publicidad
Imágenes de CBS

"Tienen que pegarle" al árbitro, fue la orden que dicen haber recibido jugadores hispanos

"Tienen que pegarle" al árbitro, fue la orden que dicen haber recibido jugadores hispanos

Los dos jóvenes de origen hispano que tumbaron a un árbitro durante un partido de fútbol americano acusan a su entrenador de haberlos incitado a golpearlo.

Imágenes de CBS
Imágenes de CBS

"Tienen que pegarle", esa fue la orden que dicen haber recibido Michael Moreno y Víctor Rojas, los dos estudiantes de origen hispano que derribaron a un árbitro durante un juego de fútbol americano en San Antonio, Texas, a principios de este mes.

Moreno y Rojas, quienes han dicho estar arrepentidos, desataron críticas luego de que imágenes los mostraran corriendo hacia al árbitro Robert Watts y tirándolo al suelo durante el partido.

"(El entrenador asistente Mack Breed) nos juntó a mí y a otro jugador y nos dijo 'tienen que pegarle. Tiene que pagar el precio'", relató Moreno en una entrevista con George Stephanopoulos en Good Morning America.

"Uno pone su confianza en esta persona mayor, un guardián que ha estado ahí para mí (...) yo confío en él", agregó.

publicidad

Ambos estudiantes de la secundaria John Jay coinciden en que el árbitro Watts profirió insultos raciales y decretó faltas injustificadas durante el partido. El árbitro lo negó a través de su abogado, Alan Goldberger, a ABC.

Pero Rojas asegura haber escuchado esos comentarios. "Le dijo a uno de mis amigos hispanos 'habla inglés que estamos en América'", dijo el joven.

Ahora, ambos jugadores afrontan una investigación criminal de la policía en Marble Falls, Texas, y están a la espera de la decisión que tomará el distrito escolar Northside Independent.

Watts también analiza tomar acciones legales contra ellos.

Para el abogado de los chicos, Jesse Hernández, el castigo recibido ya fue suficiente.

"Creo que ya pagaron el precio. Ya tuvieron tres días de suspensión, quedaron excluidos de jugar fútbol por el resto de la temporada", afirmó en el programa de televisión.

Moreno y Rojas expresaron su arrepentimiento y dijeron estar preparados para las potenciales consecuencias.

"Estoy muy arrepentido. Solo espero que la gente pueda cambiar su forma de pensar sobre nosotros", afirmó Rojas.

Moreno hizo eco de esos comentarios.

"Todos nos ven como unos gánsters (...) pero debajo del casco y los pads soy un gran chico", afirmó Moreno, quien espera convertirse en un ingeniero aeroespacial.

El entrenador Breed aún no ha emitido comentarios sobre el incidente y está bajo una suspensión con sueldo.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad