publicidad

Tormenta Bonnie perdió fuerza en el Golfo rumbo a la zona del derrame

Tormenta Bonnie perdió fuerza en el Golfo rumbo a la zona del derrame

La depresión tropical Bonnie puede convertirse este sábado en un sistema de baja presión en su curso por el Golfo.

Tormenta Bonnie perdió fuerza en el Golfo rumbo a la zona del derrame 85...

A 32 km/h

MIAMI - La depresión tropical Bonnie puede convertirse este sábado en un sistema de baja presión en su curso por las aguas del Golfo de México con destino a la costa de Louisiana, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.Con vientos máximos sostenidos de 50 kilómetros por hora, el sistema meteorológico se muestra "menos organizado" y, según meteorólogos, se han reducido las probabilidades de que se intensifique en su avance hacia el norte de la costa del Golfo.El CNH indicó en su boletín de las 12:00 GMT de hoy que "Bonnie" estaba a 345 kilómetros al este-sureste de la desembocadura del río Misisipi, en Louisiana, y a 260 kilómetros al sur-suroeste de Apalachicola, en la costa oeste de Florida.

publicidad

"Bonnie" se desplaza en dirección oeste-noroeste con una velocidad de traslación de 32 kilómetros por hora.

Tiempo de impacto

El CNH pronosticó una gradual disminución de su velocidad de traslación con pocos cambios en su curso, por lo que el centro de Bonnie se aproximará a la costa norte del Golfo de México esta noche.

Se mantiene un aviso de tormenta tropical (paso del sistema en 36 horas) desde Destin, en la costa noroeste de Florida, hasta Morgan City, en Louisiana, incluido el lago Pontchartrain.

No obstante, "los avisos podrían levantarse más tarde hoy", señaló el CNH. Trabajo a ciegas

Los barcos que transmiten imágenes y sonido del pozo petrolero dañado en el Golfo de México desde el 20 de abril y que causó el mayor desastre ecológico en la historia de Estados Unidos se mantenían en posición el viernes mientras los restos de la tormenta tropical Bonnie se acercaban y amenazaban con obligar a una evacuación total, que dejaría a los ingenieros sin manera de verificar si la campana de cierre del derrame seguía en su lugar.Los buques, conectados a robots submarinos con cámaras y detectores sísmicos, serían los últimos en dejar la zona y si fuera posible capearían el temporal en el lugar, dijo el almirante retirado de la Guardia Costera Thad Allen.

"Si las condiciones lo permiten, se quedarán allí durante el paso de la tormenta", dijo Allen, en Nueva Orleáns.

publicidad

Recuento de Bonnie

Bonnie tocó tierra al sur de Miami el viernes como una tormenta tropical de baja intensidad, con vientos máximos sostenidos de 64 kph (40 mph). Se debilitó al cruzar Florida y al llegar al Golfo era apenas una depresión tropical. Sin embargo, los meteorólogos esperaban que volviera a intensificarse y llegara a la zona del derrame al mediodía del sábado.

Varios de los buques de las decenas que trabajan en el lugar del derrame estaban dejando la zona la noche del viernes. Se esperaba que sólo un puñado estuviera allí al amanecer, incluidos los que transmiten imágenes de video. Allen dijo que cada capitán decidirá cuándo partir de acuerdo con las condiciones del clima.

Los buques que transportan los robots serían los primeros en regresar si los pronósticos los obligan a partir, pero podrían no volver hasta por dos días, dijo Allen, quien monitorea las tareas por parte del gobierno federal.

Campana cerrada

La campana que ha contenido el crudo durante ocho días seguirá cerrada, dijo el almirante, pero si los robots dejan la zona, la única manera en que los funcionarios sabrán si el pozo sigue taponado o no será si el crudo aparece en tomas satelitales o aéreas de la superficie. Eso, si las nubes no tapan la vista.

Los equipos de vigilancia sonora que quedaron en el lugar podrían servir para que la petrolera BP sepa si el pozo sigue estable, pero los científicos no podrán escuchar las grabaciones hasta que los barcos regresen a la zona.

publicidad

Allen dijo tener cada vez más confianza en la campana, a pesar de algunos tropiezos iniciales. Los científicos dicen que una tormenta severa no debería afectarla, ya que está a casi 1,6 kilómetros (una milla) bajo la superficie.

"Casi no hay posibilidades de que tenga un impacto en el pozo o la campana, porque está a unos 5,000 pies de profundidad y ni siquiera las olas más grandes pueden llegar tan hondo", dijo Don Van Nieuwenhuise, director de los programas de geociencia de la Universidad de Houston.

Las tripulaciones de otras embarcaciones, incluida la que perfora el pozo de alivio que debería frenar para siempre el derrame, dedicaron el viernes a recoger sus equipos y salir del camino de la tormenta.

Prevén estragos

El oleaje y los fuertes vientos de Bonnie empujarán la marea negra hacia las costas del Golfo de México y dañarán aún más hábitats sensibles y animales de la región, pero ayudará a disolver el petróleo del derrame, según expertos.

Bonnie ingresó en el Golfo de México este sábado y se desplaza sobre el peor desastre ambiental de la historia de Estados Unidos antes de ingresar esta noche o la madrugada del domingo a la costa de Louisiana, según los pronósticos del CNH.

"Hacia el este del sector donde Bonnie tocará tierra, el petróleo será llevado con fuerza hacia las costas y el crudo que ya está cerca de la orilla será empujado más hacia el interior", dijo Peter Ortner, director del Instituto de estudios marinos y atmosféricos, en la escuela Rosentiel de la Universidad de Miami.

publicidad

"Como resultado habrá un mayor daño en hábitats frágiles, especialmente en estuarios y pantanos, y un efecto nocivo general, dada la importancia que estos ecosistemas del Golfo tienen en todo el sistema productivo y de reproducción", advirtió.

Preocupación mayor

Para este experto una de las mayores preocupaciones actuales es la interrupción de las operaciones de control del vertido y dejar el pozo tapado sin posibilidad de sacar el petróleo a un barco en superficie por entre dos y cuatro días.

"Se corre el riesgo de que esto resulte en otra pérdida de control del petróleo" y en la ruptura de los dispositivos que detienen la pérdida del pozo, alertó.

Las autoridades estadounidenses ordenaron el jueves suspender las operaciones de control del vertido de crudo de la empresa petrolera BP, y evacuar los barcos y personas desplegados en la zona al menos por 48 horas, hasta que pase la tormenta.

Ortner subrayó que "un aspecto positivo será que hacia el oeste de donde ingrese la tormenta al territorio, el petróleo que esté cerca de la costa será sacado más lejos, y las playas y orillas podrían ser lavadas por fuertes lluvias y vientos que se dirigen mar adentro".

Además, indicó que "la degradación del petróleo podría verse acelerada al mezclarse más con el agua y por re-exposición al oxígeno en algunas áreas".

publicidad

Apenas el segundo

El CNH pronosticó que la depresión tropical arrojará lluvias en zonas del sureste de Louisiana, el sur de Alabama, el sur de Misisipi y la zona de Panhandle, en la costa oeste floridana.

Bonnie fue la segunda tormenta tropical de la temporada de huracanes en el Atlántico, que comenzó el 1 de junio y se prolonga hasta el 30 de noviembre.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad