publicidad

Romney abandona la carrera

Romney abandona la carrera

El ex gobernador republicano de Massachusetts Mitt Romney estaría punto de anunciar el retiro de su precandidatura a la presidencia de EU.

Mormón y millonario

El ex gobernador republicano de Massachusetts Mitt Romney decidió retirar su precandidatura a la nominación de su partido, tal como lo anunció ante un grupo de partidarios en Washington DC. "Ingresé en esta contienda porque amo a Norteamérica, y porque amo a Norteamérica, siento que ahora debo dar un paso al costado, por nuestro partido y por nuestro país", dijo.Romney, que perdió terreno frente a su rival John McCain en el "supermartes", quedó afuera de la contienda y sumó su nombre a la lista de quienes le precedieron, como Rudy GiulianiFred Thompson y Tom Tancredo.

publicidad

Durante su discurso ante el Comité de Acción Política Conservadoraen (CPAC por sus siglas en inglés), Romney aseguró que "ésta no es una decisión fácil para mí. Odio perder. Mi familia, mis amigos y quienes me apoyan, muchos de ustedes aquí presentes, me han dado mucho para ponerme en el lugar donde tengo una posibilidad de convertirme en presidente".

"Si ésto solo fuera acerca de mí mismo, yo hubiera continuado. Pero ingresé en esta contienda porque amo a Norteamérica, y porque amo a Norteamérica, siento que ahora debo dar un paso al costado, por nuestro partido y por nuestro país", agregó.

"Seguiré defendiendo los principios conservadores; lucharé al lado de ustedes por todas las cosas en que creemos. Y una de esas cosas es que no podemos dejar que el próximo presidente de Estados Unidos se retire frente a la cara del extremismo diabólico", señaló en referencia a la lucha contra el terrorismo y las posturas de los precandidatos demócratas Hillary Clinton y Barack Obama, quienes se inclinan por el inmediato fin de la intervención norteamericana en Irak y el regreso de las tropas .

En su discurso no hizo público su apoyo a ninguno de sus ex contendientes, McCain y Mike Huckabee, quienes continúan en carrera. Y añadió: "No estoy de acuerdo con el senador McCain en varios de los temas, como todos saben. Pero coincido con él en hacer todo lo posible para tener éxito en Irak, en encontrar o en ejecutar a bin Laden, y en eliminar a Al Qaeda y el terrorismo".

publicidad

Atlético y con trajes clásicos

Romney, de 60 años, brillante empresario multimillonario, se esforzó en mantener "viva" su campaña gracias al dinero de su propio bolsillo, pero la realidad le jugó una mala pasada ya que a la hora de contabilizar los votos y el apoyo de la gente, en las primarias y "caucuses" que se han celebrado hasta el momento, no obtuvo los resultados esperados.

El ex gobernador sólo logró imponerse el martes en seis estados. Y con anterioridad, había logrado triunfos en estados menores. El mormón -que citó varias veces a Aznar como referencia para luchar contra los islamistas y para América Latina- presentó un programa conservador centrado en la defensa de los valores familiares tradicionales, sin desatender otros temas como el apoyo a la pena de muerte y el derecho a tener armas.

Su programa tradicional, elaborado para seducir a las bases más radicales del partido, se topó con las reticencias que levanta su pertenencia a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, una facción creada en el siglo 19 por el pionero Joseph Smith considerada herética por la mayoría de los cristianos evangélicos.

A principios de diciembre, para tratar de frenar el auge en las encuestas de Mike Huckabee, ex gobernador de Arkansas y pastor bautista durante 20 años, Romney trató de tranquilizar al electorado conservador del partido, al defender el papel de la religión en la vida pública.

publicidad

Pese a sus esfuerzos, Romney cayó derrotado por Huckabee en Iowa, donde se inició el 3 de enero la carrera para la candidatura a las elecciones presidenciales del 4 de noviembre.

De pinta atlética, trajes clásicos, padre de cinco hijos y fundador de la sociedad de capital riesgo Bain Capital, Romney dio sus primeros pasos en la política nacional estadounidense en 1994, cuando trató infructuosamente de arrebatar su escaño al veterano senador de Massachusetts Edward Kennedy.

Unos años antes, su ayuda ya había sido solicitado por el comité organizador de los juegos olímpicos de invierno de Salt Lake City (oeste), que se encontraba entonces salpicado por numerosos errores de gestión y varios escándalos financieros.

Después, se convirtió en gobernador de Massachusetts, tras orientar su política hacia el centro, siguiendo los pasos de su padre George Romney, ex gobernador de Michigan, que intentó asimismo 40 años atrás presentarse a la Casa Blanca.

De su programa centrista de Massachusetts no queda casi nada. Hoy día Romney se posicionó claramente a la derecha y está rodeado por varios estrategas del Partido Republicano, entre ellos el ex jefe de la diplomacia de Estados Unidos para América Latina Roger Noriega. Antes del "supermartes", Romney ganó Michigan, Wyoming y Nevada.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad