publicidad

Republicanos piden más hechos que palabras tras discurso de Obama

Republicanos piden más hechos que palabras tras discurso de Obama

"Nuestra nación se acerca a un abismo"

Respuesta de la oposición

El presidente Obama acaba de concluir su discurso del Estado de la Unión ante un Congreso lleno de muchas nuevas caras. Un rostro que no vimos esta noche fue el de nuestra amiga y colega, la Congresista Gabrielle Giffords, de Arizona. Todos extrañamos el espíritu alegre de Gabby, y estamos orando por su pronto regreso a la Cámara de Representantes.

President Obama's State of the Union Address

A principios de este mes, el Presidente Obama habló muy emotivamente durante un acto recordando a las seis personas que murieron aquella mañana de violencia en Tucson. Sin embargo, no hay palabras que puedan consolar la tristeza que envuelve a las familias y amigos de los fallecidos.

Lo que podemos hacer nosotros es asegurarle a todos que la nación está orando por ellos, y, como dijo el Salmista, “el Señor sana a los que poseen un corazón herido y cura sus heridas, y con el tiempo la gracia reemplazará el dolor”.

En su discurso de esta noche, el Presidente enfocó mucha de su atención a nuestra economía en general"y especialmente a nuestro déficit y la deuda federal.

El Presidente tenía razón al hacerlo, y algunas de sus palabras fueron alentadoras. Pero los hechos son más importantes que las palabras. Permítanme asegurarles que los Republicanos en la Cámara y en el Senado quieren trabajar con el Presidente para frenar el malgasto federal.

publicidad

En uno de nuestros primeros actos como la nueva Mayoría, los Republicanos en la Cámara votamos a favor de recortar el propio presupuesto del Congreso. El Presidente ha solicitado también que se aumente el límite de la deuda federal. Pero les diré que los días de laborar como antes han llegado a su fin.

Los miembros de mi partido están firmes en mantener un par de convicciones simples: No es una estrategia el continuar re-eligiendo préstamos para que funcione gobierno federal. Recortes al exagerado gasto federal tiene que ser la prioridad.

La razón es simple.

Hace unos años, reducir los gastos federales era importante. Hoy en día, es imperativo. Les digo por qué.

Nos enfrentamos a una deuda aplastante.

Esta deuda va pronto a superar el valor de toda nuestra economía, y crecerá a muy altos niveles en los próximos años.

Si continuamos en este curso actual, cuando mi nieta Morgan Elizabeth comience a criar sus hijos, el gobierno federal se habrá duplicado en tamaño y también se van a duplicar los impuestos que ellos pagaran.

Ninguna economía puede mantener esos altos niveles de deuda e impuestos. La próxima generación va a heredar una economía estancada y una nación disminuida.

Nuestra deuda es el producto de los actos de muchos Presidentes y Congresos durante muchos años. Ninguna persona o partido es responsable de ella.

publicidad

Pero los hechos no se pueden negar y los hechos son claros.

Desde que asumió su cargo, el Presidente firmó la ley aumentando en casi el 25 por ciento para las agencias domesticas federales, un aumento de 84 por ciento cuando incluimos la fracasada ley de estímulo.

Después de dos años, el desempleo sigue por encima del 9 por ciento y la burocracia del gobierno federal  ha aumentado en más de 3 trillones de dólares la deuda federal.

El Presidente heredó una difícil situación fiscal y económica.

Pero enfrentándose a una situación tan grave,  en vez de restaurar lo fundamental para un sólido crecimiento económico, el Presidente se empeñó en un plan de gastos de estimulo que no sólo le impidió cumplir su promesa de crear más empleos, sino también hundió al país en una deuda mayor.

Y para hacer peor las cosas, el Presidente y su partido crearon entonces un nuevo programa federal para reformar el sistema del cuidado de la salud.

Lo que ya sabemos sobre la reforma de salud del Presidente es lo siguiente: los costos están subiendo, las primas continúan su ascenso, y millones perderán su cobertura actual. La creación de empleos ha sido reprimida por todos los impuestos, penalidades, mandatos y nuevos gastos que impone al contribuyente norteamericano.

Empresas y sindicatos de todo el país están pidiéndole a la Administración Obama una exención de los nuevos requisitos de la ley. Los que tienen influencia política los están recibiendo; los otros no. El Presidente mencionó la necesidad de una reforma para regular y aliviar la carga a las empresas norteamericanas. Estamos de acuerdo"y creemos que su ley de reformar el sistema de salud sería el lugar ideal para comenzar.

publicidad

La semana pasada los Republicanos de la Cámara votaron a favor de revocar completamente esta ley, como nos comprometimos a hacerlo, y vamos a trabajar para substituirla con reformas que son fiscalmente responsables, centradas en los pacientes y sus necesidades, y que verdaderamente reduzcan los gastos.

Los costos involucrados en nuestro sistema del cuidado de la salud están impulsando el crecimiento explosivo de la deuda nacional. Y la ley del Presidente está llevando a nuestro país a la bancarrota.

Nuestra deuda está fuera de control. Lo que era un desafío fiscal es ahora una crisis fiscal.

No podemos negarlo, sino, tenemos que enfrentarla.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad