publicidad

Rechazan pedido de clemencia del papa Francisco para una condenada a muerte

Rechazan pedido de clemencia del papa Francisco para una condenada a muerte

La Junta de Perdón y Libertad Condicional del estado de Georgia rechazó los pedidos de clemencia del Papa y Kelly Gissendaner será ejecutada esta noche.

Kelly Gissendaner  se convirtió en la primera mujer en ser ejecutada por pena de muerte en la ciudad de Georgia en los últimos setenta años. Pese a que su muerte  estaba programada para efectuarse a las 7:00 pm, hota local, una serie de apelaciones de último minuto a nivel estatal y federal, retrasaron la ejecución.

La Corte Suprema de  EEUU y la Corte Suprema del estado de Georgia rechazaron las varias solicitudes de suspensión de ejecución por parte de los abogados de Gissendaner. La Junta de Indultos y Libertad Condicional también se negó a concederle el indulto después de que se reunió el temprano el martes para considerar nuevos testimonios de los partidarios.

publicidad

Gissendaner, de 47 años, fue condenada a muerte por haber planeado la muerte de su esposo, ocurrida en 1997. Ella conspiró con su amante, quien apuñaló a Douglas Gissendaner hasta su muerte. El amante de Kelly Gissendaner,  Gregory Bruce Owen, fue condenado a cadena perpetua pese a haber sido el autor material del homicidio, condena que la defensa de Gissendaner ha calificado de injusta.

Para su última comida dip de queso y papas fritas, Texas fajita nachos y una limonada dietética.

Lea: Suspenden ejecución de la primera mujer en Georgia.

Decenas de personas se congregaron el lunes por la noche frente al  Capitolio estatal en una vigilia para interceder en favor de Gissendaner, petición que ha sido secundada por los hijos de la mujer.

La ejecución de Gissendaner estaba prevista inicialmente para principios de este año, pero fue suspendida en dos ocasiones debido a una tormenta invernal que azotó al estado y por problemas relacionados con la droga utilizada en la inyección letal que suministran a los condenados.

El Papa pidió por su vida

Horas antes, el papa Francisco urgió a salvar la vida de  Kelly, pero la Junta de Perdón y Libertad Condicional del estado de Georgia rechazó a última hora los pedidos de clemencia.

En nombre del pontífice, la  Nunciatura Apostólica de Estados Unidos solicitó en una carta a la junta estatal cancelar la ejecución de Gissendaner, quien será la primera mujer a la que se aplique la pena capital en  Georgia en 70 años.

publicidad

Sin querer minimizar la "gravedad del crimen", el papa Francisco pidió, a través de una misiva enviada por el nuncio apostólico  Carlo María Vigano, clemencia para esta mujer, a quien se le suministrará una inyección letal hoy a las  19:00 hora local en la  prisión estatal de Jackson.

"Suplico (...) a su junta directiva conmutar la pena por una que mejor exprese la justicia y la misericordia", precisó Vigano en la carta a la Junta de Perdón y Libertad Condicional.

El jueves pasado el papa Francisco, que realizó una visita de seis días a EEUU, pidió ante el Congreso estadounidense  "abolir" la pena de muerte.

La Junta de Libertad Condicional accedió a escuchar nuevamente argumentos a favor de Gissendaner, pero nuevamente negó la petición de la condenada para que se le conmute la pena capital por cadena perpetua.

Los cinco integrantes de esta junta escucharon durante 45 minutos la petición de  clemencia por parte del hijo mayor de Gissendaner, Brandon Brookshire, para posteriormente atender a la familia de la víctima.

Los tres hijos de Gissendaner alegaron que han perdonado a su madre por la muerte de su padre y han intercedido a su favor, argumentando que  ella se ha reformado y es una persona distintatras pasar décadas en prisión.

Un juez federal rechazó también este lunes una moción de clemencia a favor de la condenada.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad