y control de Lesiones de EEUU, informó el diario Excélsior.

¿Consideras que deba regularse la posesión de armas? Opina en nuestros Foros.

Excélsior señaló que no existe una cifra oficial de las personas fallecidas por armas de fuego, pero se estima que son alrededor de 31,593 muertos y 66,769 heridos al año. 

Este cálculo fue realizado con base en los certificados de defunción y registros de admisión a salas de emergencia que van desde 2008 a 2011. 

publicidad

El sitio web de la campaña señala que desde la matanza ocurrida en Tucson, Arizona, el 8 de enero de 2011, han ocurrido 60 matanzas hasta la fecha. 

Las más recientes antes de la masacre en Aurora son las ocurridas en Seattle el 2 de julio, en Dover el 9 de julio y en Chicago el 11 de julio de 2012.

En Chicago, cuatro jóvenes resultaron heridas. En el caso de Dover, tres personas fallecieron y dos resultaron heridas cuando se abrió fuego en un torneo de fútbol. Y en Denver, un hombre de 40 años entró en un café y disparó, matando a cuatro personas.  

La organzación destacó que lleva documentadas 458 balaceras con saldo de 934 muertos aproximadamente desde 2005. Las cifras ocurrieron araíz de que el ex presidente George W. Bush derogó una ley que restringía la venta de fusiles de alto poder. 

La ley derogada por Bush estuvo en vigor de 1994 a 2004 y con ella existió una reducción en la cantidad de armas de alta capacidad confiscadas de 17% a 10%. Cuando la ley se derogó, la cifra llegó hasta un 22%, informó el diario The Washington Post.

Excélsior destacó que Judicial Watch también editó un reporte publicado por el Inspector General para la Reconstrucción de Irak en 2006, en el que se revela que el Pentágono no podía informar sobre el paradero de 14 mil 030 armas, que incluían rifles de asalto, ametralladoras, lanzagranadas y pistolas automáticas, “que fácilmente podían ser usadas por terroristas para atacar a civiles en Estados Unidos”.

publicidad

Policías piden endurecer venta de armas

Un grupo de asociaciones de policías de EEUU pidió endurecer la legislación respectiva a la venta de armas en el país, para evitar masacres como la del cine de Colorado el viernes, que dejó 12 muertos y 58 heridos, informó Efe.

"Ahora es el momento para dialogar y determinar las acciones necesarias para parar este ciclo sin sentido de crímenes violentos cometidos con armas", clamó hoy en Washington el policía Hubert Williams, que preside la Asociación Nacional del Orden Público para la Prevención de la Violencia con Armas, que reúne agentes del todo el país.

El grupo de entidades policiales quiere que se restrinjan por ley las posibilidades de comprar armas con cargadores de alta capacidad.

Este tipo de armas "están hechas para la batalla y no tienen ninguna cabida en las manos de civiles en las calles del país", alertó Williams ante la prensa.

Obama y Romney eluden debate

La agencia Efe también señaló que el presidente Barack Obama y el republicano Mitt Romney eludieron abrir el debate sobre la posesión de armas de fuego por parte de los ciudadanos.

Obama ha mantenido un notable silencio sobre la posesión de armas durante su mandato y en septiembre de 2008, antes de ganar las elecciones, prometió a los ciudadanos: "Yo no voy a quitarles las armas".

publicidad

"El presidente cree que necesitamos tomar medidas de sentido común que protejan los derechos de la Segunda Enmienda, al tiempo que se garantiza que aquellos que no deberían tenerarmas de fuego bajo las leyes actuales no tengan acceso a ellas", explicó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad