publicidad

Se duplicó el número de latinos sentenciados en cortes federales en Estados Unidos

Se duplicó el número de latinos sentenciados en cortes federales en Estados Unidos

Los hispanos representaron en 2007 el 40% del total de los sentenciados en cortes federales, según un estudio.

Se cuadruplicó

Los hispanos representan el 40 por ciento de todas las sentencias federales en Estados Unidos, lo que significa un aumento de casi cuatro veces en los últimos 15 años para este grupo étnico, según un estudio del Pew Hispanic Center en Washington. "La mayoría de estos casos están relacionados con inmigración, y el número de estos casos seguirá creciendo", vaticinó un abogado y analista legal.

Estos datos se sumaron al reciente informe del Centro Internacional de Estudios de Prisiones del King's College de Londres, que puso a la población carcelaria de este país en 2,293,157, la más alta del mundo.El estudio del Pew Center, una organización sin fines de lucro que analiza la población hispana y su impacto en Estados Unidos, fue dado a conocer este miércoles y establece que, sumado al 40% de latinos, el 27% de los sentenciados en cortes federales en 2007 fue de raza blanca, el  23% de raza afroamericana y el 10% de origen asiático, indígena u otros grupos étnicos.Entre 1991 y 2007, el número de sentenciados en cortes federales en todo el país aumentó a más del doble (118%), mientras que en el mismo período, se cuadruplicó el número de hispanos que recibieron condenas: de 7,924 en 1991, a 29,281 en 2007.

Esto quiere decir que los latinos representaron más del doble (54%) del crecimiento total de los sentenciados en casos federales.

publicidad

En 1991, el 23% de las personas que recibieron sentencia en cortes federales eran hispanos, indicó el informe de Pew, basado en datos aportados por la Comisión de Sentencias de Estados Unidos (USSC, por sus siglas en inglés).

El reporte destacó que el número de latinos sentenciados es bastante elevado -40 por ciento-, teniendo en cuenta que este grupo representa el 13% de la población adulta estadounidense.

Más del 72% de los hispanos sentenciados en 2007 se encontraba de manera indocumentada en Estados Unidos, por encima del 61% en 1991.

Un 48% de los latinos fue sentenciado por delitos migratorios y 37% por delitos relacionados con la droga. Esta proporción era diametralmente opuesta en 1991: 56% fueron condenados por delitos de drogas y sólo 14% por temas migratorios.

Una de las razones por este aumento en el número de latinos sentenciados tiene que ver con el incremento en los procesamientos de casos relacionados con inmigración, los que se debaten exclusivamente en el sistema judicial federal.

Bajo "presión"

"Y el número de estos casos seguirá creciendo ya que la administración del  ex presidente Bush puso énfasis en el procesamiento de los delitos de reingreso sin documentos. Antes, los fiscales locales tenían la discreción de decidir si seguían adelante con estos casos o no", rexplicó a Univision.com Matt Adams, director de Asuntos Legales del Northwest  Immigrant Rights Project con sede en Seattle, una entidad sin fines de lucro que brinda representación legal en casos de inmigración a personas indigentes.

"Pero desde los dos últimos años -siguió el abogado- han puesto mucha presión para procesar estos casos. En vez de dedicar los esfuerzos a combatir delitos relacionados con el tráfico de drogas, por ejemplo, se han estado esforzando en el procesamiento de estos delitos de reingreso".

"Casos como estos son de rápida resolución y suman, rápidamente, números a las estadísticas. Y han habido estados que se han estado quejando ya que se desvía la infraestructura y los esfuerzos a estos casos de delitos por reingreso sin documentos, y no a cosas mucho más serias, como el desbaratamiento de redes de contrabando de drogas, secuestro de niños en la frontera o delitos violentos", añadió Adams durante la entrevista telefónica.

Adams explicó que una persona que reingresa a EU sin papeles, y que haya sido deportada con anterioridad, puede ser condenada de 10 a 20 años de prisión aunque aclaró que en muchos casos existe un 'acuerdo' entre las partes, lo que puede reducir la condena a dos o tres años tras las rejas, "lo que igual es mucho tiempo".

Por su parte, la abogada Claudia Valenzuela, del National Immigrant Justice Center en Chicago, trazó el origen de este incremento en los procesamientos contra inmigrantes en los ataques de Septiembre 11, 2001.

"El Congreso autorizó el uso de más infraestructura y esfuerzos en este sentido, el uso de más dinero para crear más espacios de detención", dijo la profesional que supervisa la parte legal de los servicios de representación que brinda esta institución solidaria a quienes carecen de medios para pagar a un abogado en el sector privado.

publicidad

Si bien Valenzuela se mostró esperanzada en que las cosas cambien con la nueva administración del presidente Obama, expresó: "Tenemos que ser eficientes y realistas y reconocer que la situación no está funcionando de la manera en que está".

El trabajo de investigación del Pew Center estableció además que de los hispanos que residen con documentos en Estados Unidos, y que fueron condenados por delitos migratorios, el 91% lo fue por haber traficado o albergado a personas sin documentos.

Añade también que más de la mitad (56%) de los latinos recibieron sentencias en cortes de cinco distritos del país, todos ellos fronterizos con México.

El estudio aclara que, según el Departamento de Justicia, en 2007 sólo 6% del total de sentencias en Estados Unidos correspondió a cortes federales, mientras las demás se decidieron en tribunales estatales.Asimismo, un 8,6% de los presos ocupó cárceles federales.

El país con más gente presa

Estos datos se suman a los recientes que surgieron de una investigación del Centro Internacional de Estudios de Prisiones del King's College de Londres, una institución que analiza los sistemas carcelarios de la mayoría de los países, que establecía que Estados Unidos era el país con más gente presa en el mundo: 2,293,157.

Según este mismo estudio, existen 9,800,000 personas alojadas en instituciones penales en todo el mundo, de las cuales, casi la mitad se encuentra en solo tres países: Estados Unidos (2,293,000), China (1,570,000) y Rusia (890,000).

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad