publicidad
.

Trabajadoras domésticas inmigrantes en EU son blanco fácil de los abusos...

Las trabajadoras domésticas son a menudo el blanco de abusos.

Trabajadoras domésticas inmigrantes en EU son blanco fácil de los abusos

Trabajadoras domésticas inmigrantes en EU son blanco fácil de los abusos

Trabajadoras domésticas inmigrantes en EU son blanco de abusos

Las trabajadoras domésticas son a menudo el blanco de abusos.
Las trabajadoras domésticas son a menudo el blanco de abusos.

Suman 2.5 millones

WASHINGTON, DC - Las trabajadoras domésticas de origen extranjero que cuidan de los hogares y niños de Estados Unidos son un blanco fácil de maltratos y abusos por parte de sus empleadores, denunciaron diversas organizaciones de defensa de los derechos humanos.

Alrededor de 2.5 millones de personas trabajan en hogares en Estados Unidos, "siendo la inmensa mayoría mujeres inmigrantes", una población vulnerable por su género, estatus migratorio, confinamiento en su lugar de trabajo y su bajo nivel de educación, según la Red Internacional de Trabajadores del Hogar.

"Durante 8 años trabajé sin pago alguno para un agente del Banco Mundial, tenía que estar siempre disponible para limpiar, cocinar y cuidar a los niños", dijo a la AFP una mujer de 20 años de origen africano que pidió el anonimato pues su caso se encuentra ante la justicia.

publicidad

Muchas de estas mujeres "sufren de explotación y abusos" físicos, emocionales y psicológicos, según Jill Shenker, organizadora principal de la Alianza Nacional de Trabajadores Domésticos.

El lunes se celebró el día internacional de la abolición de la esclavitud.

"Mis empleadores nunca me pagaron, me tenían encerrada en la casa y amenazaban con hacerle daño a mi familia", dijo a la AFP una mujer de 42 años de origen indio que pidió el anonimato por cuestiones de seguridad.

Esta mujer, que llegó a Estados Unidos hace dos años para trabajar como doméstica en la casa de un diplomático, dijo a la AFP haber sido golpeada por sus empleadores, además de que "dormía en el ático, sin luz, y sólo me daban de comer café y pan 3 veces al día, siendo yo diabética".

Esta clase de abusos aparecen "sobre todo en las zonas en las que se concentra la riqueza, como Nueva York, Washington, Los Ángeles, San Francisco y Florida", aseguró Ashwini Jaisingh, encargada de las empleadas domésticas en Casa Maryland, una ONG que defiende los derechos de los trabajadores inmigrantes en el noreste del país.

Solamente en lo que va del año, Casa Maryland reportó 24 casos de abusos contra trabajadoras domésticas en los estados de Virginia y Maryland, así como en Washington.

publicidad

"La mayoría de los abusos en Washington ocurren en casas de los diplomáticos y de delegados en instituciones" internacionales, dijo Jaisingh.

Las domésticas que trabajan para los diplomáticos o los agentes de organizaciones internacionales poseen unas visas especiales llamadas A-3 o G-5.

"Como estas visas están vinculadas directamente al empleador, las trabajadoras no se atreven a dejar el lugar en donde están siendo abusadas porque se convertirían automáticamente en ilegales", dijo Jaisingh.

Cada año, el Departamento de Estado otorga alrededor de 2,000 visas A-3 o G-5, según cifras de la misma institución.

Otra problema que enfrentan las trabajadoras domésticas es la inmunidad jurídica de los diplomáticos.

"Es un sector que no tiene suficiente regulación, aunque los diplomáticos no tuvieran inmunidad, las trabajadoras siguen estando desprotegidas", porque no hay leyes que garanticen sus derechos", afirmó Jaisingh.

El estado de Nueva York aprobó en julio pasado una legislación que garantiza los derechos laborales de los trabajadores domésticos, un hecho sin precedentes en Estados Unidos que está siendo estudiado por California.

El Condado de Montgomery, en Maryland, cuenta desde el 2008 con una ley local de protección a las trabajadoras domésticas, que ampara actualmente el caso de la venezolana Janet González, una doméstica que escapó a mediados de agosto de la casa en la que era maltratada.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
Caras de tristeza, alegría y nerviosismo, de todo un poco se pudo ver en el acto de nombramiento de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.
publicidad