publicidad

Rice testificará ante el Congreso

Rice testificará ante el Congreso

Condoleezza Rice, consejera de seguridad nacional de la Casa Blanca, rendirá testimonio público y bajo juramento ante la comisión investigadora del 9/11.

En su anuncio, la administración precisó que autorizará el testimonio de Rice siempre y cuando el panel investigador no solicite declaraciones públicas de ningún otro funcionario de la Casa Blanca.

"El presidente está dispuesto (...) a solicitud de la comisión sobre los atentados cometidos en Estados Unidos, a aceptar que la consejera del presidente para la seguridad nacional, Condoleezza Rice, declare en público y bajo juramento", indicó Alberto Gonzales, asesor letrado del gobierno, en una carta dirigida al presidente de esa comisión.

Gonzales precisó igualmente que Bush y el vicepresidente Dick Cheney también están dispuestos a reunirse con los diez miembros de la comisión en privado para responder a sus preguntas.

Esta decisión implica un giro completo en la posición de la presidencia, que hasta ahora se oponía a una audiencia pública de Rice en nombre de la separación de poderes ejecutivo y legislativo.

Sin embargo, varios legisladores llamaron a que Rice declarara públicamente ante la comisión bipartidaria.

El gobierno estaba bajo intensas presiones para que Rice declarara públicamente, luego de las críticas formuladas a la política antiterrorista de Bush previa a los ataques en Nueva York y Washington, que dejaron más de 3 mil muertos.

El ex zar antiterrorista de la Casa Blanca Richard Clarke declaró la semana pasada ante la comisión que Bush había desestimado la amenaza de Al Qaeda.

publicidad

La carta de Gonzales también contempla exigencias de la comisión, diciendo que Bush y Cheney "acordaron reunirse conjuntamente en privado una vez con los 10 miembros del panel y un asistente de la comisión que tome notas de la sesión".

El domingo pasado Rice dijo en la televisión estadounidense que no daría su testimonio públicamente, puesto que ya lo había hecho en privado ante la comisión.

Pero aliados de la Casa Blanca y republicanos que investigan los atentados del 11 de septiembre del 2001 insistieron durante el fin de semana en recibir el testimonio en público de Rice.

Un miembro de la comisión dijo que su negativa a declarar era un "error político de primera magnitud".

Rice dijo en una entrevista por televisión que quiere reunirse con familiares de las víctimas del 11 de septiembre porque sabe que están decepcionados debido a que no puede declarar en público.

"Nada sería mejor, desde mi punto de vista, que poder declarar", dijo Rice el domingo por la cadena CBS. "Realmente quisiera hacerlo. Pero aquí está en juego un principio importante: es un principio de vieja data que los asesores de seguridad nacional no declaran ante el Congreso".

Inicialmente el presidente Bush, que pasó un largo fin de semana en su rancho en Texas, no cedió, y varios funcionarios dijeron que no cambiarían de parecer acerca de permitir a Rice que declare. Pero eso Bush la envió a la televisión para que respondiera durante el fin de semana a los ataques a su gobierno por su actuación frente a la amenaza del terrorismo.

publicidad

La semana pasada Clarke, ex asesor de la Casa Blanca en contraterrorismo, criticó a Bush por no haber impedido los ataques a las Torres Gemelas y el Pentágono. El ex funcionario dijo que recibirá con agrado el intento republicano de permitir la difusión la declaración jurada que formuló ante una comisión legislativa hace dos años.

Los legisladores desean demostrar las discrepancias entre la reciente comparecencia de Clarke ante el Congreso y sus críticas de Bush con los encendidos elogios que hizo del mandatario cuando trabajaba para la Casa Blanca.

La Casa Blanca pidió a la comisión que vuelva a declarar en privado Rice para aclarar "varias interpretaciones erróneas" de su comparecencia anterior y su posición en torno a los ataques. El 7 de febrero Rice se reunió durante cuatro horas con la comisión.

Sin embargo, la Casa Blanca se negaba a que su asesora de Seguridad Nacional compareciera en público y ante las cámaras de televisión, debido al principio constitucional de la separación de poderes.

"Aceptaremos cualquier declaración" de Rice, que fue "muy, muy sincera en su primera reunión con nosotros", dijo el ex gobernador de Nueva Jersey Thomas Kean, un republicano designado por Bush para encabezar la comisión.

"Pero como comisión creemos unánimemente que (Rice) debería declarar en público. Creemos que es importante que exponga su caso. Comprendemos que hay argumentos sobre la separación de poderes, pero creemos que en una tragedia de esta magnitud ese tipo de razonamientos legales quedan mayormente superados", dijo Kean a la cadena de televisión Fox News.

publicidad

El miembro de la comisión John Lehman, ex secretario de la armada bajo el presidente Ronald Reagan, dijo que Rice "nada tiene que ocultar, y pese a ello esta actitud da la impresión entre los estadounidenses honestos y la gente de todo el mundo que la Casa Blanca oculta algo, que Condi Rice tiene algo que ocultar".

"Y si así es, puedo garantizar que no lo hemos descubierto. No hay prueba de ello. Por ello es tan absurda esta situación, es un error político de primera magnitud", dijo Lehman a la cadena de televisión ABC.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad