publicidad

Tornados en el sur de Estados Unidos dejan casi 300 muertos

Tornados en el sur de Estados Unidos dejan casi 300 muertos

Una serie de tormentas afectan a 21 estados, derriban árboles y viviendas y causan serios estragos en el sur.

Devastación

WASHINGTON - Al menos 295 personas murieron en menos de una semana por los violentos tornados e inundaciones que asolaron el sureste de Estados Unidos, en lo que se perfila como la peor catástrofe natural en el país desde el paso del huracán Katrina en 2005, según datos oficiales.

La desesperación se notaba en la cara de los residentes de ciudades y pueblos de siete estados azotados por las feroces tormentas primaverales, mientras rescataban lo que quedó de sus hogares, empresas y escuelas, en escenas de devastación más propias de zonas de guerra y terremotos masivos.

Solo en el estado de Alabama (sur), unas 194 personas murieron y cientos fueron heridas, dijo el gobernador Robert Bentley en una conferencia de prensa en su ciudad natal, Tuscaloosa, que fue parcialmente destruida por los tornados.

"Catástrofe mayor"

Ante la magnitud del desastre, las autoridades decretaron el estado de "catástrofe mayor" con el temor de que el número de víctimas siga aumentando.

También en otros estados se declaró el estado de emergencia: Arkansas (11 muertos), Kentucky (un muerto), Georgia (14 muertos), Misisipi (32 muertos), Misuri (3 muertos), Tennessee (33 muertos), Oklahoma y Virginia (8 muertos).

Los gobernadores de los estados afectados solicitaron a la Guardia Nacional que los ayude en las operaciones de limpieza y rescate, y el envío de 2.000 efectivos a Alabama.

publicidad

Condolencias de Obama

El presidente Barack Obama, que viajará allí el viernes -según informó la Casa Blanca-, ordenó que el gobierno "reaccione rápidamente" para llevar la ayuda a Alabama, donde entre medio y un millón de personas están sin electricidad.

"Nuestros pensamientos están con todos los afectados por esta catástrofe", declaró Obama.

Los medios de comunicación estadounidenses difundían el jueves imágenes de habitantes de Alabama contemplando, estupefactos, sus barrios completamente derruidos tras el paso de los tornados y tormentas que se iniciaron el viernes.

John De Block, meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional (NWS) en Birmingham, la ciudad más poblada de ese estado, estimó que los daños fueron sin precedentes.

"Dos ciudades, Hackleburg y Dadeville, recibieron un impacto directo (de las tormentas)", dijo De Block a AFP, agregando que según la evaluación que hicieron sus colegas, la ciudad de Hackleburg fue "destruida en un 90%".

Pero otra inquietud se añade al temporal en este estado: la central nuclear de Browns Ferry fue puesta bajo vigilancia tras un corte de electricidad.

Esperan más tormentas

Este temporal se perfila como la peor catástrofe natural sufrida por el país norteamericano, tras el huracán Katrina en 2005 (1,500 muertos) y los tornados de abril de 1974 (310 muertos), según el portal web Accuweather.com.

publicidad

Desde que comenzaron las tormentas el pasado viernes ya se han registrado 300 tornados, entre ellos 130 el miércoles, según el Servicio Meteorológico Nacional (NWS). Los meteorólogos pronosticaron una tregua para el jueves y el viernes, antes de la llegada de un nuevo frente de tormentas el próximo sábado.

La Cruz Roja estadounidense calcula que 2,700 personas pasaron la noche del miércoles al jueves en refugios en 12 estados.

El temporal llega tras un inicio de primavera muy lluvioso y un invierno marcado por fuertes nevadas que ha obstruido los ríos y saturado los suelos.

A mitad de abril, una tormenta ya había provocado 44 muertos en el sudeste de Estados Unidos.

Limitados en tiempo, los tornados tienen una duración de entre algunos minutos y una media hora, pero su intensidad, con vientos que pueden rondar los 200 km/h, puede ser devastadora.

Las tormentas e inundaciones mataron al menos a 30 personas en Tennessee, informaron el jueves las autoridades de ese estado.

Estado de emergencia

El presidente Obama informó que mantuvo una conversación con el gobernador de Alabama, Robert Bentley, y que ordenó al gobierno federal adoptar medidas urgentes para ayudar al estado.

Obama ha declarado un estado de emergencia en Alabama, autorizando a la Agencia Federal para Gestión de Emergencias a que coordine los esfuerzos de asistencia en el estado.

Las autoridades de Arkansas, Alabama y Tennessee han decretado el estado de emergencia a causa de los tornados, lo que les permite obtener recursos adicionales para hacer frente al desastre.

publicidad

Decenas de tornados

El servicio meteorológico nacional (National Weather Service "NWS-) aseguró tener informes preliminares de más de 110 tornados entre las 12:00 GMT del miércoles y las 02:00 GMT del jueves.

"He ordenado al gobierno federal actuar con rapidez en su respuesta, e informado (al gobernador de Alabama) que aprobé su solicitud de ayuda federal de emergencia, incluido personal de búsqueda y rescate", señaló Obama en un comunicado.

Las autoridades declararon estado de emergencia en los estados de Alabama, Arkansas, Kentucky, Misisipi, Misuri, Tennessee y Oklahoma, donde los gobernadores llamaron a la Guardia Nacional para ayudar en las operaciones de rescate y limpieza.

Según Obama, el gobierno "seguirá vigilando" el desarrollo de las tormentas.

"Estamos dispuestos a seguir ayudando a la gente de Alabama y a todos los ciudadanos afectados por estas tormentas", enfatizó.

Daños cuantiosos

Alabama fue castigado por dos tormentas, una en la mañana y otra en la noche, según dijo a la AFP Yasamie August, de la agencia de manejo de emergencia del estado de Alabama.

"Aún tenemos un número no determinado de desaparecidos", indicó.

Un gigantesco tornado, de casi un kilómetro de extensión, pasó sobre la ciudad de Tuscaloosa, mientras otros fenómenos aún recorrían en la noche del miércoles otros sectores de Alabama.

publicidad

"Algunas partes de la ciudad están literalmente irreconocibles", dijo Walter Maddox, alcalde de Tuscaloosa, a la cadena CNN.

Muchas personas quedaron atrapadas en sus casas, con las puertas bloqueadas por árboles. Las calles quedaron llenas de desechos y escombros.

"Este fue un acontecimiento muy grave y mortal que afectó a nuestro estado, y no ha terminado aún", dijo por su parte el gobernador de Alabama, Robert Brantley.

Riesgo elevado

El servicio meteorológico nacional (NWS, National Weather Service) publicó una alerta en la que advierte del "riesgo elevado" de tornados, granizo, inundaciones súbitas y rayos en ciertas zonas de Alabama, Georgia y Misisipi, en sur del país.

En total, el temporal podría afectar a 21 (de 50) estados del país, en una zona que va desde los Grandes Lagos en el extremo norte hasta el Golfo de México en el sur y en la costa Atlántica.

En Birmingham, capital de este estado, el tornado causó una enorme destrucción y devastó una franja al norte de la ciudad donde se veían automóviles volcados y árboles arrancados.

Unas 375 mil personas quedaron sin electricidad en todo el estado, dijeron las autoridades.

Otro de los estados más afectados por estas tormentas es Arkansas (centro), donde este miércoles se contaban 11 fallecimientos debido a los tornados y a inundaciones súbitas.

"Hay árboles caídos, cortes eléctricos, casas dañadas (...) y muchas inundaciones en curso", declaró a AFP Renee Preslar, portavoz del Departamento de Emergencias de Arkansas.

publicidad

Masivas tormentas de primavera y cientos de tornados han sacudido el centro y sur de Estados Unidos en los últimos días con lluvias torrenciales e inundaciones que causaron enormes destrozos en propiedades e infraestructura en varios estados de la región.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad