publicidad
Los niños, por su parte, ajenos a esta realidad, disfrutan de un campamento de verano gratuito que, en algunos casos es como un refugio a los problemas diarios del hogar.

Proyecto le arrebata niños pobres a las calles de Miami

Proyecto le arrebata niños pobres a las calles de Miami

Dos jóvenes profesionales de Miami se unen para crear un proyecto que ayuda a niños de escasos recursos después de las horas de colegio.

Los niños, por su parte, ajenos a esta realidad, disfrutan de un campame...
Los niños, por su parte, ajenos a esta realidad, disfrutan de un campamento de verano gratuito que, en algunos casos es como un refugio a los problemas diarios del hogar.

Urban Promise Miami cuida a niños que se quedan solos después de la escuela

A los treinta años de edad, la vida de Kristy Nuñez podría ser una de fiestas y reuniones, pero lo que veía a diario en su trabajo como abogada y como fiscal de casos de abuso sexual a menores, le cambió la manera de usar su tiempo libre. “Los casos son a diario. Y las horas pico para los delitos juveniles son entre las 3 y las 6 de la tarde…”, dijo Kristy.

Al mismo tiempo, su amiga y psicóloga de profesión, Ana María Ojeda-Urban, enfrentaba el otro lado del problema: menores de edad y familias pobres con situaciones sociales difíciles. “Estos niños estaban solos después de la escuela. No tenían a nadie ahí para apoyarlos, y sentían que no tenían un propósito, una meta”, contó Ana.

publicidad

Sin un sitio para proteger a niños hispanos del peligro de la calle, las dos jóvenes amigas, que se conocían desde los 13 años de edad, pusieron manos a la obra y, con mucho corazón y poco dinero, crearon la institución Urban Promise Miami, que da cuidado gratuito a niños después de la escuela, y que tiene además un campamento de verano que alberga ya a unos 180 menores.

¿Qué opina del programa para ayudar a niños pobres que se quedan solos en sus casas después de las horas de clase? Participe en el Foro de Estados Unidos.

Ayuda de voluntarios

Un servicio que se creó precisamente en La Pequeña Habana, donde los residentes son ahora centroamericanos de El Salvador, Guatemala, Honduras y también cubanos.

Es un sitio para niños de familias de bajos recursos, donde otros jóvenes ya se han unido también y ayudan de manera voluntaria, dando clases de tutoría, especialmente lectura. “Es que se sabe que la tendencia a cometer delitos en el futuro está relacionado al nivel de lectura que pueda alcanzar el niño en su tercer grado”, apuntó Ana.

Pero el camino sin patrocinadores, va cuesta arriba, sobre todo con un  programa de verano donde se les da a los niños desayuno, almuerzo y merienda. Así que las amigas solicitan fondos de fundaciones, donaciones privadas y utilizan sus propios recursos.

Éxitos notables

publicidad

Tanto Kristy como Ana saben que sin Urban Promise, estos niños andarían en las calles vagando y sometidos al peligro, porque los padres tienen que trabajar en dos o tres empleos el mismo día para poder pagar sus deudas, y sueñan con que su idea se pudiera convertir un día en un programa nacional.

“La mayor satisfacción es ver el progreso de los niños. Una niñita que no hablaba porque en su casa no le hablaban mucho y por tanto tenía limitado el vocabulario, medio año después, es una parlachina y extrovertida”, agregó Ana sonriente.

Los niños, por su parte, ajenos a esta realidad, disfrutan de un campamento de verano gratuito que, en algunos casos es como un refugio a los problemas diarios del hogar.

Para contactar a Urban Promise:

E-mail: Info@UrbanPromiseMiami.org

Website: www.UrbanPromiseMiami.org

Teléfono:

305-790-4459 / 305-794-0901

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
publicidad