publicidad

Restringen la aplicación del perfil racial, pero seguirá en las fronteras

Restringen la aplicación del perfil racial, pero seguirá en las fronteras

Aunque nuevas normas restringen su aplicación, los agentes migratorios y de aeropuertos fueron exceptuados.

Departamento de Justicia revela nueva guía de perfiles raciales Univision

La presión de los estadounidenses ha dado su fruto, aunque en partes. Mientras miles de manifestantes en todo el país empujan a las autoridades a actuar en contra de la discriminación racial, el Departamento de Justicia anunció hoy una nueva guía que prohíbe el uso del perfil racial como causa para arrestar a una persona. Sin embargo, las nuevas normas no se aplicarán en la frontera y los agentes podrán seguir deteniendo a las personas por su raza o etnia.  

Los agentes federales de Estados Unidos a cargo de las inspecciones fronterizas y de pasajeros en los aeropuertos estarán exentos de las nuevas normas contra la etiquetación o discriminación racial, que deben cumplir el FBI y otras agencias que dependen del Departamento de Justicia.

publicidad

Puntualmente, los agentes del Departamento de Seguridad Nacional que vigilan la frontera de EEUU con México y la entrada de pasajeros en los aeropuertos del país podrán seguir deteniendo a personas basándose en su raza o su etnia.

Organizaciones activistas salieron a protestar apenas se conocieron las nuevas normas y han dicho que la excepción afectará desproporcionadamente a los hispanos y a las minorías religiosas.

Las nuevas normas fueron anunciadas hoy por el fiscal general Eric Holder. El Departamento de Justicia “tomará nuevas medidas para impedir el perfilamiento (de personas) por parte de las agencias federales, sobre la base de una política de 2003 que anteriormente tenía en consideración la raza y la etnicidad en la conducción de investigaciones federales”, dice un comunicado publicado en la web de esa dependencia.

Al anunciar la nueva política, el Fiscal General dijo que estas prácticas no sólo perpetúan los estereotipos negativos y promueven la desconfianza sino que también son contraproducentes para lograr una buena actuación policial.

"Como Procurador General, he manifestado repetidas veces que el perfil racial de aplicación de la ley no sólo es incorrecto, es equivocado e ineficaz - ya que se pueden concentrar erróneamente esfuerzos de investigación, desperdiciar recursos preciosos y, en última instancia, socavar la confianza del público. Particularmente a la luz de los recientes incidentes que hemos visto a nivel local - y las preocupaciones acerca de la confianza en el proceso de justicia penal, que tantos han planteado a lo largo de la nación - es imperativo que tomemos todas las medidas posibles para instituir práacticas sanas, cabales y fuertes de vigilancia", dijo Holder.

publicidad

El Procurador General añadió: "Con esta nueva orientación, tomamos un gran e importante paso adelante para garantizar la vigilancia efectiva por parte de oficiales federales, así como estatales y locales que participan en grupos de trabajo federales en todo el país. Esta guía es el resultado de cinco años de revisión detallada. Codifica importantes nuevas protecciones para los que entran en contacto con los agentes del orden federales y sus socios. Y aporta una mejor capacitación, supervisión y rendición de cuentas de las fuerzas federales en todo el país, para que actos aislados no empañen el trabajo ejemplar que ha realizado la inmensa mayoría de las fuerzas del orden que trabajan duro en Estados Unidos cada día".

La nueva guía instruye a los oficiales, ya sea en operaciones  de rutina o espontáneas, a no utilizar la raza, etnia, género, origen nacional, religión, orientación sexual o identidad de género en cualquier grado como excusa para detener a una persona, salvo que estas características se apliquen específicamente a la descripción de un sospechoso.

A pesar del avance que esta medida significa, el hecho de que la TSA, la CBP (agencia de Protección de Fronteras y Aduanas) y las policías locales no están incluidas en estas directrices genera desconfianza en organismos de defensa de derechos humanos que ven a los hispanos desprotegidos ante esta excepción.

publicidad

Las nuevas normas que prohíben la catalogación racial eximen de su cumplimiento a la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA), así como las inspecciones en los puertos de ingreso y las interceptaciones en los cruces fronterizos.

Las nuevas directrices se aplican a los agentes federales pero no son obligatorias a los policías locales que tienen más contacto cotidiano con miembros de sus comunidades.

Según Holder, estas directrices fueron esbozadas mucho antes de los recientes casos como el de Ferguson, Missouri. Lo cierto es que el fiscal general dio a conocer las directrices en el momento indicado: justo cuando las calles de las ciudades más importantes del país se han llenado de manifestantes que rechazan la brutalidad y los abusos policiales. No es casual. Y se convierten en un legado significativo de este funcionario cuya renuncia fue anunciada en septiembre y se concretará en breve.

La Unión Americana por los Derechos Civiles (ACLU, sus siglas en inglés) dijo que las nuevas normas representaban "un significativo paso adelante", pero que no es suficiente.

"En este momento histórico de las relaciones raciales de nuestra nación, el anuncio de esta guía revisada es una importante señal de progreso, pero no se ocupa por completo de la necesidad de una reforma de tácticas policiales a nivel estatal y local”, dijo la directora de la Oficina Legislativa de ACLU Laura W. Murphy.

publicidad

Las normas anunciadas hoy regirán puntualmente para agencias dentro del Departamento de Justicia como el FBI, el Departamento Estadounidense Antidrogas y la Oficina Federal para Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

Dirigentes de ACLU manifestaron preocupación de que los protocolos no se apliquen a las dependencias de Seguridad Nacional encargadas de las fronteras y los aeropuertos, por considerar que la exención afectaría desproporcionadamente a hispanos y minorías religiosas.

"Concentrarse en toda una clase de gente en vez de una conducta individual es injusta y perjudica nuestra seguridad nacional desperdiciando escasos recursos gubernamentales y socavando la confianza de las comunidades en el gobierno", afirmó el grupo en una declaración.

Oficiales de Inmigración señalan que no pueden hacer su trabajo “sin tomar en cuenta la etnia. Dependemos mucho de eso”, según un artículo publicado por The New York Times.

Con información de EFE y The Associated Press

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad