publicidad
Carlos Perlasca es un psicólogo de 43 años que en los últimos meses ha visto un incremento en el número de profesionales de Ciudad Juárez que se mudan a El Paso, Texas (foto cortesía de Carlos Perlasca).

Psicólogo de El Paso atiende a médicos que huyen de la violencia en Ciudad Juárez

Psicólogo de El Paso atiende a médicos que huyen de la violencia en Ciudad Juárez

Psicólogo de El Paso atiende a médicos que huyen de la violencia en Ciudad Juárez

Carlos Perlasca es un psicólogo de 43 años que en los últimos meses ha v...
Carlos Perlasca es un psicólogo de 43 años que en los últimos meses ha visto un incremento en el número de profesionales de Ciudad Juárez que se mudan a El Paso, Texas (foto cortesía de Carlos Perlasca).

Sufren ansiedad crónica

El nivel de violencia que azota a Ciudad Juárez es tal que los profesionales están cruzando la frontera en busca de ayuda psicológica para contrarrestar el stress y la ansiedad que implica vivir en un ambiente donde reina el terror.

‘Son médicos que están bajo un alto nivel de ansiedad crónica’, explicó a Univision.com Carlos Perlasca, un psicólogo de El Paso que atiende a varios médicos de la vecina ciudad mexicana.

Perlasca dijo que la situación no es nueva pero que aumentó considerablemente en los últimos seis meses.

‘Imagínese, a la mayoría le iba bastante bien hasta que comenzaron a recibir presiones para que pagaran a estos personajes que en muchos casos ni representan a los narcos, pero que se aprovechan de la situación’, dijo el profesional en una entrevista telefónica desde su hogar en El Paso, Texas.

publicidad

‘Toda su vida han trabajado como cirujanos, neurocirujanos y de repente, por temor a represalias o a ser scuestrados, ahora venden seguros, trabajan en tiendas o hacen lo que pueden’, agregó.

Perlasca sufrió en carne propia y hace solo tres años, la violencia que castiga a Ciudad Juárez. Fue entonces cuando decidió radicarse definitivamente en El Paso.

‘Muchos de estos profesionales quieren radicarse acá y nosotros también les ayudamos en eso, los conectamos con la gente’.

Se estima que en lo que va del año, han sido asesinadas más de 2,000 personas en Ciudad Juárez. La mayoría de los homicidios se han debido a las disputas y ajustes de cuentas entre los carteles de la droga y la lucha que les declaró el gobierno del presidente Felipe Calderón.

Desde 2006, se han registrado cerca de 28,000 asesinatos relacionados con el narcotráfico.

La violencia en Juárez es tal que no solo los profesionales huyen en busca de nuevos y más seguros horizontes. ‘Los restaurantes se están viniendo a instalar acá. Es impresionante. Si usted viera, desde tortillerías hasta complejos lujosos, todas están acá. Son pocos los que se quedaron en Juárez’, añadió Perlasca, quien nació hace 43 años en Ciudad Juárez.

Unos 40 negocios han sido incendiados en los últimos meses porque sus dueños se han negado a pagar estar especies de ‘narcoimpuestos’. Y unos 300 comercios han cerrado sus puertas desde 2008 por miedo a los secuestros y las extorsiones.

publicidad

Cuénteme un poco de sus pacientes médicos

La mayoría presenta stress postraumático que es una ansiedad crónica que llega a convertirse en depresión severa. Todo se origina por la presión económica, luego por no desempeñar la profesión que estudiaron ya que muchos terminan haciendo cosas por las que no estudiaron. Tienen también enojo reprimido, coraje reprimido, porque es una impotencia impresionante por haber vivido en su país, haber estudiado, y no poder trabajar o regresar. Y no es una especulación.

¿Y la terapia? ¿Cómo funciona en estos casos?

La terapia es en etapas. Primero está desensibilizarlos. Muchos sienten que si les pasó una vez, les sucederá otra vez, aunque sea muy raro que esto ocurra. Es posible, pero es poco probable que te suceda de nuevo y menos, en Estados Unidos. Después siguen las terapias racional-emotivas.

¿Y ve resultados?

Si, bastantes. Al estar bajo tanto stress, se les limita su inteligencia creativa, se estancan. Y la terapia es recuperar lo perdido.

Perlasca vive mucho más tranquilo desde que se mudó a El Paso en 2007, donde en los últimos años solo se han registrado tres homicidios.

‘Cuando va gente que conocemos para allá, para Ciudad Juárez, nos entra la ansiedad. No dormimos hasta que regresan. Incluso la gente ya no va tanto, ni siquiera a los antros como antes’.

publicidad

‘Aquí salgo a correr todos días. Estoy tranquilo’, finalizó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad