publicidad

Suspenden ejecuciones de hispa

Suspenden ejecuciones de hispa

El fiscal de distrito de Dallas suspenderá las ejecuciones para revisar los casos, incluidos los de dos mexicanos.

Estudian 41 casos

EL PASO, Texas - En una decisión sin precedentes, el fiscal de distrito de Dallas suspenderá las ejecuciones en ese condado para revisar los casos, incluidos los de dos mexicanos, informó hoy la Coalición para la abolición de la pena de muerte."Necesitamos asegurarnos de que no será ejecutado ningún hombre que pueda ser inocente", dijo el fiscal Craig Watkins, de acuerdo con un comunicado de la coalición.

Watkins manifestó su intención de revisar 41 casos de reos condenados a muerte en el condado Dallas, entre ellos los mexicanos Abel Ochoa, y Juan Lizcano.

De acuerdo con el fiscal, que se encarga de fijar las fechas de ejecuciones de los condenados a muerte en el condado Dallas, existe preocupación después de que 19 reos sentenciados a tiempo en prisión fueran exonerados a raíz de nuevos exámenes de ADN.

En lo que va de 2008 han sido conmutadas siete sentencias de muerte por cadenas perpetuas. Mientras que en 2007 fueron ocho los prisioneros que salieron del pabellón de la muerte para purgar penas de por vida.

Análisis probatorio

"No se trata de una moratoria a la pena de muerte en Dallas", dijo Watkins, quien indicó que buscará suspender las fechas de ejecuciones de Gregory Wright, fijada para el 30 de octubre, así como la de Robert Hudson programada para noviembre 20.

"Me refiero a que debemos retirar esas fechas y analizar esos casos desde una nueva perspectiva para asegurarnos que todos los individuos que están en el pabellón de la muerte tienen que estar ahí y deben ser ejecutados", manifestó.

publicidad

Agregó que en algunos casos los reos han sido exonerados en base a testimonios falsos o problemas con los testigos, y en un menor número por fallas de la fiscalía.

"La decisión que no tiene precedentes del fiscal debe aplaudirse, porque si bien no se opone a la pena de muerte, siente la responsabilidad y el deber de asegurarse de que todo aquel que es ejecutado, sea en realidad culpable", expuso hoy a Efe el investigador privado Richard Reyna.

Han muerto inocentes

Reyna, quien ha participado en la defensa de decenas de condenados a muerte, dio a conocer las pruebas que revelaron la inocencia del hispano Rubén Cantú, ejecutado en 1993.

Cantú fue condenado por supuestamente disparar en nueve ocasiones un rifle contra su víctima para hacer lo mismo después en contra del único testigo que logro sobrevivir, y quien años después de que el hispano fuera ejecutado, reconoció que Cantú no fue quien accionó el arma.

"Sin duda, el estado de Texas ha ejecutado a hombres inocentes, y me parece responsable por parte del fiscal el querer asegurarse de que esto no pase más, al menos entre los condenados a muerte en Dallas", sostuvo Reyna.

Actualmente en Texas hay 14 mexicanos en el pabellón de la muerte en Texas, de los cuales 13 están contemplados en el Fallo Avena de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para la revisión de su caso.

Exigen escuchar reclamos

publicidad

El restante, Juan Lizcano, sentenciado a muerte en Dallas en diciembre de 2007 ingresó al pabellón de la muerte cuando había sido dictado ya el fallo.

La medida exige que los tribunales federales escuchen los reclamos de detenidos extranjeros que no fueron informados de su derecho a la asesoría consular, consagrado en la Convención de Viena de 1963.

La CIJ dictaminó en 2004 que los 51 mexicanos en el corredor de la muerte en Estados Unidos tenían derecho a una revisión judicial de sus casos.

Hasta el momento el Departamento de Justicia Criminal de Texas tiene en sus listas a 16 reos con fechas de ejecución, de los cuales cuatro son hispanos, y ha ejecutado de mayo a la fecha a ocho hombres, entre ellos el mexicano José Medellín, y el hondureño Heriberto Chi.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad