publicidad

Radiografía de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos

Radiografía de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos

La Corte Suprema de Justicia, plasmada en el artículo III de la Constitución de Estados Unidos, es el más alto tribunal del país.

Nueve jueces

WASHINGTON - La Corte Suprema, plasmada en el artículo III de la Constitución estadounidense, es el más alto tribunal del país, encargado de pronunciarse sobre las cuestiones fundamentales de la sociedad.Está conformado por nueve jueces que ocupan sus puestos de por vida, aunque pueden decidir retirarse, como el juez David Souter, de 69 años, cuya renuncia provocó la nominación de Sonia Sotomayor, quien debe ser confirmada este jueves por el Senado.

Como los presidentes, los jueces pueden ser objeto de juicios políticos, lo que puede llevar a su destitución en caso de "traición, corrupción u otro delito", aunque esa situación nunca ha ocurrido.

Desde que fue instituida la Corte, en promedio los jueces ocupan sus sillas 15 años y cada dos años se nombra a un nuevo magistrado.

Miles de casos

Numerosos casos llegan hasta la Corte Suprema, pero los jueces tienen la potestad de decidir en cuáles fallan. El año pasado el tribunal recibió 10,000 casos, pero hubo sólo un centenar de decisiones.

El máximo tribunal tiene la última palabra en temas divisivos que captan la atención de los estadounidenses, como el aborto, la pena de muerte y el derecho a tener armas.

Además, tiene la potestad de revertir decisiones de una jurisdicción inferior y solicitar que se vuelva a estudiar el caso. También estudia peticiones urgentes, como en el caso de una ejecución.

publicidad

Adoptados por mayoría, los fallos de la corte son redactados por un juez, mientras que los otros le dan su apoyo o argumentan su rechazo, por lo que es posible saber con precisión la posición de cada magistrado.

Número poco claro

La Constitución no especifica el número de miembros que debe tener la Corte Suprema; en su lugar, el Congreso tiene la facultad de fijar el número de jueces. Originalmente, el número total de jueces fue fijado en seis por el Ley Judicial (Judiciary Act) de 1789. Mientras el país creció geográficamente, el número de jueces aumentó. La Corte fue ampliada a siete miembros en 1807, nueve en 1837 y diez de 1863.

Por la Ley de Jueces de Circuito (Circuit Judges Act) de 1869, el número de jueces fue fijado otra vez en nueve (un Juez Presidente y ocho Jueces Asociados), que se ha mantenido desde entonces.

Los nombramientos

La atribución de nombrar a sus miembros le corresponde en el Presidente de los Estados Unidos. Como regla general, el Presidente nombra a una persona que comparta sus ideales político-judiciales.

Sin embargo, regularmente el Presidente trata de buscar un candidato que sea aceptado tanto por liberales como por conservadores, ya que un candidato cuyos pensamientos sean considerados demasiado extremos pueden ser rechazados por el Senado.

En algunos casos, las decisiones de los jueces tienden a ser lo opuesto a lo que el Presidente esperaba de él cuando lo nominó. Un ejemplo de esto es el caso del Juez Presidente Earl Warren quien fue nominado por el Presidente Dwight D. Eisenhower anticipando que sería un juez conservador. No obstante, durante la presidencia de Warren, se emitieron decisiones que fueron consideradas entre las más liberales de toda su historia.

publicidad

Batalla en el Senado

El "consejo y consentimiento" del Senado es requerido para cualquier nominado a la Corte Suprema.

El proceso de confirmación regularmente atrae a un gran número de grupos activistas quienes hacen campaña en pro o en contra del nominado.

El Comité de Asuntos Judiciales lleva a cabo las vistas y los interrogatorios para determinar la calidad del nominado. Luego, el pleno del Senado considera la nominación; se requiere de mayoría simple para confirmar o rechazar al nominado.

Doce nominados han sido explícitamente rechazados por el Senado. El más reciente fue en 1987, cuando el Senado rechazó a Robert Bork. En 1991, la nominación del Juez Clarence Thomas fue casi rechazada debido a imputaciones de índole sexual, pero el nominado finalmente fue aprobado con una votación de 52 a 48.

Los rechazos

En algunos casos, el Senado puede rechazar a un nominado al no votar por él. Por ejemplo, la minoría puede utilizar la técnica del "filibusterismo" (alargamiento del debate por varios días). Además, el Presidente puede retirar un nombramiento si ve claramente que el nominado no será confirmado.

Recientemente, el Presidente George W. Bush retiró la nominación de Harriet Miers luego de críticas de parte de sectores republicanos.

Hasta la década de los ochenta el proceso de confirmación de los nominados era relativamente corto; en alrededor de un mes se decidía si el nominado integraría la corte o no. Sin embargo, a partir de la presidencia de Ronald Reagan el tiempo del proceso de confirmación se ha extendido. Se ha estimado que ello puede deberse a la percepción pública de que los jueces de la Corte Suprema tienen mucho poder.

publicidad

El promedio de tiempo entre el surgimiento de vacantes en la Corte es de aproximadamente dos años. No obstante, hay períodos donde no han surgido vacantes por un largo tiempo. Por ejemplo, no hubo vacantes desde el nombramiento del Juez Stephen Breyer en 1993 hasta que la Jueza Sandra Day O'Connor anunció su retiro en el verano de 2005.

Los requisitos

La Constitución no establece explícitamente los requisitos necesarios para ocupar una silla en la Corte Suprema. De hecho, no establece parámetros como la nacionalidad o la edad necesaria, como lo hace en el caso del poder legislativo y ejecutivo. Sin embargo, el Presidente comúnmente nomina individuos que hayan tenido experiencia judicial previa ya sea a nivel estatal o federal. De los actuales nueve jueces en el tribunal, siete ocuparon puestos jurídicos en el gobierno federal.

Los nominados a la Corte Suprema son evaluados por la American Bar Association y reciben una de tres evaluaciones finales: "muy cualificado", "cualificado" o "no cualificado". No obstante, esa evaluación no representa obligación alguna ni para el Senado ni para el Presidente, aunque comúnmente son tomadas en consideración.

Cada Juez de la Corte Suprema es asignado a uno o dos de los circuitos judiciales federales. El Juez Presidente regularmente es asignado al Circuito del Distrito de Columbia y al Circuito Federal. Los demás jueces son asignados a los demás circuitos. Cuando un caso quiere ser llevado a la Corte Suprema, se debe registrar en la oficina del Juez que tiene competencia sobre el circuito en donde surgió la apelación.

publicidad

Actuales miembros

Los actuales miembros de la Corte Suprema son los siguientes, en orden de precedencia es en la tabla al derecho.

Nótese que el Juez Presidente siempre es el juez de mayor precedencia. Esto se debe a que el Juez Presidente es primus inter pares (el primero entre iguales).

Durante las sesiones de la Corte, los jueces también se sientan en orden de precedencia, con el Juez Presidente al centro y los demás jueces alternándose a los lados de éste. Los actuales miembros se sientan de izquierda a derecha en el siguiente orden: Juez Breyer, Juez Thomas, Juez Kennedy, Juez Stevens, Juez Presidente Roberts, Juez Scalia, Juez Souter, Jueza Ginsburg y Juez Alito.

Desde el punto de vista jurídico-político, el Juez Presidente Roberts, y los Jueces Asociados Scalia, Thomas y Alito son considerados parte del ala conservadora de la corte. Los Jueces Stevens, Souter, Ginsburg y Breyer son considerados miembros del ala liberal de la Corte. El juez Kennedy se considera moderado y tiende a ser el voto decisivo en los casos cerrados.

Las decisiones

Las decisiones de la Corte Suprema constituyen precedente (binding precedent) que obliga a todas las demás cortes a respetarlas. Además, sus fallos tienen la capacidad de derogar leyes.

Dos casos que han marcado la historia de Estados Unidos han sido Brown contra Consejo de Educación (1954) y Roe contra Wade (1973).

En Brown contra Consejo de Educación, la Corte Suprema estableció que la segregación en las escuelas públicas era inconstitucional. A partir de esa decisión, la segregación en cualquier sitio público pasó a ser igualmente inconstitucional.

publicidad

En Roe contra Wade, la Corte determinó que el derecho al aborto no podía ser negado a las mujeres, ya que existe un derecho a la privacidad en la constitución que protege a las mujeres y sus decisiones. Aún hoy, esta decisión resulta controvertida y miembros de la Corte, como los jueces Scalia y Thomas, han expresado que Roe fue una decisión errónea.

Discusiones en privado

Los jueces oyen los argumentos de los diferentes casos y luego se reúnen para discutirlo entre ellos. Cada juez de la Corte tiene un voto en cada caso. Cuando hay por lo menos cinco jueces a favor de alguna decisión, esa pasa a ser la opinión de la Corte que representa el precedente final.

El juez de mayor veteranía entre los cinco votantes tiene el privilegio de escoger cual de ellos escribirá la opinión del Tribunal. Si el Juez Presidente se encuentra entre la mayoría, el privilegio pasa a él.

Todo juez tiene derecho a escribir una explicación de su voto. Si su voto se encuentra entre la mayoría, el juez escribe una opinión concurrente. Si el juez votó en contra de la mayoría, escribe entonces una opinión disidente. Ténganse en cuenta que sólo la decisión de la mayoría representa un precedente legal.

Las opiniones del Tribunal sobre algún caso se publican algún tiempo después de que éste fue visto. Cuando se llega a una decisión, generalmente se informa el número de jueces que votó a favor de la opinión del Tribunal. Por ejemplo, se dice que "El Tribunal en Roe contra Wade votó 7-2 a favor de la legalización del aborto". Es decir, siete jueces votaron a favor de la decisión y dos en contra.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad