publicidad

Quedan pocas semanas de campañ

Quedan pocas semanas de campañ

A solo un mes de las elecciones presidenciales, la batalla electoral se está concentrando en un puñado de estados.

Sinuoso camino

WASHINGTON, DC - La larga campaña por la Casa Blanca entra hoy en su último mes con una guerra recrudecida entre los candidatos a la presidencia de EU que se libra en un puñado cada vez más pequeño de estados del país.Ayer mismo, sin ir más lejos, el candidato republicano John McCain anunció que tiraba la toalla en Michigan, un estado en el que los conservadores habían depositado esperanzas, pero que según los sondeos se inclina de forma decidida por el demócrata Barack Obama.

Con Michigan fuera de juego, los estados donde las espadas están ahora más altas son Florida, New Hampshire, Pennsylvania y Virginia en el este. A ellos se suman Minnesota, Wisconsin, Ohio y Missouri en la zona centro-norte y New Mexico, Nevada y Colorado, en el oeste.

Los sondeos muestran que gran parte del país se inclina ya por uno u otro bando de cara a la cita con las urnas del 4 de noviembre.

Los republicanos dicen ahora que destinarán más tiempo y recursos a Pennsylvania y Wisconsin, además de Maine, que según el bando de McCain podrían allanar el camino del candidato hacia el poder.

Las encuestas apuntan, de todos modos, que el de McCain no será un camino de rosas.

La crisis financiera que se desató hace unas dos semanas y que está causando los peores estragos en el país en casi 80 años ha mermado la popularidad electoral del senador, quien reconoció durante un momento de la campaña no saber mucho de economía.

publicidad

En general, además, las crisis económicas han perjudicado históricamente al candidato del partido en el poder, en este caso McCain, quien se esfuerza por romper filas con la impopular administración del presidente George W. Bush.

Cuando falta un mes para las elecciones, Obama aparece a la cabeza en la mayoría de sondeos a nivel nacional, así como en las encuestas en algunos de esos estados en los que se decidirá la presidencia.

Real Clear Politics, un sitio de internet que elabora una media de los distintos sondeos, otorga hoy a Obama una ventaja de 5.6 puntos a nivel nacional.

Tras los votos electorales

De los once estados más reñidos, siete estarían empatados y en los otros cuatro (Minnesota, Pennsylvania, New México y Wisconsin) Obama lidera los sondeos de intención de voto.

Greg Strimple, alto asesor de McCain, aseguró el jueves en una teleconferencia que la campaña tiene la capacidad de lograr los al menos 270 votos del Colegio Electoral necesarios para ganar la Casa Blanca al pelear por Colorado, Nevada, New Mexico, Minnesota y Pennsylvania y mantener los tradicionales bastiones republicanos.

El peculiar sistema electoral estadounidense otorga una serie de votos electorales a cada estado en función de su tamaño y población, que marcan su representación en el Colegio Electoral, el órgano que finalmente elige al presidente de EU.

Salvo contadas excepciones (Nebraska y Maine), quien gana en un estado se lleva la totalidad de los votos del mismo y para lograr la presidencia son necesarios al menos 270, es decir, la mayoría simple de los 538 votos del Colegio Electoral.

Uno de los problemas adicionales que tienen los republicanos este año es el de que varios estados que han favorecido tradicionalmente a ese partido están ahora en juego como Florida y Virginia, donde no ha ganado un candidato demócrata a la presidencia en más de cuatro décadas.

Mike DuHaime, director político de la campaña de McCain, reconoció esta semana en declaraciones a los medios que las cosas no están fáciles.

"El ambiente general que afrontamos ahora mismo es uno de los peores para ningún republicano probablemente en 35 años", aseguró.

Por lo demás, los republicanos suspiran hoy aliviados tras el debate este jueves por la noche en la Universidad George Washington en St. Louis, Missouri, entre los candidatos a la vicepresidencia, la republicana Sarah Palin y el demócrata Joseph Biden.

Las expectativas para Palin eran mínimas después de varias entrevistas televisivas en las que quedó muy mal parada. Pero la gobernadora de Alaska aguantó bien el desafío y aunque la mayoría de analistas no la dan como ganadora, sí destacan que sorprendió favorablemente.

Los observadores coinciden, de todos modos, en que resulta improbable que la mano firme de Palin en el debate de anoche altere la dinámica en el último mes de esta larga carrera presidencial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad