publicidad

"Turismo suicida" en Manhattan

"Turismo suicida" en Manhattan

Uno de cada 10 suicidios lo protagoniza gente que no es de la isla y, de ellos, la mitad elige un rascacielos o un puente.

Desde el Empire State

NUEVA YORK - Uno de cada diez suicidios ocurridos en Manhattan lo protagoniza gente que no es de la isla y, de ellos, la mitad elige alguno de sus emblemáticos rascacielos o uno de sus espectaculares puentes para acabar con su vida saltando al vacío.

Las personas que practicaron ese "turismo suicida", según el estudio de la Asociación Americana para la Salud Pública, mostraron una especial predilección por Manhattan y, en concreto, por lugares públicos y exteriores.

Uno de los lugares más habituales (escogido por entre 21 y 40 de los "turistas" que cada año se suicidan en Nueva York) es el Empire State Building, un rascacielos de 1,456 pies de altura que se ha convertido en uno de los más emblemáticos de la lista.

El último suicidio ocurrido en ese célebre edificio, ubicado entre las avenidas Quinta y Sexta, tuvo lugar el pasado abril, cuando un joven abogado se tiró desde su piso sesenta, aunque desde su construcción en 1931 ha sido escenario de más de treinta casos.

A fin de evitarlos se instaló en 1947 una valla en el mirador que se encuentra en su cúspide y desde el que los visitantes contemplan la que para muchos es la vista más fascinante de la ciudad.

Otro de los favoritos es el puente George Washington, que une el barrio Washington Heights con Nueva Jersey sobre el río Hudson y que en su día fue puente colgante más largo e innovador del mundo.

publicidad

Inaugurado en 1931 (aunque los carriles inferiores tuvieron que esperar treinta años más), ese puente colgante es hoy uno de los más transitados del mundo (más de cien millones de vehículos al año) y cuenta con catorce carriles.

También se suicidan en hoteles

Junto a esos dos lugares, que son los dos únicos que el estudio cita explícitamente, los suicidas no residentes también se decantan por otros grandes rascacielos de la isla y algunos de los hoteles más lujosos.

Obviamente, el método más utilizado por los "extranjeros" para quitarse la vida en Nueva York es tirarse al vacío (el 36.6 por ciento optó por esa vía), aunque también la horca o asfixia (el 14.7 por ciento), las armas de fuego (14.3), las drogas (10.3), el salto ante un tren u otros objetos en movimiento (9.1) y el ahogamiento (8.4).

Si se tienen en cuenta sólo los suicidios cometidos por no residentes en Manhattan, el porcentaje de personas que optó por tirarse al vacío aumenta hasta el 42,7 por ciento, algo que resulta razonable si se tiene en cuenta la cantidad de rascacielos por metro cuadrado que hay en la isla.

Además, el 10.2 por ciento murió por ahogamiento "a menudo precedido de la caída desde una gran estructura, como los puentes", añade el informe, del que se deduce que más de la mitad de los suicidios conocidos en Manhattan en quince años se practicaron saltando al vacío, el porcentaje más alto de todo Estados Unidos.

publicidad

Del informe también se desprende que los no residentes que se suicidan en Manhattan tienden a ser más jóvenes que los locales, ya que el 47.5 por de los primeros tenía menos de 35 años, frente al 29.4 por ciento de los segundos.

Entre los no residentes también era más habitual la presencia de mujeres (el 80 por ciento, frente al 70 entre los locales) y de occidentales o asiáticos, más que de negros o latinos.

Los responsables del estudio, que buscaban comprobar hasta qué punto la gente es más propicia a recorrer grandes distancias para suicidarse, advierten de que hay quien prefiere escenarios lejanos a su entorno habitual y a menudo conocidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad