publicidad
Brown, el nuevo senador por Massachussetts, es un fuerte opositor al plan de reforma de salud de Obama.

Republicano ganó banca de Kennedy

Republicano ganó banca de Kennedy

Scott Brown, un feroz opositor a la reforma de salud, es el nuevo senador por Massachussetts en reemplazo de Kennedy.

Brown, el nuevo senador por Massachussetts, es un fuerte opositor al pla...
Brown, el nuevo senador por Massachussetts, es un fuerte opositor al plan de reforma de salud de Obama.

Y ello ocurre justo cuando el sueño de la reforma, largamente

acariciado por el propio Kennedy y por el presidente Barack Obama

parecía cerca de alcanzarse.Obama y los líderes de su partido trabajaban a marchas forzadas para

definir alternativas -ninguna de ellas la más deseable- para salvar la

iniciativa principal del mandatario en política interna.

Simultáneamente, sus ojos estaban puestos en los comicios especiales de

Massachusetts.

Scott Brown venció a la secretaria de

Justicia demócrata de Massachusetts, Martha Coakley por lo que la banca que

perteneció al progresista Kennedy quedó en manos de un decidido

opositor a la reforma de salud.

Esto quita a los demócratas la mayoría de dos tercios -60 votos- en

el Senado que necesitan para aprobar el proyecto si la Cámara de

publicidad

Representantes le hace cambios y lo vuelve a enviar a la cámara alta.

Hasta ahora, los republicanos se han opuesto de manera unánime a la iniciativa.

Obama y los dirigentes demócratas

tendrán que considerar una serie de atajos, los cuales involucrarían

riesgos políticos crecientes.Las diferencias significativas entre las

propuestas aprobadas por la Cámara de Representantes y el Senado

tendrían que ser superadas a instancias del presidente, y los

legisladores demócratas tendrían que moverse a paso veloz para lograr

su promulgación.

Sería mucho pedir para los demócratas, que estarán desmoralizados al

perder un escaño que había sido conservado de manera prácticamente

ininterrumpida por un Kennedy desde 1953. Los esfuerzos para atraer el

apoyo de algún republicano podrían intensificarse.

Pero ante el hecho de que las encuestas muestran que los votantes le

han ido quitando el apoyo a la reforma de salud -y de que los líderes

publicidad

republicanos seguramente redoblarían su ataque- el presidente podría

quedar abandonado por los legisladores de su propio partido.

El vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs, reconoció por primera vez

que Obama podría no convencer a sus correligionarios sobre la ambiciosa

legislación.

"Creo que seríamos los primeros en admitir que pensamos que hay muchos

más beneficios de los que ve y percibe la gente en estas iniciativas",

dijo Gibbs a la prensa. "Si ello fracasa, creo que seguramente será un

fracaso que yo y otros en la Casa Blanca tendremos que asumir como

nuestra responsabilidad, hasta llegar e incluir al presidente".

Los líderes demócratas en el Congreso han buscado mostrar

determinación. En 1994, los demócratas no lograron promulgar el paquete

de salud del entonces presidente Bill Clinton y perdieron el control

del Congreso.

"Sin importar lo que ocurra en Massachusetts, tendremos atención

publicidad

asequible y de calidad para la salud de todos los estadounidenses y la

tendremos muy pronto", dijo la líder de la Cámara de Representantes,

Nancy Pelosi.

Pero, ¿cómo lograrlo?

"No quiero especular", dijo el martes el líder de la mayoría en la

Cámara de Representantes, Steny Hoyer. "No estamos todavía en

condiciones de tomar esa decisión".

La meta sigue siendo lograr un acuerdo que resuelva las diferencias

entre las iniciativas de la Cámara de Representantes y del Senado,

insistió Hoyer, y aprobar una propuesta final mediante el proceso

legislativo normal.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad