publicidad

soldados enfermos a la guerra

soldados enfermos a la guerra

Desde la invasión de Irak en 2003 EU ha enviado a zonas de conflicto tropas que no eran aptas para zonas de combate.

Evidencias médicas

WASHIGTON, DC - Desde la invasión de Irak en 2003 Estados Unidos ha enviado a zonas de conflicto en ese país y en Afganistán a más de 23 mil soldados que, desde el punto de vista médico, no eran aptos para el combate, afirmó hoy el diario USA Today.El diario, que citó documentación y registros del Pentágono como su fuente de información, sostuvo que "el uso de soldados que por razones médicas no eran aptos para ser enviados (a zonas de combate) es otra señal de la tensiones que afectan a las fuerzas armadas".

Desde el comienzo de su "guerra global contra el terrorismo" en septiembre de 2001 Estados Unidos ha enviado más de 1.6 millones de hombres y mujeres a Irak, Afganistán y otras operaciones de combate.

Las cifras de soldados que no eran aptos para ser enviados a la guerra por razones médicas surgen de las evaluaciones hechas por el personal médico en cada guarnición militar antes de que los soldados sean despachados a las zonas de conflicto.

"Según esas estadísticas el número de soldados que los médicos calificaron como no apto, pero igualmente fueron enviados a Afganistán o Irak, fluctuó de 10 mil 854 en 2003, a 5 mil 397 en 2005 y a 9 mil 140 en 2007", añadió el artículo.

El escándalo de Walter Reed

El diario Washington Post destapó el año pasado el caso la inadecuación del tratamiento médico y la falta de medios para tratar a los soldados heridos de guerra --muchos de los cuales tenían que esperar excesivos periodos antes de ser sometidos a tratamientos e intervenciones quirúrgicas, en parte por la excesiva burocratización y en parte por la falta de medios--, lo cual dejó muy mal parado tanto al Ejército como a la Administración estadounidense en un momento en el que la Casa Blanca solicitó nuevos esfuerzos al Congreso y a la ciudadanía para hacer frente a la guerra en Irak.
publicidad

El escándalo provocó la dimisión a su cargo del secretario del Ejército estadounidense, Francis J. Harvey.

Varios legisladores exigieron la creación de una comisión que se encargara de investigar las condiciones del Hospital Militar Walter Reed de Washington, el más importante del país.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad