publicidad

Sí a la protección de fuentes

Sí a la protección de fuentes

La excepción a ese privilegio tendría lugar en aquellos casos en los que resulta "crítico" el compartir la información.

Consenso

WASHINGTON - El Comité Judicial del Senado aprobó hoy por 15 votos a favor y dos en contra un proyecto de ley bipartidista que busca proteger la confidencialidad de las fuentes periodísticas.

El presidente del comité, Patrick Leahy, logró fraguar el consenso entre republicanos y demócratas gracias a una intensa negociación con los miembros del comité.

Docenas de organizaciones mediáticas de Estados Unidos como los diarios The New York Times, The Washington Post o la Asociación Estadounidense de Editores de Periódicos respaldan la iniciativa.

"El pueblo estadounidense puede finalmente celebrar cierto avance en momentos en los que el derecho del público a estar informado se ha visto con frecuencia asediado", indicó Leahy en un comunicado.

La iniciativa especifica que "un tribunal federal sólo puede obligar a un periodista a revelar una fuente confidencial cuando la información es verdaderamente crucial para un caso o investigación".

Además, la legislación establece que "se agoten todas las fuentes alternativas antes de recurrir a los medios".

Excepción a la regla

La excepción a ese privilegio tendría lugar en aquellos casos en los que resulta "crítico" el compartir la información.

"Por ejemplo, un reportero no puede reservar información cuando esa es necesaria para prevenir un ataque terrorista, un daño significativo a la seguridad nacional, la muerte, el secuestro o daños físicos significativos", apunta el texto del proyecto.

publicidad

Además, "los periodistas que sean testigos de un delito no pueden negarse a compartir lo que han presenciado".

Pese a que el proyecto establece claras excepciones todavía afronta la oposición de la Casa Blanca y, aunque ha sido aprobado por el Comité Judicial todavía podría hundirse cuando se someta a votación en el pleno del Senado.

Gobierno en contra

El gobierno estadounidense sostiene que una medida de ese tipo haría más difícil el identificar las fuentes de filtraciones que pueden suponer una amenaza para la seguridad nacional.

El fiscal federal Patrick Fitzgerald, que se hizo famoso tras obligar a varios periodistas a revelar sus fuentes en una investigación relacionada con la filtración del nombre de una ex agente de la CIA, también se opone a la medida.

"La propuesta (...) plantea amenazas reales para la seguridad nacional y el cumplimiento de la ley", asegura Fitzgerald en un artículo publicado hoy por el diario The Washington Post.

De aprobarse, la versión del Senado tendría que armonizarse con la aprobada este año por el Comité Judicial de la Cámara de Representantes.

Por su parte, el ex procurador general del Estado, Theodore Olson, defiende hoy en un artículo publicado junto al de Fitzgerald en el "Post", la aprobación de una ley federal que proteja la confidencialidad de las fuentes.

"Los periodistas no esperan situarse por encima de la ley", indica Olson, a lo que añade que los reporteros "deberían recibir alguna protección de forma que puedan cumplir con el servicio público de asegurar el libre flujo de información y exponer las conductas irregulares sin arriesgarse a sufrir penas de cárcel".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad